Religioso y padre de ocho hijos: el perfil 'criminal' del agresor de dos mujeres en El Puerto

apunalamiento_en_el_puerto-4.jpg
apunalamiento_en_el_puerto-4.jpg

En el bloque donde ocurrieron los hechos se palpa el miedo tras el doble apuñalamiento a una vecina y una amiga de ésta, perpetrado por un conocido de ambas al que aún busca la Policía.

En el número 20 de la calle Aurora nadie ha visto nada ni nadie opina de la agresión ocurrida la tarde de este pasado miércoles contra Consuelo, vecina del Segundo, y una amiga de ésta. Se palpa el miedo, porque el presunto agresor aún no ha sido detenido. En el barrio se comenta mucho del asunto, pero se sabe poco del motivo que llevó a un padre de ocho hijos, trabajador en una conocida asociación sin ánimo de lucro, a perpetrar una doble agresión con un cuchillo.

De lo poco que se sabe, que agresor y víctimas se conocían, al parecer, por pertenecer a una misma comunidad religiosa. Eso quizás llevó a que Consuelo le abriera la puerta de su casa, esa que luce con varias estampas de santos, porque en el bloque parece que nadie notó ningún atisbo de violencia hasta que se produjeron los tristes hechos.

Los motivos, como ya está dicho, no se conocen con certeza. En el barrio dan dos versiones diferentes: desde que una de las partes debía dinero a otra, hasta que las dos mujeres habían denunciado a su agresor por temas de violencia de género hacia su esposa. Fuera lo que fuera, el hombre quiso resolver el problema por las bravas. Apuñaló a Consuelo en el cuello, que al parecer pudo escapar del lugar usando el ascensor, mientras que a su amiga, según apuntan en un bar cercano, tras pincharle a la altura del pulmón, la sacó de la vivienda arrastrándola por los pelos. En el bloque, al mediodía de este jueves, todavía eran visibles las manchas de sangre en paredes y escaleras.

La Policía acudió poco después de ocurrir todo. De hecho, la comisaría de la Policía Nacional se encuentra a escasos 200 metros del lugar. A pesar del despliegue policial, a la hora en que se escribe este texto, el paradero del presunto agresor aún sigue siendo desconocido. Al parecer, tras los hechos, tomó prestado un coche en un taller de su confianza y partió en dirección a Jerez, donde se piensa que habría pasado la noche. Por su parte, Consuelo fue dada de alta en la medianoche del miércoles al jueves, pero no ha vuelto a su casa ante el temor de que su agresor pudiera volver a actuar. Mientras, su amiga sigue en el hospital, recuperándose de sus heridas.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído