'No tengo el madroño pa' polvorones', el grupo que saca una sonrisa entre villancico y villancico

Paqui Benítez, Víctor Caro, Macue Narbona y LauraB son los componentes, con una amplia trayectoria musical a sus espaldas, de un grupo que les sirve para "desfogar" y olvidar problemas, los suyos y los de su público

LauraB, Macue Narbona, Paqui Benítez y Víctor Caro, componentes de 'No tengo el madroño pa' polvorones'.
LauraB, Macue Narbona, Paqui Benítez y Víctor Caro, componentes de 'No tengo el madroño pa' polvorones'. MANU GARCÍA

Durante el tiempo que están cantando villancicos, a Paqui, Víctor, Macue y Laura se les olvidan todos sus problemas. “Es terapéutico”, dice ésta última. Para Paqui, sin embargo, “hay un componente de desfogue, no hay filtros, es como si me tomara un chupito de suero de la verdad”, explica gráficamente.

Paqui Benítez es la voz, Víctor Caro la guitarra, Macue Narbona las voces y LauraB la percursión de No tengo el madroño pa’ polvorones, un conjunto nacido en 2018 para amenizar fiestas durante la Navidad. Todos se conocían, son amigos, y medio en serio, medio en broma, fueron dando forma al grupo casi sin quererlo. 

"Todos somos músicos y siempre estábamos cantando, hasta que dijimos... esto suena bien", recuerda Paqui Benítez. "Queríamos un nombre que se saliera del tiesto, que no fuera así canta mi Jerez, así suena Jerez en Navidad… hacemos villancicos tradicionales pero nuestro carácter es muy bromista y como todos terminamos la Navidad hasta aquí... pues de ahí el nombre", agrega.

NO TENGO EL MADROÑO 9
Una mujer se arranca a bailar durante la sesión de fotos con 'No tengo el madroño pa polvorones'.  MANU GARCÍA

Víctor Caro, pareja de Paqui —ellos dos, además de Macue y Pepe Torres forman La lumbre, un grupo con tintes flamencos—, discrepa con guasa sobre el origen del nombre del grupo. "Aquí va a haber pelea...", dice entre risas. Él cuenta, además, que "siempre veía en mi casa a mi madre comiéndose todo el marrón de los preparativos, comprando, cocinando... y todo el mundo. Habría que preguntarle a esas madres si tienen el madroño para fiesta...".

"En nuestras actuaciones baila y se ríe todo el mundo", expresa la vocalista del grupo, quien confirma que le sacan mucho partido al nombre. "Diferenciamos entre madroños (mujeres) y pestiños (hombres)", aclara. Para el repertorio, tiran de villancicos populares que conoce todo el mundo. "Es 100% tradicional", señala Macue. "Aunque tengamos un punto diferente, los villancicos son muy conocidos, para el que los sepa los pueda cantar y el que no los termine cantando", agrega. 

Víctor es guitarrista desde que durante su adolescencia cogió la guitarra que le regalaron a su hermano. "Él se hizo bombero y yo me puse a tocarla. Primero empezó como un juego y fui poco a poco", dice. Después de muchos años tocando y componiendo, pasando por estilos como el swing, se enamoró del flamenco en Barcelona. "He pasado por infinidad de proyectos", señala, aunque como "la tierra tira", está apostando por los sones flamencos últimamente. 

NO TENGO EL MADROÑO 11
El grupo, cantando junto a la estatua de La Paquera.  MANU GARCÍA

Macue Narbona, vocalista de No tengo el madroño pa’ polvorones, recuerda que su primera "incursión musical" fue de pequeña, cantando villancicos en un coro. Aunque luego se pasó al folk, participando en grupos como Gwyddel y Keltico, además de La lumbre, y de colaborar con LauraB, la percusionista del grupo navideño. Ella lidera un proyecto en solitario, en el que participan sus compañeras del madroño, y forma parte de Fosphoro, un grupo que combina rock, música clásica y electrónica —en el que Divino Fino pone las bases—.

"Todos tenemos una trayectoria musical bastante larga. No vamos a decir los años para no delatarnos...", dice con sorna LauraB, que toca el cajón y hace los coros. Ella recuerda que su Navidad, desde pequeña, ha estado ligada a las Zambombas y los villancicos. "Mi padre siempre llevaba una zambomba en el maletero del coche", cuenta. Y hasta recopiló letras de canciones populares en un libro. "Es algo que desde pequeña lo he tenido interiorizado", dice. "No nos hemos tenido que aprender las letras, las llevamos dentro". 

NO TENGO EL MADROÑO 1
Macue, Laura, Paqui y Víctor, miembros de 'No tengo el madroño pa' polvorones'.  MANU GARCÍA

No tengo el madroño pa' polvorones tiene, además, un componente solidario. Esta Navidad han vendido 300 chapas, cuya recaudación destinarán a una causa social que aún no tienen dedidida. Seguramente a juguetes para niños en riesgo de exclusión. "No esperábamos que tuviera tanto éxito", dice Paqui, ya que en dos conciertos las habían vendido todas y se quedaron sin ellas. El año que viene subirán la cifra. De chapas y, seguro, de actuaciones. 

Este grupo de amigos, que ahora también son un grupo musical navideño, confirma que se divierten mucho durante sus actuaciones. No hay más que verlos. "Nos hartamos de reír", confirma Macue. Con sus dotes musicales y su toque de humor, organizan unas Zambombas "participativas", describe Paqui. "El que canta su mal espanta, pues venga a cantar todo el mundo", señala riéndose. "Es un trabajo, pero un trabajo que se hace con alegría", señala Macue. La misma que reparten a espuertas cada vez que actúan. 

Sobre el autor:

Francisco Romero

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Antes de terminar la carrera, empecé mi trayectoria, primero como becario y luego en plantilla, en Diario de Jerez. Con 25 años participé en la fundación de un periódico, El Independiente de Cádiz, que a pesar de su corta trayectoria obtuvo el Premio Andalucía de Periodismo en 2014 por la gran calidad de su suplemento dominical. Desde 2014 escribo en lavozdelsur.es, un periódico digital andaluz del que formé parte de su fundación, y con el que obtuve en 2019 una mención especial del Premio Cádiz de Periodismo.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído