javierfergo_excesos_01_0
javierfergo_excesos_01_0

¿Retomas la actividad deportiva para combatir los kilos de más de las fiestas?

“He comido demasiados langostinos y jamón del bueno”, asegura Manuel, un joven que lleva haciendo deporte toda su vida y que estas navidades como el resto de los mortales se ha excedido en la alimentación. La cuesta de enero ya no es solo conocida por lo que cuesta llegar a fin de mes, lo es también por ser el periodo en el que toca eliminar los excesos que hacemos en el periodo navideño con la alimentación o la bebida, donde la media se sitúa en los 3 o 5 kilos de más respecto del peso anterior.

A sus 28 años, Manuel sale cada mañana a correr antes de comenzar a trabajar y tres días a la semana acude al gimnasio para tonificar los músculos. Reconoce que su trabajo de administrativo es una labor sedentaria y toma el deporte como una herramienta útil para soltar el estrés y sentirse vivo. “El deporte es una de las mejores cosas que le puede pasar a cualquier persona. Siempre he hecho deporte, de pequeño jugaba al fútbol con los amigos y luego descubrí el atletismo. Ahora en navidades es normal que todos nos dejemos ir, el turrón duro está muy bueno y ya si tenemos alguna comida copiosa siempre tomamos algún digestivo camuflado con agua no muy transparente”.

Brindis, comidas con amigos, marisco, dulces, los abusos navideños pueden incluso elevar los niveles de colesterol por encima del 10 por ciento, uno de los principales riesgos en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Después de los excesos culinarios propios de las fiestas navideñas, es momento de colocar los buenos hábitos alimenticios en el calendario de prioridades y cumplirlos lo mejor posible para depurar nuestro organismo y deshacernos de esos kilos de más. El deporte no es tan solo la mejor herramienta, debemos acompañar el ejercicio físico de una alimentación saludable.

Pablo Ávila es nutricionista y gerente de Naturfactory Sport desde hace varios años, un establecimiento dedicado a la nutrición de los deportistas. “La gente en estas fechas ha comido cosas que no suelen comer durante todo el año. Nos hemos pegado un atracón que no es usual, por lo tanto, el ácido úrico puede aumentar a base del marisco, el azúcar con los dulces. En las semanas que han durado las fiestas, son un exceso que el cuerpo lo nota y guarda ese nutriente que no ha tenido, acumulándose como tejido graso”.

Estos excesos en algunos casos pueden llevar a la angustia de las personas, un aspecto negativo sobre todo para la salud mental. “Hay angustia incluso para el que se curra la vida saludable durante todo el año. Desde mi experiencia profesional veo situaciones a veces extremas. Llevo trabajando en nutrición deportiva desde el año 2001, no veo para nada malo que una persona pueda cogerse un día trampa con la alimentación, pero en Navidad son como veinte días trampa. Yo recomiendo para después de las fiestas hacer deporte, pero sin hacer excesos, es decir que vayan retomando la vida saludable y la alimentación que se incorpore de manera paulatina. Ir comiendo poco a poco mejor y con el deporte igual. No es bueno hacerlo todo de sopetón porque el organismo puede incluso reaccionar peor aún”.

Los expertos recomiendan que para reducir la sobrealimentación navideña, es necesario seguir nuestra clásica dieta mediterránea en la que destaquen alimentos como las raciones diarias de fruta y verdura, legumbres, cereales integrales y vigilar sobre todo el consumo de grasas. Un buen ejemplo de esta dieta es el caso de María Ángeles, jubilada ya y que estas navidades ha conseguido controlar la gula. “Todas las mañanas he tomado mi buen desayuno y para el almuerzo no faltaba mi plato con chicharos u otras verduras. Solo me he pasado la noche del 24 y del 31, el resto de días he conseguido controlarme porque tengo el colesterol y el azúcar un poco alto y una tiene que cuidarse”.

Para cuidar este proceso es necesario también llevar a cabo una práctica deportiva moderada, de manera paulatina al principio ya que el organismo se puede resentir si se hace mucho esfuerzo al principio. Ezequiel, monitor deportivo señala que “cuando se deja de hacer deporte en las fechas de Navidad, al regresar hay que hacerlo de manera progresiva. Empezar a hacer ejercicios cardiovasculares, pero ir poco a poco. No es bueno que uno se machaque desde el principio y pretenda perder todo el peso directamente porque después nos puede rebotar de manera negativa. Yo como profesional recomiendo ejercicios como la bicicleta o la carrera continúa e incluso el popular zumba”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído