manifestacion_ayuntamiento_17dic_02
manifestacion_ayuntamiento_17dic_02

Una veintena de madres de familia se ha congregado de forma espontánea en la puerta del Ayuntamiento para reclamar alimentos y denunciar el retraso en la entrega de los cheques de ayudas sociales.

Ninguna de ellas ha cuestionado la labor y la buena voluntad de las Hermanas de la Cruz. Sin embargo, la indignación de dos decenas de mujeres ha sido mayúscula cuando han cerrado las puertas del local en el que realizan el reparto. “Dos policías que estaban allí nos han dicho que se han acabado los alimentos”, dice una de las protestantes. Según han informado estas jerezanas a lavozdelsur.es, basta con presentar el documento nacional de identidad para que te den los alimentos.

"Hemos visto a diferentes miembros de una misma familia llevarse cajas y cajas de comida. Un descontrol. Pero yo no quiero limosnas, quiero un trabajo”, reclama María, de 26 años, vecina de San Telmo, madre de un pequeño de dos años. Es peluquera y trabajado como dependienta, cocinera, limpiadora y cuidadora de personas mayores. En total tres meses cotizados. El padre de su hijo vende pañuelos en un semáforo “con eso pagamos lo que podemos”. Ante la desesperación, desde el convento, "indignadas", se han desplazado con sus carritos y bolsas de la compra absolutamente vacíos hasta la puerta del Ayuntamiento de forma espontánea.

Una vez allí han reclamado la presencia de la alcaldesa. “Para algo te hemos votado, ya has tenido tiempo de hacer algo”, gritaba una de ellas. Uno de los momentos algo tensos se ha producido cuando una de ellas se ha dirigido a los agentes de la Policía que se encontraban en la puerta del Consistorio: “Llévanos presas y que en la cárcel nos den de comer”. Casi simultáneamente una fila de escolares entraban en el Ayuntamiento.

Silvia, de la barriada Picadueñas, lleva meses sin pagar el alquiler “como muchas familias”. Con dos hijos y 24 meses en paro, dice, “tienes que elegir entre pagar la casa o comer y tener lo básico”. Ella se ha sumado a la protesta por lo ocurrido en el convento de las Hermanas de la Cruz. Ha sido la primera vez que recurría a ellas y entiende que lo sucedido no es culpa de la congregación; responsabiliza de la situación a los responsables políticos. En nombre de todas lamenta el tiempo que deben esperar para que les sean aprobados los cheques de ayudas sociales y el retraso una vez que se los proporcionan. “Acabamos de recibir el del mes de noviembre. Para ellos (los políticos) no es importante, pero nosotros ¿qué hacemos?”, explica. Silvia está a la espera de que le sea abonada la cantidad correspondiente al Plan Prepara. “Me lo aceptaron en su día, supuestamente debería haberlo cobrado el mes pasado y a día de hoy aún no he recibido nada”, denuncia.

Tras reclamar la presencia de la alcaldesa, Mamen Sánchez, durante un buen rato, nadie sale a dirigirse a ellas pese al alboroto de sus consignas. “Las Navidades que van a pasar mis hijos…”, se oye mientras vuelven a casa sin consuelo, sin nadie que haya salido a preocuparse de lo sucedido, sin falsas promesas y con los carritos vacíos.

Sobre el autor:

María Luisa Parra

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído