Jerez dice "no" a un proyecto para recuperar solares de intramuros que triunfa en Zaragoza

la-alfombra-verde-de-san-blas-01-no94-100-2_0
la-alfombra-verde-de-san-blas-01-no94-100-2_0

La asociación de vecinos del centro histórico lamenta que el Ayuntamiento no apoye la reutilización de espacios abandonados para su uso público.

El centro de Jerez tiene 117 casas, palacios y solares abandonados, que podrían incluso alcanzar las 150 si se enumeraran aquellas viviendas que están dentro de calles completas que, o bien están cortadas desde hace demasiados años, o bien son una ruina completamente. Estas tristes cifras, fruto de un trabajo de tres meses, las recogió en un documento la asociación de vecinos del centro histórico. La gran mayoría están comprendidas en los barrios de San Lucas y San Mateo, dos de los más antiguos de la ciudad. Solo hace falta pasar por calles como Juana de Dios Lacoste, Carpintería Alta, San Blas o Justicia para comprobar estos datos. La situación, sin embargo, no es nueva. Lo sabe bien el Ayuntamiento, quien conoce desde hace años este documento elaborado por los vecinos, si bien tampoco hace falta tener ningún papel para corroborar el lamentable estado del centro, solo dar una vuelta a pie.

Que Jerez tenga un centro histórico declarado como Bien de Interés Cultural (BIC) en estado semi ruinoso se debe, de una parte, a los tiempos de especulación urbanística cuando se anunció la Ciudad del Flamenco. Varias inmobiliarias, sobre todo una, se hicieron con palacios, palacetes y casas antiguas con vistas a transformarlas en hoteles y apartamentos, proyectos que finalmente quedaron en nada tras paralizarse la obra y sobre todo, tras el estallido de la crisis. Desde entonces, mucho se ha hablado de regenerar el centro, se han presentado proyectos como el famoso plan director, del que nada se sabe, y lo único que por fin parece que tiene visos de salir adelante es la remodelación de la plaza Belén, gracias a fondos europeos.La falta de presupuestos ha sido siempre la excusa perfecta para los diferentes gobiernos que han pasado por el Ayuntamiento para no actuar a fondo en intramuros. Sin embargo, no siempre el dinero es lo principal, solo hacen falta buenas ideas, y en este sentido, los vecinos del centro han tenido muchas sin que, lamentablemente, se les haya escuchado. Una de las últimas es un proyecto que volvería a darle vida a esos solares abandonados que en la actualidad están cubiertos de jaramagos para regocijo de ratas y gatos. Sin contar el famoso de la Ciudad del Flamenco, otros ocho presentan un estado de abandono: en la misma plaza Belén, en los números 2 y 6; en la esquina de San Lucas con Cabezas; y en las calles Salas, Cordobeses, Arroyo, Espíritu Santo, Lepanto y dos en Juana de Dios Lacoste, uno haciendo esquina con Orbaneja y el otro, donde se ubicaba el tabanco del Duque. El proyecto, presentado al gobierno municipal, consiste en que el Ayuntamiento llegue a un acuerdo con los propietarios de esos suelos para que se limpien, se adecenten y en tanto no se edifique sobre ellos, sean reaprovechados como espacios públicos con un presupuesto mínimo.

Sin embargo, el proyecto ha quedado durmiendo el sueño de los justos en un cajón del Ayuntamiento, lamenta Alejandro González, presidente del colectivo vecinal, que critica que “no hay participación ciudadana real, no hay proyecto para el centro histórico ni voluntad. De hecho, en la tribuna de opinión de Mamen Sánchez con motivo del Mundial de Motos ni nombra al centro histórico como seña de identidad de la ciudad”.Las ideas que no se materializan en Jerez las toman otras ciudades. Un proyecto prácticamente idéntico al presentado por la asociación jerezana se ha llevado con éxito en algunas capitales como Madrid, Barcelona o Zaragoza, siendo quizás este último el más interesante. Con el nombre Esto no es un solar, una iniciativa promovida por la Sociedad Municipal Zaragoza Vivienda y dirigida por los arquitectos Patrizia di Monte e Ignacio Gravalos Lacambra, ha surgido como respuesta a una serie de demandas ciudadanas y ha cumplido un doble objetivo: de un lado, dar un uso público temporal a solares vacíos y degradados de la capital aragonesa (siempre con el consentimiento de los propietarios), y por otro, generar empleo entre parados de larga duración. En total, 29 intervenciones en apenas 13 meses, logrando reciclar 42.000 metros de espacios abandonados. 

La iniciativa ha tenido muy buena acogida entre los vecinos de la capital maña, ya que estos espacios, de libre acceso, se han acondicionado para diferentes usos deportivos, lúdicos y recreativos, en ocasiones, usando materiales reciclados y de bajo coste. “Imagina lo que sería un solar como el de Juana de Dios Lacoste sin escombros, limpio, con un suelo de caucho para los niños, o con albero, con columpios para los más pequeños o con máquinas de deporte para los mayores…”, señala Alejandro González, que remata: “Esto es querer, si no se hace, no hay otra razón”.

Sobre el autor:

jorge-miro

Jorge Miró

… saber más sobre el autor



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído