10515086_10202755157175729_8889549535538989796_o
10515086_10202755157175729_8889549535538989796_o
 

Cruzar la calle, subir un bordillo, entrar en un banco... Son tareas relativamente sencillas para las personas de a pie. Pero la cosa se complica cuando se va en silla de ruedas. ¿Ha probado alguna vez a pasear por el centro de la ciudad en estas sillas? ¿Sabe lo complicado que es desplazarse sin ayuda? Para responder a estas preguntas y que los ciudadanos tomen conciencia, Francisco Javier Zuasti y Débora Espinel organizaron recientemente la jornada Conciencia, con la que pretenden hacer visible los problemas que tienen ellos a la hora de desplazarse en sus sillas. Y vaya si lo han conseguido. El vídeo que acompaña a esta información (realizado por Javier Aguilar, de Boasorte Comunicación), ha sido compartido por más de 2.500 personas en las redes sociales y ha acumulado decenas de comentarios de jerezanos que han aplaudido esta iniciativa.

La jornada sentó en sillas de ruedas a tres jerezanos, Jesús Pérez, Víctor Romero y Diego Ruiz, que comprobaron en sus carnes las dificultades a las que se enfrenta una persona con movilidad reducida en su día a día. Actos tan rutinarios como enviar una carta, pagar una factura de la luz o entrar en un banco para cualquier trámite, se convierten en una odisea al ir en silla de ruedas. El empedrado de muchas calles del centro hace muy complicado el transitar de estas sillas, cuyas pequeñas ruedas se quedan encajonadas entre las baldosas, como se puede observar en el vídeo y como han podido comprobar Jesús, Víctor y Diego.

"Se ha visto voluntariedad por parte de los empleados, tanto por parte de las administraciones como de empresas privadas, pero esa no es la idea. La idea es que una persona en silla de ruedas pueda entrar o hacer gestiones normales sin necesidad de ayuda de ningún tipo", explica una voz en off durante el vídeo. Tras terminar el recorrido por el casco histórico de la ciudad, se pueden observar los efectos secundarios en los participantes: cansancio y manos manchadas de impulsar las ruedas de las sillas. Y eso que según la organización, fue un recorrido light. El reportaje termina con una frase que es una declaración de intenciones: "Ellos se levantan, los problemas siguen". Por ello reclaman que los nuevos edificios que albergue la ciudad sean verdaderamente accesibles y no tengan una rampa sin, por ejemplo, una maceta al final de la misma, como aparece en el reportaje. Tras esta experiencia piloto recorrerán otros barrios de la ciudad.

Sobre el autor:

lavozdelsur.es

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído