ayuntamiento.jpg
ayuntamiento.jpg

El gobierno del PSOE se opone a la propuesta de la mayoría sindical del Consistorio por incumplir la legalidad e incrementar el coste de Personal, que debe bajar un 5% el año que viene.

Era cuestión de tiempo. El gobierno municipal de Mamen Sánchez (PSOE) se enfrenta a su primer cara a cara serio con la mayoría sindical del Ayuntamiento. Bajo el contexto del primer impago salarial de lo que va de mandato -se adeuda en torno al 10% de los sueldos, unos 500.000 euros en total- y de la inminente redacción de un nuevo Plan de Ajuste de la administración local, los sindicatos SIP y CGT parecen haber desenterrado el hacha de guerra. La organización sindical que representa a la Policía Local emitió este jueves un comunicado expresando su estupor por las formas de la teniente de alcaldesa delegada de Recursos, Laura Álvarez. Le acusan de emplear métodos "despóticos" y "dictatoriales" al no haber permitido que su propuesta de cuadro horario para 2016, presentada en la mesa de negociación conjunta, se sometiese a votación.

Inmediatamente después, el ejecutivo ha respondido asegurando que el cuadro horario que, por su parte, ha presentado "cumple la legislación vigente y el convenio por el que se rige actualmente la plantilla municipal". En este punto, ha aclarado: "La propuesta presentada por los sindicatos SIP y CGT no ha llegado a debatirse al no cumplir la legislación vigente ya que contemplaba un cómputo anual de horas muy por debajo de lo que establece la ley para los empleados públicos". En concreto, detalla, ambas organizaciones sindicales reclaman un recorte en el tiempo de trabajo de unas 6 horas al día durante cuatro meses del año. 

La propuesta presentada por el SIP recogía que desde el 1 de junio al 30 de septiembre, los trabajadores municipales trabajen sólo 5 horas y media diarias. De esta propuesta, ha profundizado la nota de prensa firmada por el gobierno socialista, "se desmarcó a última hora de ayer (por el miércoles pasado) el sindicato CGT que presentó su propia propuesta elevando el cómputo de horas hasta las 6 horas y media diarias". Es decir, ambos representantes de la plantilla, tanto funcionarios como laborales, proponen entrar a las 8 de la mañana y salir a la una y media o dos de la tarde, en la segunda propuesta, durante cuatro meses al año.

Ante esta oferta, el gobierno local considera que llevar a cabo este cómputo horario supondría "una importante merma de la calidad de los servicios públicos que se prestan desde el Ayuntamiento". Asimismo provocaría que, para poder prestar esos servicios de calidad, "los trabajadores municipales tendrían que recurrir a realizar horas extraordinarias y compras de libranzas lo que supondría un importante incremento de los gastos de Personal para el año 2016 que, sin embargo, por ley tienen que reducirse en un 5 por ciento".

La propuesta municipal que ha sido rechazada por ambos sindicatos, remarcan los socialistas, cumple el Real Decreto de 18 de septiembre vigente actualmente así como el convenio municipal aún en vigor y aprobado por las centrales sindicales, recogiendo tanto los periodos vacacionales como los asuntos propios establecidos por ley para los empleados públicos. Como conclusión, el equipo de gobierno lanza un llamamiento "a la cordura" a los sindicatos para que se puedan volver a sentar para negociar unas condiciones laborales "dignas" para la plantilla y que "no supongan una merma de los servicios públicos que se prestan a los ciudadanos y un encarecimiento del capítulo de Personal". 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído