Las comparsas de Aragón, Martínez Ares y Tino Tovar engalanan la segunda noche de semifinales. La chirigota de Vera Luque también presenta sus credenciales como fiel candidata en la pelea por la Gran Final. 

El frío se cuela por cada una de las grietas de este teatro. La noche se viste de gélido aire fuera de estos ladrillos. Pero la reina comparsa se encarga de traer de nuevo el calor a las manos y al corazón. Perros que muerden, la mafia que no perdona y el tiempo que nunca se detiene. Una de cal y una de arena que se multiplica por tres. Poesía y reproche, emotividad y crítica, observación y sensibilidad. 

El coro de Faly Pastrana, Los chimenea, se afianza como uno de los mejores en el presente concurso, al menos a nivel interpretativo. En el primer tango hablan de las letras de Serrat y de cómo los independentistas le han insultado a pesar de cantar en su lengua durante la dictadura. En el remate rescatan las críticas a La familia verdugo para decir que son ellos quienes cortan cabezas a sus propios paisanos. Nos pilla un poco lejos Serrat. En el segundo hablan de aquellos que llevan el carnaval más allá de sus fronteras y aprovechan también para homenajear al aficionado. Puede haber mil teatros donde suenen las coplas, pero es en el Falla donde nace un privilegio inimitable. Mencionan El Liceo, teatro al que este año no han sido invitados. La casualidad. Cuplés para una familia tela de cofrade y para la visita a Cádiz de Juan Carlos I y Felipe VI. Aceptables. La selección musical del popurrí, junto a las voces, juega en otro nivel. La chirigota del Vera renueva algún golpe en la presentación. "Lo mismo que si fueran leones hambrientos". Así comienza la primera letra contra la manada y contra aquellos que pusieron en duda lo sucedido culpando a la víctima. Buen pasodoble. El segundo en esta ocasión fue perdiendo el tono humorístico habitual de los pases anteriores. En él describe lo que son los comportamientos realmente racistas, defendiéndose así de las críticas vertidas sobre la chirigota de un colectivo antiracista. Otro buen pasodoble, a pesar de algún fallo interpretativo. Las letras de última hora es lo que tienen. También buena la tanda de cuplés, donde el Vera suele mantenerse. Completan un buen pase, conectando con el público. Todo apunta a que volveremos a verlos en la Gran Final del viernes.

El perro andalú sigue mordiendo, y cada vez lo hace sonando mejor. El despliegue de voces de esta comparsa es una maravilla. La primera letra te remueve por dentro. La historia de un niño con cáncer que lucha con la mejor de las sonrisas y pintándola de colores. Escrita con una gran sensibilidad, sin caer en el drama fácil, pero clavándose como un puñal. El segundo pasodoble, de contenido crítico, es un palito por derecho para los socialistas, que cumplen 40 años en la Junta. "Ay, mi Rosita, ya no te llevo en el corazón, a la derecha te mueras, para pagar tu traición". Puede que sea el mejor pasodoble de los tres pases de Ares. A los cuplés sigue sin cogerle el rollo. Menos mal que el popurrí hace que se te olvide cualquier cosa. Parecía que los niños de El trío mejoraban en la parodia con respecto a cuartos, volviendo a ser el mismo cuarteto de preliminares. Regresaban a la rima, hilaban bien la historia y contaron con buenos golpes. Estuvieron simpáticos los cuplés. Pero era demasiado bueno para creérnoslo. En el tema libre vuelven a lo mismo de siempre. La Gogó del Corralón es una nueva Carmen la nerviosa (con menos protagonismo, por suerte). Esperpéntico. El Peña y el Masa estarían revolviéndose en su tumba muy posiblemente si vieran este tema libre. Es una lástima, porque quitando ese tipo de personajes sería un buen cuarteto. Tanto Borja como Yerai bordan sus personajes. No obstante, por la acogida del público estarían en la final. Dependerá de los gustos del jurado.

La comparsa de Juan Carlos Aragón parece haber despertado por fin en semifinales. En los pases anteriores no destacó demasiado. Esto no quiere decir que sea una comparsa mala. Momo me libre de afirmar algo así. Pero debido al alto nivel mostrado por sus contrincantes, Los mafiosos era una comparsa menos completa, por así decirlo. En este pase ha demostrado que también sabe morder, con dos buenas letras en los pasodobles. La primera, un cántico a las madres precioso y de gran contenido poético. "Mira si sera grande y divino su amor, que para hacerse hombre hasta el mismo Dios necesito del amor de una madre". Muy aplaudido. En la segunda cambia de tercío y arremete contra un rey que es cómplice de un tirano. Pide que sea el pueblo quien decida sobre esa corona, y si sale que no “márchese y que la historia comience de nuevo”. Resuelve bien la tanda de cuplés, con los que pueden ser los mejores de la modalidad este año. El popurrí sigue siendo la única pieza que no convence. Don Taratachín se descuelga de los primeros puestos de la batalla. Con una primera letra para la precariedad laboral, pero desde el punto de vista de un jubilado que quiere ser abuelo, pero entiende que su hijo no puede permitirse ser padre. El segundo tango lo dedican a la cantera, sacando a los niños al escenario, porque si no, no se entendería, claro. Les dan consejos a los más pequeños para que no lleguen nunca a creerse los premios, ni critiquen a los compañeros. A ambas letras les falta fuerza para ser de semifinales. Cuplés de coro, para la vuelta de Los Piratas 20 años después y para la pista de hielo de San Antonio. En este pase el popurrí va dedicado a la chirigota, recordando tipos como Los borrachos, Los lacios, Los enteraos o La banda de cagarrutas del monte. A pesar de haber optado por este formato, que pretende amenizar el popurrí, la idea no ha calado en el público. Parece que no será un buen año para Julio Pardo. ¿Se vaticina un Mani Manitas?

La chirigota del Taka, Este año nos veréis en el altar, se desinfla como era de esperar. Aun así ofrece un repertorio decente en esta fase. Primera letra para la manada, llevándola al tipo desde San Fermín y rematada con símil taurino."Mi templo es Cádiz" en el segundo pasodoble. Piropo que rematan con Cádiz como su primer mandamiento. Cuplé satirón y el segundo para el jurado. Volvemos a encontrarnos con una selección incoherente. Pasodoble antimachismo y cuplé machista. Las contradicciones del concurso. Tic-tac, tic-tac, al tiempo se le echaron encima los ladridos y la mafia. Pareció brillar mucho más en cuartos la comparsa de Tino. "Hoy brindaré por aquellos que al carnaval dieron su sitio cantando en una noche triunfal". Así comienza la primera letra, que sigue la misma temática que el segundo tango de Pastrana. Yo que pensaba que estas tablas eran el altar de esta fiesta. Yo que pensé que Cádiz era la cuna, nunca pensé que en Barcelona estaba la esencia. "Para ver la grandeza de los carnavales no tienes que irte a El Liceo". La segunda letra narra los recuerdos de cincuenta años de relación de un viudo que acaba de perder a su mujer. Una letra muy personal del autor. Poco reseñables los cuplés. Esperamos que mejoren el viernes. Cerró la sesión el "cuarteto" Los de la gran puñeta. Algunos dirán que les pesó la hora. Yo pienso que le pesaron los años. Los años que llevan haciendo lo mismo, vaya. En esta parodia esperan una procesión. ¿Los recursos para hacer reír? Exactamente los mismos que en los pases anteriores: un alcalde al que no se le entiende, un multipersonaje que acapara el protagonismo y un médico serio que no entiende nada de lo que pasa. Sería una ofensa para la modalidad que este cuarteto pasara a la final tan solo por el hecho de rellenar huecos. 

 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído