Isabel García-Pérez, la femineidad católico-burguesa de Jerez

Isabel escribió numerosos artículos sobre todo acerca de historia religiosa de Jerez. Pudo conjugar la visión del mar de pobreza que era Jerez en aquella época, con su tren de vida y refinadas aspiraciones culturales

Isabel García-Pérez y Sánchez-Romate, en un retrato. PEDRO OTEO BARRANCO
Isabel García-Pérez y Sánchez-Romate, en un retrato. PEDRO OTEO BARRANCO

El padre de Isabel fue Francisco García-Pérez y Romero y su madre Magdalena Sánchez-Romate, dos personas propietarias y de cuna familiar bodeguera, ella de origen santanderino (nacida en Novalis). Nació Isabel en 28 de noviembre de 1853 (según la cédula del padrón de habitantes de Jerez de 1899, momento en que tenía 46 años) y vivió la mayor parte de su vida en la c/ Corredera, nº 53, en una gran casa que hoy ya no existe porque se edificó en su solar el edificio donde hoy está Canal Sur Jerez y un centro de día de mayores. En dicho domicilio vivía con su madre Magdalena, y con sus hermanos (Juan, Manuel, Francisco) y primos (Ana, Juan, Magdalena, Antonio), hasta que ya en los años 20 aparece solamente ella censada. Debió fallecer quizás en los primeros años 30.

Por cierto que en esta calle celebraba Isabel, según el historiador Antonio Mariscal, una renombrada tertulia intelectual y literaria: “Isabel García Pérez y Sánchez Romate fue una prolífica escritora e historiadora especializada en temas religiosos locales. Dama de gran cultura, refinado gusto y exquisito trato… Semanalmente reunía en su domicilio de plaza de Las Angustias, esquina a Corredera, una deliciosa tertulia a la que asistían personajes tan destacados como… José Ortega Morejón, jurista que llegaría a ser presidente del Tribunal Supremo y que destacó también como dramaturgo, poeta y periodista; al gran erudito y bibliófilo José de Soto Molina, fundador del Ateneo y del Centro de Estudios Históricos Jerezanos, poseedor de una de las más importantes bibliotecas privadas de nuestra ciudad; al fraile dominico Francisco de Sevilla, tío carnal del recordado cronista jerezano Rodrigo de Molina; Manuel María González Gordon, marqués de Bonanza y autor de Jerez, Xerez, Sheris posiblemente la mejor y más completa obra que sobre la crianza y producción del vino de Jerez se haya escrito, y que indudablemente fue gestada en esta tertulia. Los temas de conversación de esta tertulia eran sobre todo de literatura e historia local, también se debatía a menudo el de Hermandades y Cofradías de Semana Santa, tema preferido por doña Isabel del que era gran conocedora…” (DJ, 15/06/2015).

De su hermano Francisco García-Pérez Sánchez Romate, autor de un proyecto para la formación de una granja modelo en Jerez, El Guadalete 17-04-1885, se conoce una obrita titulada Catálogo de la Biblioteca de… (Jerez: Imp. de Manuel Martin, 1922) que aún no hemos podido consultar. De donde se supone que en la familia hubo siempre una muy notable colección bibliográfica cuyo destino hoy desconocemos y alrededor de la cual, como telón de fondo, es quizás presumible que se congregara dicha tertulia. De su rico hermano Francisco se dice por ejemplo en la revista Asta Regia (28/11/1881): “El acaudalado vecino de Jerez de la Frontera D. Francisco García Pérez ha puesto a disposición del sr. Obispo de Málaga el magnífico exconvento de Capuchinos de Ubrique, propiedad de dicho sr. García, a fin de que se utilice para albergue…”. De su otro hermano, Manuel, hay que decir que fue alcalde de Jerez, ingeniero agrónomo, propietario, ganadero y socio de la casa bodeguera García-Pérez e Hijos (ver su biografía en el vol. II de las Siluetas jerezanas).

El profuso entramado de la burguesía de Jerez a la que pertenecía Isabel de lleno, una clase social hace tiempo potente y políticamente con mucho peso, es reconocible en los documentos y en la hemerografía histórica de la localidad prácticamente en cada página de ellos. Por ejemplo: el historiador Juan Luis Sánchez nos presenta un cuadro de algunos de los apellidos de dicha burguesía en uno de sus trabajos respecto a las obras caritativas que quiso poner en marcha en la ciudad del vino, de tan hondas diferencias sociales: “En las listas de las conferencias de San Vicente de Paúl se pueden leer nombres vinculados a familias de nobles, de grandes empresarios y comerciantes (en su mayoría del mundo del vino) o de profesiones liberales acomodadas. Familias de nobles: José M.ª y José Juan Núñez de Víllavicencio (marquesado de Villavicencio); Francisco, Manuel y Mercedes Ponce de León (marquesado del Castillo); marquesa de Montegil; marqués de Casa-Pavón; Petra Grandallana (marquesado de Villamarta). Grandes empresarios y comerciantes: Pedro Riquelme; la familia de Lacoste al completo (ocho de sus miembros, entre ellos Juana de Dios); cuatro integrantes de la familia Pemartín; Enrique Rivero O'Neale; Patricio Garvey; Luis Gordon; Magdalena Sánchez Romate; Patrocinio Fontán; Salvadora y Ana Isasi... Profesiones liberales: Apalategui; Estévez; Azpitarte; Berrio; Lasalletta…”

En el periódico La Correspondencia de España de 30 de diciembre de 1921 encontramos una notita que habla de las piadosas dedicaciones, trufadas de interés por la cultura, de la rica Isabel: “El cabo del Tercio de voluntarios Francisco Alonso Alcolea, muerto en el combate de Ras Tikermin, venía publicando interesantísimas cartas literario-informativas en el periódico El Guadalete. Se alistó en el banderín de esta ciudad, y le amadrinaba la Srta. Isabel García-Pérez y Sánchez-Romate, la cual le envió el aguinaldo, recibiendo de su ahijado una medalla de la virgen del Pilar”.

A modo de anécdota, dice F. Ruiz de Lassaletta en su libro sobre grandes casas y palacios de Jerez que en la casa de Isabel “se hospedaba un inglés tan alto, que en el barrio le llamaban “el barbero de Durán”, ya que “casi” alcanzaba el busto que coronaba el monolito de la plaza que precedía a la casa…”. ¿Quién sería este inglés?. No lo sabemos. Isabel frecuentó siempre los más lujosos escenarios de Jerez. En El Guadalete de 11 de enero de 1899 leemos que Isabel estuvo presente en el Recreo de las Cadenas en una fiesta: “Estuvo sumamente animada la fiesta verdaderamente espléndida que tuvo lugar el lunes en la hermosa y artística morada de los sres. De Buck, conocida por el Palacio”, donde se dio cita toda la creme de la creme de la burguesía local para, entre otras cosas, bailar “lanceros, polkas y valses”.

En El Guadalete de 8 de febrero de 1909 leemos un resumen de los “Trabajos realizados por la Junta de Acción Social Católica de la parroquia de San Miguel, en el año primero de su existencia, que comprende desde el día 7 de febrero de 1908…”. Había una sección de “Doctrinas de Adultas”, un “Salón de Lecturas Católicas”, una “Clase Dominical”, una “Asociación de Católicos de la Parroquia de San Miguel, trabajan en el campo de acción social con el entusiasmo que reclama tan buena causa. Nuestros aplausos muy sinceros para los Rvdos. Padres de la Compañía de Jesús, reorganizadores y directores del Círculo Católico de Obreros”… pucheros repartidos, bonos de pan, bonos de leche, raciones de menestra, canastillas para recién nacidos, prendas distribuidas, primeras comuniones, admón. Del santo sacramento y en esta Junta de Acción Social Católica de la Parroquia de San Miguel era una de las secretarias Isabel García-Pérez, junto a otras burguesas como María de Terry, María L. Hidalgo de Díez, Carolina de Terry Lassaletta, etc.

En El Guadalete de 16 de febrero de 1900 vemos cómo Isabel García Pérez asiste a otro espléndido baile (rigodones, pas a quatre, valses, etc.) de la alta sociedad jerezana. En la crónica del periódico se describen minuciosamente todos los nombres de las damas participantes y el vestido que llevaba cada una. Por ejemplo: “las Sras. De Buck y Davies, que vestían de negro; Chapman, de blanco y violeta; García del Salto, de negro y magnífico collar de perlas y esmeraldas; de Gordon, de terciopelo negro y joyas de brillantes; de Díez, de terciopelo verde; de Mezquida, de magnífico traje blanco adornado con flores y soberbias joyas de brillantes y perlas; Isabel García Pérez, de amarillo, con camelias…”

En 1 de septiembre de 1888 la vemos participando en la inauguración del teatro de verano de los sres. Duques de Almodóvar del Río en Puerto Real. Leemos: “Titulabase la segunda pieza ¡Pobres mujeres! Interpretando muy bien sus papeles las srtas. María León e Isabel García Pérez…. Terminó la sección lírica con la bonita pieza en un acto y en verso original de D. Miguel Ramos Carrión, titulada Doce retratos, seis reales. Resultó graciosísima: la srta. De García Pérez, Isabel, hizo un papel de señora muy bien caracterizado…”.

104254787
Etiquetas de los productos de la familia.

Isabel, siempre junto a las damas de la alta burguesía local, participaba en las rifas benéficas que se hacían para obtener dinero con que sufragar algunas acciones de caridad hacia los pobres…en el Guadalete de 22 de marzo de 1903 encontramos una de esas rifas, la “Rifa del Salvador”… Dª María Ivison puso media docena de tazas con sus platos y una cesta de mimbre, Dª Elena Gordon puso un jarrón de cristal, un abanico de gasa pintado y un plato de porcelana, Dª María Sánchez Romate de Simó un plato y una docena de conchas para helados y un par de tibores, Dª Isabel García Pérez unos visillos y un cuello encaje inglés. En 9 de abril de 1896 donó un abanico para la misma rifa y otros objetos en otra rifa que reseñó la prensa local en 4 de julio de 1908.

En 18 de abril de 1893 se publican unas seguidilllas en El Guadalete, firmadas por Cualquiera, donde aparece como personaje Isabel: “Allí Isabel García / esbelta y guapa /copiara la hermosura / que hay en su raza, / y, que no en balde / puede decir que tiene / su hermano Alcalde…”. Y más fiestas… En El Guadalete de 16 de mayo de 1891, con motivo de la inauguración de una iglesia en la finca la Alcaria (ver también El Guadalete de 5 de junio de 1895), los García Pérez, y particularmente Isabel, dan una fiesta junto al conde de Torre Díaz, donde se comió consomé royal, huevos a la parisiense, pescado en salsa holandesa, ensalada escocesa, postres variados, café, jerez, burdeos, champagne, licores…

Isabel escribió numerosos artículos sobre todo acerca de historia religiosa de Jerez. Introducción a las “Noticias de la fundación del convento de la Merced Calzada de Jerez de la Frontera. De la aparición de la Milagrosísima Imagen de la Virgen Santísima de la Merced. Varones ilustres de dicho convento” (de Francisco González Fariñas); “Recuerdos de Jerez. La casa de Aladro”, en El Guadalete (sept. 1918), utilizando el pseudónimo “Una jerezana”; “Óyeme, señora” (Jerez, 16/12/1924); “Restauración de la antigua capilla de Nuestra Señora de las Angustias” (Jerez, agosto de 1928); “Algunos datos históricos sobre las procesiones de tiempos pasados” (Jerez, 21/03/1929); “Notas del pasado” (Jerez, 17/06/1930).

Isabel rezó tanto como bailó y escribió. En El Guadalete de 7/11/1885 comprobamos que es la tesorera de una Asociación de la Propagación de la Fe; y en El Guadalete de 18 de julio de 1918 vemos a “una jerezana”, posiblemente ella, pidiendo a gritos un cine en Jerez. No sabemos de qué modo, pero pudo conjugar sin problemas la visión del mar de pobreza que era Jerez en aquella época, una masa de obreros y jornaleros viviendo con amplias necesidades, con su tren de vida y refinadas aspiraciones culturales.

Sobre el autor:

Cristóbal Orellana

Licenciado en Filosofía (US), Diplomado en Geografía e Historia (UNED), Máster en Archivística (US), Máster en Cultura de Paz y Conflictos (UCA), de profesión archivero, de militancia pacifista, de vocación libertario, pasajero de un mundo a la deriva.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído