Maite Crespo.jpg
Maite Crespo.jpg

La oferta de una panadería de la ciudad que denunció una jerezana en redes sociales y que destapó este medio sigue dando que hablar. Hace unos días UGT anunció que iba a denunciar el caso ante Inspección de Trabajo y el responsable de la panadería desmiente que haya ofrecido tales condiciones y asegura que emprenderá acciones legales contra Mayte Crespo, que fue quien hizo público el caso en un grupo de Facebook. La oferta en cuestión es de sobra conocida: 9 horas diarias de trabajo, de lunes a domingo, sin vacaciones y por 500 euros al mes, cantidad de la que se descontaría el pan sobrante de cada día y los encargos no recogidos por los clientes, además de empezar con 15 días de prueba.

Tras el relato de Mayte, ahora es otra jerezana, Rosario Casado (conocida como Chari), quien asegura que pocos días después de Mayte acudió a la panadería y recibió la misma oferta. Asegura que "ni siquiera hablaba", de lo impactada que se quedó al escuchar las condiciones. "Me fui y no quería saber nada de eso", apunta. Hace poco terminó de trabajar en Carrefour, donde estuvo un mes, y ahora cobra apenas 200 euros de subsidio y asegura que prefiere eso "aunque sea una miseria". "Sé lo que es una panadería y con esas condiciones no acepto", afirma tajante. Chari ha trabajado en tiendas de ropa, de muebles y hasta en labores agrícolas, pero "nunca había encontrado algo así, eso es inhumano".

Para ella, "no se le puede llamar ni oferta de trabajo". A Chari le sorprendió la "frialdad" con la que le expusieron las condiciones, "como si fuera normal", dice, convencida de que "lo han hecho más veces". El dueño de la panadería denunciada se defiende en las páginas de Diario de Jerez asegurando que "nunca se ha descontado ningún producto a nadie, ni el pan ni las tartas, y ahí están para decirlo los trabajadores, a los que se les permite que se lleven el pan para sus casas sin cobrarles nada por ello". Miguel Ángel, el propietario del establecimiento de Porvera, afirma que sus trabajadores están dados de alta desde el primer día, trabajan 40 horas de lunes a viernes, tienen un mes de vacaciones al año y cobran 760 euros mensuales. El propietario de la panadería asegura que no recuerda haber entrevistado a Mayte y niega haberle ofrecido las condiciones que denunció la jerezana.

Desde UGT, como ya publicó este medio, apuntan que la oferta incumple "cuestiones básicas" del Estatuto de los Trabajadores y la han puesto en conocimiento la Inspección de Trabajo "con objeto de verificar los hechos denunciados". Esta misma semana, según ha adelantado a este medio el secretario provincial de este sindicato, Francisco Andreu, se presentará la segunda denuncia de la otra jerezana afectada por estas condiciones laborales de "esclavitud", y tampoco se descarta desde la central acudir a la vía penal ante este "atropello". El citado periódico local explica que la denuncia está dirigida contra Polvillo e hijos S.A., una panificadora sevillana cuyo pan se comercializa en 20 establecimientos de la ciudad, pero que no forman parte de la red de tiendas de la empresa. Se diferencian por tener en la fachada del establecimiento Polvillo a secas, los que forman parte de la franquicia, y Pan de Polvillo, los que simplemente comercializan sus productos.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído