dominguez
dominguez

Malu del Río, campeona de esquí adaptado, Luis Redondo, paralímpico de esgrima, y Raquel Domínguez, triatleta, conciencian al alumnado del CEIP Antonio Machado sobre la necesidad de superar los obstáculos.

Tiene los brazos como atornillados al cuerpo, no puede levantarlos ni separarlos, solo puede mover las manos. Raquel Domínguez padece una artroescapulectomia bilateral. Los primeros síntomas se hicieron visibles en el brazo derecho a los 12 años y en el izquierdo a los 19. Ha pasado por 23 operaciones. Comenzó a practicar natación y obtuvo medallas en el estilo mariposa. Sí, aún sin brazos. Hoy en día su lista de logros en diferentes deportes - tanto adaptados como no- es asombrosa. No en vano, junto a otros dos deportistas de élite, Malu del Río y Luis Redondo, ambos también con discapacidad, recorren centros educativos donde practican diferentes modalidades deportivas simulando alguna incapacidad o minusvalía. Este es el caso del CEIP Antonio Machado de Jerez en el que han dedicado su semana cultural a la discapacidad, bajo el lema La superación de los retos a través del esfuerzo.

La idea de traer a estas estrellas del deporte paralímpico al colegio a través de la iniciativa promovida por la Fundación Adecco, patrocinada por Airbus, ha sido de Vicente Pérez, profesor de Educación Física. “No hay nada mejor que ver a personas que han tenido que salvar unos obstáculos que parecen casi imposibles para dar una lección de vida, para que los niños vean que todos somos discapacitados en algo, que tenemos habilidades para algunas cosas y para otras no. Hay que hacer hincapié en que no hay que retirar el cuaderno porque algo no me sale o porque no se nos dé bien”, asegura Ana I. Díaz, directora del colegio.

El currículum de Domínguez es interminable: despunta en modalidades que no eran paralímpicas como la maratón y ultra distancia. De hecho es una de las pocas mujeres con discapacidad que lo practica. Y ya se ha pasado al triatlón, es la primera chica con discapacidad en conseguir un medio Ironman, es campeona de triatlón (natación, ciclismo y carrera). Los chavales practican con ella baloncesto metiéndose en la piel de las personas discapacitadas: con falta de visión, movilidad en las piernas… El eslogan de ellos es Todos somos diferentes pero también iguales.

Malu del Río se ha coronado varias veces como campeona de España de esquí adaptado. Con 19 años fue intervenida por una lesión de menisco causada jugando al baloncesto y a los pocos años le amputaron parte de la pierna como consecuencia de la infección contraída. Según Malu, la importancia de lo que hacen reside en la concienciación desde pequeños. A su juicio no existe discriminación como tal, pero sí falta de empatía, sobre todo en cuanto a barreras arquitectónicas, y también algunos falsos mitos o prejuicios. “Nos hemos encontrado en algún colegio a padres que no quieren que sus hijos se sienten en sillas de ruedas porque dicen que da mala suerte, por eso estamos aquí, para decirle a los niños que la discapacidad no se pega, y para hablarles sobre todo de capacidades, de lo que pueden hacer personas con discapacidad”. Raquel Domínguez, en cambio, cree que las empresas aún discriminan a la hora de contratar a personas con discapacidad al margen de si esta afecta o no a la labor que van a desempeñar.

"Nos hemos encontrado en algún colegio a padres que no quieren que sus hijos se sienten en sillas de ruedas porque dicen que da mala suerte, por eso estamos aquí, para decirle a los niños que la discapacidad no se pega"

Luis Redondo se encuentra en silla de ruedas por una lesión medular como consecuencia de un accidente de tráfico que sufrió hace una década. Era deportista, jugaba en primera división de hockey sobre patines. Al principio pensó que no podría hacer deporte. Se apuntó, afirma, a lo primero que pudo: esgrima. "Cuesta trabajo adaptarte, pero no tanto como parece, se logra con esfuerzo y trabajo", dice. Estuvo seis años compitiendo en esgrima a nivel mundial y representó a España en los Juegos Paralímpicos de Pekín. La asignatura pendiente de la sociedad son, según él, los prejuicios porque hoy en día, “todos tenemos unas capacidades y unas capacidades mínimas”.

La celebración de la semana cultural comenzó el domingo, 17 de abril, con un rastrillo en el que los niños y niñas vendieron juguetes y libros de los que se quieren desprender, y compraban otros, también gymkana familiar en bicicleta y una exhibición de la asociación Ampei de niños discapacitados. La directora del Antonio Machado subraya que su alumnado es excelente; de ahí que cree que "deben ver otras realidades; vivir en burbujas muy bellas tampoco está bien, no tienen prácticamente problemas económicos, llevan una vida muy cómoda, pero existen otras realidades y nadie puede decir que no te vaya a pasar”. Los padres, asegura, están encantados de que a sus hijos les sean inculcados este tipo de valores. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído