Revende por 700 euros un piso que alquiló a un matrimonio de ancianos y le desvalija la casa

Una pareja de 70 años de edad denuncia que la inquilina les debe más de 3.000 euros. "Arrendé el piso a una fulana que yo no sabía que estaba enganchada”

Petra muestra el estado de su cocina, con el hueco de la nevera. FOTO: MANU GARCÍA.
Petra muestra el estado de su cocina, con el hueco de la nevera. FOTO: MANU GARCÍA.

"Alquilé el piso a una fulana que yo no sabía que estaba enganchada", es lo primero que Petra Morales, de 70 años de edad, es capaz de pronunciar ahora que “el episodio de esta novela ha terminado”. Ella y su marido José Rey, de 76, han vivido los últimos tres meses con la tensión por las nubes, sin poder comer ni pegar ojo porque una mujer, de más de 40 años de edad, no solo no les pagaba el alquiler desde abril de este año, sino que también utilizaba su piso de Icovesa, en Jerez, para realquilarlo por noches de manera fraudulenta.

Además, el matrimonio denuncia que esta inquilina se ha llevado de su piso algunos enseres que se encontraban en la vivienda y que no eran suyos, como por ejemplo la lavadora, la nevera, un ropero, una mesa, un colchón de matrimonio… “La cocina está casi vacía… Y no se ha llevado más muebles porque no le dio tiempo. Vamos, me debe más de 3.000 euros”, apunta Petra.

Todo comenzó cuando le alquilaron el piso que ambos poseen en la barriada de Icovesa a G. V. el pasado 24 de marzo. “Me pagó el primer más y ya no ha vuelto a pagarme más”, comparte la pareja. “Nunca se encontraba en la casa, siempre tenía que ir a la residencia de la madre, pero ella se escondía, no quería dar la cara”, continua. Según cuenta Petra, G. V. ha sido limpiadora del hospital de Jerez y se inició a las drogas cuando su pareja la dejó. “Una de las excusas que me ponía para no pagarme era que tenía que cobrar Hacienda, pero la madre llegó incluso a darle dinero para que me pagara y se lo gastaba en drogas”, relata.

La cocina del matrimonio con el hueco de la lavadora. FOTO: MANU GARCÍA.

Tanto Petra como José intentaron solucionar el impago del alquiler de buenas maneras, pidiéndole que se marchara del piso sin intención de denunciarla. “Pero ella nada. Ella tenía un negocio en mi casa, un trapicheo para que la gente durmiera en mi piso mientras ella dormía en casa de la madre”, denuncia este matrimonio. Se dieron cuenta de lo que estaba ocurriendo en su segunda vivienda cuando una de las tantas veces que fueron a buscarla a casa de la madre, el hermano de G. V. quiso poner fin al problema abriendo el piso y cambiando la cerradura de la puerta.

Lo que no se esperaban era encontrarse con dos hombres durmiendo en la casa. “Que venían de Almería y que un fulano les dio la llave para que pasaran la noche”, explica Petra. Fue entonces cuando el matrimonio jerezano comprendió todo lo que había pasado, que G. V. hacía uso de su piso como negocio, realquilándolo por noches, y que incluso llegó a vendérselo a un hombre por 700 euros. “Esta mujer también ha utilizado a su familia. Llegó a vender dos televisores de la madre para conseguir dinero y comprar la droga”, aseguran.

“Sus padres son dos bellas personas y sus hermanos igual”, incide la pareja de ancianos, que adelanta a lavozdelsur.es que piensan denunciar a G. V. en comisaría “para que no se vaya de rositas”. Por otro lado, Petra dice que es la primera vez que le ha pasado algo así y que será la última, ya que no piensa volver a alquilar. “A mí las ganas de alquilar se me han quitado, con el susto que me he llevado… Se lo he dado a mi nieta, para que viva con sus primas”, expresa con una sonrisa: “Ya hay que tener buen humor… Ya lo que ha pasado, pasado está”.

Sobre el autor:

claudia

Claudia González Romero

Periodista.

… saber más sobre el autor



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído