Conocemos los entresijos del ritual de preparación previo a la cabalgata en la que Sus Majestades se visten casi cuatro horas antes de que partan desde Ifeca. 

La purpurina inunda las caras del séquito de Melchor y Gaspar. Mientras los Reyes se acicalan los pelos de la barba, y Baltasar, el Rey negro imberbe, se coloca el turbante, los acompañantes de Sus Majestades dan vueltas como locos, alzando el cuello para que la pintura no se diluya y agitando las manos hacia la cara para refrescar un poco el caldeado ambiente. Todos sonríen, desprenden ilusión, la que buscan transmitir a todos los niños que presencien la cabalgata. Los séquitos llevan preparándose para la ocasión desde las diez y media de la mañana, los Reyes desde la una. “Emocionados, nerviosos”, son las únicas palabras que son capaces de pronunciar en la academia de peluquería que el Grupo Gálvez tiene en la calle Larga. A tres horas de que comience el cortejo, no piensan en otra cosa.

Gemma García Bermúdez, quien en la tarde-noche del 5 de enero encarna a Baltasar, comenta que va poco a poco asumiendo el papel. Confiesa que realmente ella quería ser el Rey negro, pero la explicación la da su hijo, quien hace tres años participó en la carroza de este Rey Mago acompañando a Nela García. “Nos gustó tanto ser el elenco de Baltasar en 2014 que quisimos repetir”, comparte. No obstante, esta vez su hijo es chambelán, es decir, uno de los dos “sirvientes” del Rey y quien lo acompaña en todo momento. ¿Quiso ser Fernando Andrés López el Rey de la barba canosa? Asiente, dice que era su favorito desde pequeño. La persona de mayor edad es quien normalmente representa a este Rey Mago, explica García Bermúdez. “El menos joven”, espeta Andrés López mientras le ponen el pegamento facial para que sujete bien la barba. Melena larga, guantes blancos o negros, cinto, túnica, chaleco, capa y joyas del color simbólico de cada uno: Melchor de rojo, Gaspar de azul y Baltasar de verde, el perfecto código RGB para conseguir toda la gama completa de colores. “¿A quién le gustaba Gaspar?”, pregunta con sorna Salvador Espinosa en mitad de la sala. Las profesionales se quedan boquiabiertas. “¿Cómo vas a decir eso tú, Gaspar?”, le riñen de broma. Espinosa, quien viste barba castaña y luce maquillaje bronceador, como si se hubiera dado rayos uva, rectifica y contesta que "siempre" quiso ser Gaspar. Ellos permanecen sentados frente a un espejo, se dejan hacer, y justo detrás están sus trajes, unos atuendos únicos y hechos a medida para cada uno. Mientras las especialistas realizan los últimos retoques —un poco de gloss en los labios de Baltasar y ya está listo—, amigos y familiares deambulan con la cámara del móvil preparada para inmortalizar el momento. 

Todos los séquitos aguardan tras las puertas a la espera de que Sus Majestades teminen de vestirse. Los figurantes de las carrozas reales son personas cercanas a ellos. Melchor tiene a doce familiares directos en su carroza y otra docena de compañeros del grupo Solera Motor; Gaspar va acompañado por ocho miembros de su familia, el resto amigos y compañeros de la cooperativa vitivinícola Nuestra Señora de Las Angustias; y Baltasar, el Rey que según las maquilladoras necesitaba tres séquitos para incluir a toda su familia, escogió a uno de cada ámbito (amigos, familia y compañeros de trabajo) para que todos estuviesen bien representados. Y los pequeñajos, sobrinos, hijos y nietos van todos juntos en una carroza común vestidos de pastorcillos. 

¿Les han dado algún consejo? "Los Reyes anteriores me dijeron que lo disfrute, que lo pase bien", responde Gemma. En el otro lado de la sala, Melchor dice que ya no atiende al nombre de Fernando Andrés. "Yo ya estoy metido en el personaje. Llevo ya unos cuantos días así y lo único que quiero es ejercer como tal y darme a los demás", indica. Después de hablar con nosotros, se marcha a saludar a su séquito, familiares que han entrado en tromba al espacio que estos ocupan en la peluquería de la calle Larga. Melchor, el primero en estar engalanado, se sube a una pequeña tarima y practica su saludo real. Agita las manos de un lado a otro sin alzarlas mucho. Sus amigos sonríen y ríen ante su cómico movimiento. Disfrutan el momento. Y a los pocos minutos los otros dos Reyes le acompañan. Melchor, desde la tarima, con todas las miradas puestas en él, manda un mensaje a los niños: "Estamos dispuestos a repartir amor e ilusión". Y Baltasar habla por los tres y recita un fragmento de la Biblia: "Jesús nació en Belén de Judea en tiempos del Rey Herodes. Por entonces sucedió que unos Magos de Oriente se presentaron en Jerusalén preguntando: ¿Dónde está el Rey de los judíos que acaba de nacer? Vimos su estrella en el Oriente y vinimos a rendirle homenaje". "Como culmen del trabajo que venimos realizando estos meses, que esta jornada nos llene de alegría y seamos capaces de transmitirla a todos esos niños y mayores que hoy nos miran con ojos de ilusión e inocencia. Disfrutad de cada minuto, transmitid alegría e ilusión. Y no olvidemos que hoy también venimos de Oriente guiados por una estrella que nos llevará a rendir homenaje a Jesús de Nazaret", finaliza Gemma García entre un sonoro aplauso de los presentes. 

Una vez realizadas las fotografías de todo el conjunto de figurantes, salen a la calle Larga y forman un pequeño paseíllo para "adorar" más todavía a Sus Majestades cuando estos suban al coche de caballos que los desplazará al Alcázar donde, como dicta la tradición, serán coronados por las personas que un año antes encarnaron a los Reyes. Un cuarto de hora antes de que den las cuatro, como está programado, salen de la peluquería para subirse al carruaje. La aparición de los Magos de Oriente coge a algunos niños desprevenidos y los pequeños se llevan las manos a la cabeza cuando los contemplan. Incluso hay algún espontáneo que corre hacia ellos para abrazarlos mientras sus padres ríen y toman instantáneas. "Ya vienen los Reyes Magos, ya vienen los Reyes Magos, caminito de Jerez...", corean los tres séquitos mientras se pierden camino del Alcázar. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído