"La restauración de los Claustros de Santo Domingo fue desastrosa, se hicieron perrerías"

manolo_bejarano-1
manolo_bejarano-1

El historiador Manolo Romero Bejarano desgrana en una conferencia del ciclo 'La Ruina del Mes' los cuatro ejemplos que considera más flagrantes de la destrucción del patrimonio jerezano del XVI.

La de Manolo Romero Bejarano (Jerez, 1973) es una de las voces más destacadas a la hora de hablar de patrimonio. Doctor en Historia del Arte, trabajador municipal y propietario de la librería El Laberinto, en la calle Remedios, acaba de participar en La Ruina del Mes, el ciclo de conferencias que la Asociación de Vecinos del Centro Histórico organiza para concienciar a la ciudadanía sobre el delicado estado del intramuros jerezano. "Acción, omisión, abandono y misterio: cuatro ejemplos de la destrucción del patrimonio jerezano del XVI" fue el tema que abordó el jerezano ante una nutrida presencia de público en la Nave del Aceite, sede de la Peña Flamenca Buena gente.

Empecemos por la "acción".

Los Claustros de Santo Domingo.

Si la incluye en este listado entiendo entonces que no fue una actuación acertada...

No. Por un lado, por el arquitecto que dirigió las obras, que fue un iluminado, y por otro, por la manera en que se hicieron las obras, empleando escuelas taller, algo que no fue la más idónea para un edificio del siglo XV. Entre una cosa y otra, en los Claustros se hizo un destrozo, literalmente, pudiéndose haber hecho una obra en condiciones. También eran otros tiempos. Era la era de Pacheco y este tipo de cuestiones de Patrimonio ni se planteaban. Hoy hubiera sido impensable una intervención como la que se hizo en los Claustros y hubiera habido una respuesta social importante. La verdad es que no había cosas como La Ruina del Mes, la Ruta de la Barbarie o el centro Trece Rosas, que estudia patrimonio.

¿Qué es lo más flagrante que se hizo en Los Claustros?

Entran tres escuelas taller, que no es más que un grupo de gente que accede a aprender un oficio, en este caso la talla en piedra. No son restauradores, y un edificio del siglo XV lo que necesita es un profesional que arregle eso como debe de ser, no alguien que no tiene ninguna formación, solo un maestro que le enseñe, pero que se dedican a quitar cal y a hacer perrerías. La decoración de los claustros se ha perdido de una manera importante por la intervención que se hizo, aparte de zonas que supuestamente se iban a restaurar y que directamente se derribaron y se construyeron otra vez. Así restauro yo también… Aquello se hizo a puerta cerrada, pero tampoco había una base como para preocuparse por esa restauración.Pasemos a la "omisión"

El palacio Riquelme. Después de casi 40 años como edificio de propiedad municipal y prácticamente no se ha hecho nada. Ya era un edificio muy deteriorado, pero si no actúas, Riquelme sigue en ruina.

Lo de Riquelme es como una maldición...

Primero es un edificio que nunca se terminó. De hecho lo que se hizo fue la fachada y una parte atrás, el resto se quedó vacío, porque el dueño, Hernán Riquelme, se queda sin dinero en 1542 y a partir de ahí viene la historia de Riquelme. Luego hay diferentes propietarios, pero hasta el siglo XX siempre fue como un edificio sin acabar, y aunque en los años 60 vive la mujer del Pantera y se hace una reforma, nunca se terminó. De hecho, más que un palacio parece más un castillo, porque cuando entras ves un espacio vacío muy grande. Lo que pasa es que después del último habitante, eso queda al expolio. Se llevan todo lo llevable: azulejos, cañerías, cables… Lo que no sé cómo no se llevaron las columnas. Creo que porque estaban ocultas.

Siendo un edificio como dice tan peculiar, ¿qué se puede hacer en Riquelme? 

Intervenir es complicado, porque apenas tiene construido nada. Es como un solar muy grande con dos trocitos construidos, por lo que habría que hacer edificación nueva, y ya habría que ver si hacer dentro un edificio sería lo más idóneo. Pero de momento, ni nuevo, ni viejo ni nada… Pero visto lo visto, lo abriría como ruina, como se visitan castillos donde te encuentras el solar y cuatro piedras. 

"Riquelme lo abriría al público como ruina, como se visitan castillos donde te encuentras un solar y cuatro piedras"

Sigamos con el "abandono"

El convento del Espíritu Santo, que ha sido un caso sangrante. La mayoría de los conventos tienen falta de vocaciones, esa es una realidad, y en el caso del Espíritu Santo quedaban cuatro monjas muy mayores, por lo que la orden decidió trasladarlas a otro convento. Lo que pasa es que todo lo que había dentro se sacó y se vendió o se trasladó, porque no se sabe qué es lo que ha pasado ahí. Legalmente las monjas pueden hacer eso, porque el convento no tiene ningún tipo de protección, pero moralmente ya es más cuestionable. El convento tiene siete siglos, y lo que había dentro, y el inmueble, se había pagado con dinero de todos los jerezanos a base de donaciones y limosnas. Éticamente las monjas no deberían haberse llevado lo que había allí, pero el caso es que no hubo forma de impedir eso. Se han llevado todo lo llevable, incluyendo azulejos y rejas. Y es una pena, no solo por el expolio, sino por todo lo que había, teniendo en cuenta que el Espíritu Santo era el convento de la gente de dinero, las dueñas las llamaban, con lo cual tendría que haber muchas cosas. Pero no lo sabremos nunca…Y "misterio"...

La Cartuja. La orden actual —las monjas de Belén— no es que no permita el paso a nadie, pero no a gente que pueda controlar aquello, con lo cual, no se sabe bien qué tipo de obras se están haciendo ahora. Aparte es una orden un poco extraña, con una liturgia muy peculiar, con una búsqueda de la pureza del edificio sin ornamentos ni nada. Y lo que se puede ver de la iglesia, que se puede entrar en horario de misas, es preocupante. Pero lo que pueden estar haciendo dentro, pues figúrate. Pero la culpa no se la vamos a echar solo a las monjas. Hablamos de un edificio muy grande, muy viejo y con muchos problemas de conservación, porque La Cartuja tiene 500 años. Y aunque cuando llegan los cartujos hicieron una restauración, no restauran todo, porque no podían ni tenían dinero. Además es un templo que está asentado en un terreno que no es firme y construido con una piedra que además es muy mala. Y si a esto le sumas una comunidad de monjas que no tienen ni Dios ni amo, y que les da igual conservar que no conservar...

Ahí también tiene mucho que decir el Obispado.

Claro, el Obispado las defiende. Ese es el problema. Si el obispo tuviera un poco de manga ancha, que permitiera las visitas y que dejara que la gente que quisiera estudiar el monumento pudiera entrar, sería otra historia, pero la actitud del Obispado es “la Cartuja es de las monjas y hacen lo que les da la gana”, y eso tampoco es. Y lo del retablo que se querían llevar es una muestra del talante que hay. No es de recibo, porque la Cartuja, para empezar, es de titularidad pública y está cedido a las monjas. Y encima ahora están haciendo celdas y las obras las estamos pagando entre todos. Yo llevo meses para querer hacer una foto del claustro de La Cartuja para que después de cinco meses venga una monja y le tenga que dar la cámara para que haga la foto ella. Cuando la ley, además, dice que los edificios BIC son visitables, y La Cartuja no lo es. Y como encima la Junta se calla la boca... Y se ha denunciado 40 veces y aquí no se hace nada. Y yo, par más que he dicho y he mandado escritos... pero yo no puedo ir con una escopeta para que las monjas abran la Cartuja.

"Hemos vivido una manifestación delante del Obispado por el retablo de La Cartuja y eso antes en Jerez era impensable"

¿Nota mayor preocupación entre los jerezanos por su patrimonio?

Sí, sí, antes se hacían las cosas como se hacían y nadie abría la boca y eso ya no es así. Aquí hemos vivido una manifestación delante del Obispado por el retablo de La Cartuja y eso antes era impensable. Me acuerdo que hace 20 años el único que decía algo era Antonio Mariscal siempre y cuando no fuera la Iglesia la que estuviera haciendo perrerías. Pero ya está. Ya hay otro talante. Esperanza de los Ríos, los mismos vecinos del centro histórico, que si bien no es una asociación en defensa del patrimonio, en parte también lucha por ello... Hay otro ambiente. Queda mucho por recorrer, pero ya no es el panorama desolador de antes, cuando se hacían cosas increíbles y nadie decía esta boca es mía.¿Por ejemplo?

San Pedro: en los años 70 derribaron la iglesia, del siglo XVIII. Lo que hay ahora es nueva. En el patio del Alcázar hicieron un bloque y aquí nadie dijo ni pío, y fíjate que ahora se ha querido hacer una puerta y se ha hecho hasta una protesta. Pero para mí, una de las peores cosas en cuanto a patrimonio es algo que pasa muy desapercibido y es el monumento de la plaza de La Asunción, plantado en un sitio que se carga la perspectiva de varios edificios que son de primera fila en la ciudad, como San Dionisio, el Cabildo y la casa de los Condes de Casares. Y parece una tontería, siendo un monumento, pero ese es especialmente dañino. O la iglesia de La Victoria, que la partieron por la mitad, eso hoy es impensable.

Pero no todo es malo.

No, aun así conservamos mucho patrimonio. No nos damos cuenta de la cantidad de casas que tienen más de 300 años que hay en el centro histórico, de palacios, de iglesias, y de su estado de conservación, porque siempre se pone el acento en lo que está mal, pero también hay ejemplos como San Miguel, una iglesia de los siglos XV y XVI que está perfecta, o Santiago, que el Obispado aquí sí se gastó el dinero y ha quedado estupenda.

"La calle San Blas, que está tal cual desde el año 1806 y que solo es bodega, me parece un tesoro en Jerez"

¿Un edificio que para usted pasa desapercibido y sea de primer orden?

Un edificio no sabría decirte, pero te diría la calle San Blas, que está tal cual desde el año 1806 y que solo es bodega, me parece un tesoro en Jerez. Y no sabemos lo que tenemos, porque algo así en el mundo solo puede encontrarse en Sanlúcar, El Puerto y Jerez. O los conjuntos bodegueros que tenemos, que quizás porque sean muy conocidos y sea algo muy corriente, pero es que lo que tenemos aquí es único y es una maravilla. O el palacio Ponce de León. Que eso siga ahí es un milagro, con toda la especulación que ha habido en tantos sitios para derribarse casas antiguas y construirse nuevas, y solo hay que irse a Sevilla para verlo.

¿Preocupa que haya tanto monumento que no sea BIC, por eso de que pueda pasar igual que el convento del Espíritu Santo?

El caso más flagrante es San Juan de los Caballeros, que siendo el edificio que es, no tiene mayor protección que la que le da Urbanismo, que es simplemente arquitectónica. Pero un edificio así debería ser BIC.

¿Y por qué no lo es?

Parece que por intereses inmobiliarios de otros tiempos. Había alguien que quería construir en un solar cercano, y como el BIC no solo protege el edificio, sino el entorno, entonces no se declaró por lo mismo.Es usted trabajador municipal ¿No le han tirado de las orejas más de una vez?

Yo he tenido grescas con determinada gente en el Ayuntamiento por ciertas cuestiones de este tipo. También te digo que parece que ahora la opinión de uno se oye, y en algunos casos se ha conseguido cambiar algunas cosas, y no te digo solo de mí, de otra gente del Ayuntamiento que está luchando por intentar conservar un patrimonio que luego puede traer beneficios a la ciudad. Si tenemos una ciudad bien conservada, que es el siguiente paso que deberíamos dar, eso le va a dar una personalidad a la ciudad que es un beneficio a la hora del turismo, que al fin y al cabo es una fuente de ingresos importante como otras ciudades. En Córdoba, el barrio de la Judería no tiene nada que envidiarle al de Jerez salvo la Mezquita, pero lo que es el entramado urbano es muy parecido a lo que tenemos en San Mateo.

Y sobre todo conseguir que vuelva a vivir la gente...

Efectivamente. El principal problema del centro es la despoblación. Eso trae muchas otras consecuencias como la ruina, pero si ahí viviera gente no estaría así. Es que entras por Juana de Dios Lacoste y para una casa que vive alguien te encuentras siete vacías y en ruina.

"Se ha avanzado en la concienciación de la gente, pero no veo una cosa decidida por arreglar el centro"

¿Ayudará la proliferación de apartamentos turísticos?

Pues claro que ayudará. Esto es cuestión de tiempo, que empiece alguna empresa a hacer apartamentos y cuando llegue uno vendrán los demás. Lo que hay que hacer es arrancar, y ahí está el papel del Ayuntamiento: no es tanto poner dinero como plantar las bases para que las empresas y la gente se venga a vivir aquí o se instalen apartamentos, porque ni el vecino ni el empresario van a permitir que en el solar de al lado haya ratas ni una piara de gatos ni una casa que se caiga. Pero si no vive nadie, ¿quién defiende eso más allá de los que luchamos por el patrimonio?

¿En qué ciudad debería fijarse como espejo Jerez?

Hay ciudades que han sabido conservar muy bien su patrimonio. Sevilla, con la Alameda, por ejemplo. Yo la conocí cuando era lo peor y ahora es un sitio ‘trending’, como se dice ahora. Oviedo, por ejemplo, es una ciudad que ha sabido reinventar el centro histórico y sacarle mucho partido. O Málaga. Tú ibas hace 20 años al centro y daba asco como estaba y ahora es totalemnte diferente. Bien es verdad que la ubicación de Málaga y el dinero que hay allí no es el de aquí, pero en la medida de las posibilidades de cada ciudad hay que ir mejorando lo que se pueda.

¿Jerez va por el buen camino en ese sentido?

Se ha avanzado en la concienciación de la gente, pero no veo una cosa decidida por arreglar el centro. Lo de plaza Belén, por ejemplo, es un parche, intentar arreglar una cosa que era un peligro público, pero no veo un proyecto global, como es lo que se necesita. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído