Los pequeños empresarios solidarios que decidieron ayudar desde casa haciendo mascarillas y batas

La asociación de comerciantes Acoje moviliza a centenares de personas y produce material de aislamiento en un momento que hace falta. "Sin nuestros negocios abiertos, no sabíamos qué hacer"

Marina López, en su casa, elaborando batas. FOTO: MANU GARCÍA
Marina López, en su casa, elaborando batas. FOTO: MANU GARCÍA

La Asociación de Comerciantes de Jerez (Acoje) lanzó en el pasado fin de semana un llamamiento. Era abierto a la ciudadanía pero también a todos los profesionales que tuvieran algo que aportar. La falta de mascarillas y equipos de protección sanitaria encendió muchas luces rojas en la sociedad y los propios pequeños empresarios decidieron aportar un grano de arena solidario para tratar de cambiar las cosas.

La falta de talleres de confección textil en España, que consume ropa procedente sobre todo de Asia, ha dificultado la reacción nacional para poner remedio al desabastecimiento de estos materiales. Lo que sí sobreviven son pequeños talleres de costura y firmas de moda que detrás tienen equipos reducidos de personas. Unidas, eso sí, pueden hacer mucho. Y si se suman a ello particulares, mejor.

Es lo que ha ocurrido en Jerez. Ya van más de 500 personas inscritas en la importante labor de confección de mascarillas y batas, y gracias a ese trabajo este miércoles ya se entregan más de medio millar de productos acabados a falta de desinfección. Junto a ellos, muchos pequeños empresarios que están dotando de logística, mano profesional, búsqueda de proveedores, atención y gestión diaria del proyecto... "Hemos creado una fábrica prácticamente en un fin de semana", explica Nela García, dirigente de Acoje.

Marina López, en plena faena. FOTO: MANU GARCÍA

"Nos coordinamos para darle al Ayuntamiento las primeras producciones, que las necesitan para Ayuda a Domicilio. Estamos desbordados de las muchísimas manos disponibles que hay, de materiales que nos han ido donando, y hemos comprado más, estamos con recaudación de fondos para seguir comprando".

Además, Acoje se puso en contacto con Policía Nacional, Local... Hay agentes municipales que en sus días libres realizan repartos, los costaleros solidarios también, taxistas... "El pueblo de Jerez se ha volcado, hay muchas asociaciones que nos están dando el apoyo y el trabajo necesarios". Los empresarios han logrado movilizar a cientos de personas mientras sus negocios no pueden ser atendidos porque, o no pueden abrir, o no pueden acceder a ellos para producir y vender online, o directamente no podrían tener clientes.

Una de esas pequeñas empresarias es Marina López, diseñadora de moda sostenible con un taller y tienda en el centro comercial Doña Blanca. Desde que se enteró de la noticia, no ha parado de trabajar. Si bien las personas particulares en sus casas están elaborando mascarillas, que luego las tintorerías colaboradoras esterilizarán, ella como modista se ha encargado de elaborar los patrones de las batas.

El último día en el que pudo acceder a su tienda decidió llevarse una máquina de coser sencilla, para nada parecida a la industrial que hay en su taller. Y con ella está elaborando batas, a una media de una cada dos o tres horas. "Paro cuando voy a hacer de comer, pero empiezo temprano y ya llevo unas ochos, en dos días que estamos elaborando", explica.

Como presidenta de la asociación nacional de diseños sostenibles, también ha mantenido contactos con el Ministerio de Industria, que por su parte también trata de movilizar a los profesionales para elaborar todo tipo de material. El textil más cotizado es uno de uso sanitario llamado notejido, que ayudaría a fabricaciones más rápidas y más eficacez para luchar contra el coronavirus.

"El corte seria más fácil", señala, pero los pocos proveedores que quedan en España están agotando un material que tarda mucho en elaborarse. Además, las mascarillas y batas elaboradoas, aunque sean con doble capa, pueden no ser tan efectivas. "No es material sanitario, no podemos hacerlo, es para profesionales que están trabajando, para ir a la compra... Nos encantaría hacerlo, pero no evita que una persona enferma contagie a los demás", reconoce López.

El material elaborado será entregado a administraciones, organizaciones de la zona, profesionales que se exponen al virus. "Nos han llamado preguntando si se vende, pero no. Les dijimos a unas personas que vinieron que si sobraban, si querían les dábamos alguna, pero esto es desinteresado, para ayudar", añade García, que reconoce a todas las personas que están haciendo esta labor posible.

FOTO: MANU GARCÍA

En un vídeo publicado en la red social Facebook, Acoje indica cómo hacer  en casa estos materiales, y quien quiera aún puede aportar telas, mano de obra... Es la mejor forma de ayudar a los demás, sobre todo aquellos que, por ser emprendedores, estar acostumbrados a no tener fines de semana, no están hechos para quedarse simplemente en el sofá esperando que amaine la tormenta.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído