Sánchez: "Si me pregunta si TISA debía estar hoy en el PTA, le digo que sí"

IMG_6773-copia.jpg
IMG_6773-copia.jpg

“El mayor objetivo que yo tenía era que vinieran empresas. TISA y La Ibense han sido las mayores empresas que han venido a Jerez en los últimos 20 años. Fíjese si era importante que vinieran”. Son palabras de Pilar Sánchez al fiscal durante su esperado interrogatorio, celebrado finalmente en la tercera jornada del juicio por el llamado caso PTA. Sánchez, a quién se la acusa de los delitos de prevaricación, tráfico de influencias, malversación de caudales públicos y falsedad documental y para quien Fiscalía y acusación particular piden siete años de cárcel y 16 de inhabilitación, ha sido tajante al afirmar que ella, como alcaldesa, lo único que buscó durante su mandato fue atraer a empresas para que se instalaran en Jerez y crearan empleo.

De hecho, señaló que ya en su etapa en la oposición había estado haciendo un seguimiento al PTA, y “tanto me ilusionó” que incluso visitaron el parque tecnológico de Málaga con varios técnicos para conocerlo. Por eso, cuando conoció que TISA estaba interesada en aterrizar en Jerez sintió “una alegría enorme”. “Sabía que venía una empresa a invertir 1.500 millones de pesetas, que no venía a especular y que venía a la tercera ciudad de España con más suelo en barbecho”. Así y todo, la exalcaldesa afirmó que en ningún momento tuvo conocimiento de los informes de valoración elaborados para conceder a la empresa una subvención de 244.000 euros. “No tengo conocimiento ni del primero ni del segundo”, indicó tajante, además de señalar en este sentido al fiscal que “no conozco ninguna normativa que diga que no se puedan presentar uno, dos o tres informes de valoración”.

Preguntada por el cambio del objeto social de TISA, en principio enfocada más a la industria sanitaria que a la agroindustrial, Sánchez indicó que “las empresas son absolutamente dinámicas” y añadió que “una de las obligaciones de un parque tecnológico es la de obligar a las empresas a cambiar su objeto social para adaptarse a los objetivos del parque”.

También explicó Pilar Sánchez que como alcaldesa había veces que firmaba hasta “1.500 documentos diarios", todos ellos “revisados” previamente por sus técnicos, de ahí que “sólo me llegara el expediente que tenía que firmar” y que lo firmara "sin reparos", al no tener constancia de que hubiera habido irregularidades. Es más, volvió a defender la fallida implantación de TISA en el PTA. “Si me pregunta usted si esta empresa debía estar hoy en el parque, le digo que sí. ¿Sabe las que hay hoy en el PTA? Sólo cuatro o cinco”, espetó molesta al fiscal. En cuanto al técnico municipal, director del departamento de Desarrollo Rural, que elaboró el informe definitivo que favorecía a TISA, negó haber tratado con él en este sentido, ya que “para conocer una valoración no llamo al técnico, sino directamente a mi delegado”, además de defender que “yo no estaba en el día a día de eso”.

De igual manera, negó “rotundamente” que le instara a “maquillar” dicho documento ya que “ni se me pasaba por la cabeza que pudiera tener problemas” y, además, defendió que aún habiéndolos, “hay cincuenta mil tipos de instrumentos para resolverlos”. Otro aspecto importante de su declaración fue cuando explicó que las subvenciones destinadas a las empresas para instalarse en el PTA no eran “subvenciones como tal, sino minoraciones en el precio del suelo” para lo que había un crédito recogido en el presupuesto para gasto del Instituto de Promoción y Desarrollo de la Ciudad (IPDC). De esta manera, ni TISA ni ninguna otra empresa "recibía cantidad" alguna, sino que se les aplicaba un descuento al precio final tras firmarse la escritura.

“Me fié de Carmen”

Antes de Pilar Sánchez declaró el trabajador municipal que firmó el informe de valoración, también imputado en la causa. Si en la jornada del miércoles, la exdelegada de Medio Rural, María del Carmen Martínez, lo definió de “técnico” e incluso afirmó que realizaba “actuaciones administrativas”, en la jornada de hoy dicha persona se definió como “capataz agrícola”, entre cuyas tareas estaban las del “cuidado de los jardines y viñas” del PTA o estar al tanto de que Sevillana Endesa diera luz a las empresas que se instalasen en el mismo. De hecho, explicó que “en la vida” ha emitido informe técnico alguno.

De esta manera, señaló que la primera vez que vio el informe de valoración fue en el momento en que lo tuvo que firmar, cosa que hizo tras ser llamada por María del Carmen Martínez. “Fueron diez minutos y me fie de ella. Esa mañana estaba en las oficinas de La Moncloíta. Desconozco si Carmen conocía mis funciones, pero todo el mundo sabía que yo era capataz”. Pero, ¿por qué firmó el documento? “Fue un momento tonto, y confié en que no me iba a perjudicar. No es que tuviera miedo a perder mi trabajo, pero sabía que en aquel momento había mal ambiente, porque se rumoreaba que podía haber despidos en una época que se cobraba mal y a destiempo”. En cuanto al autor de dicho informe, que como se recordará se negó a firmarlo, el capataz afirmó que “había veces que no lo veía en meses” y que esta persona “daba mal ambiente a todo el mundo, porque era el director y no hacía las veces de director, ni aparecía ni nada. Había algo raro”.

Por último, a preguntas de la defensa de Pilar Sánchez, el capataz agrícola negó que la exalcaldesa le ordenara firmar el informe ya que “no la conocía personalmente”. El juicio se reanudará el próximo lunes con la comparecencia de los primeros testigos, entre ellos la actual alcaldesa, María José García-Pelayo, y Santiago Casal, alcaldable por el PSA, a la postre la persona que interpuso la denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción.

Sobre el autor:

jorge-miro

Jorge Miró

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído