IU en Jerez: de la muerte anunciada a los proyectos de ciudad

La formación encara el tramo final de la legislatura con la posibilidad de formar una confluencia de izquierda, después de salvar los muebles en 2015 y abanderar un buen número de iniciativas de calado

Raúl Ruiz-Berdejo y Ana Fernández, ediles de IU, durante un pleno. FOTO: MANU GARCÍA.
Raúl Ruiz-Berdejo y Ana Fernández, ediles de IU, durante un pleno. FOTO: MANU GARCÍA.

La sorpresa se confirmó a mediados de octubre de 2014: Joaquín del Valle no sería el candidato de IU Jerez en las municipales del año siguiente. Por primera vez desde 2003, el alcaldable de la formación de izquierdas ya no sería el histórico dirigente que, tras someterse a un proceso de primarias internas, dejó el testigo a Raúl Ruiz-Berdejo, por aquel entonces secretario general del PCE en la ciudad. La “renovación” ganó a la “experiencia” —las dos bazas con las que jugaron los candidatos durante la campaña— y poco después la coalición decidió no unirse a Ganemos para no perder su identidad, una apuesta arriesgada con la que muchos se echaron las manos a la cabeza, ya que en aquel momento la ola de Podemos, que decidió no concurrir bajo su marca e integrarse en la agrupación de electores, estaba en su máximo esplendor.

La jugada no le salió mal a IU, una formación que venía de lograr su techo electoral en la ciudad —tres concejales bajo la batuta de Del Valle, un resultado que también logró en 1995— y consiguió salvar los muebles quedándose con dos ediles en la Corporación municipal, en unos comicios en los que irrumpieron en el salón de plenos Ganemos y Ciudadanos. El rejuvenecimiento de la coalición de izquierda se reflejó en la candidatura y se viene demostrando durante la legislatura. “Durante mucho tiempo se ha perdido la conexión entre la calle y las instituciones. La gente no se siente representada, por eso es importante llenar las instituciones con gente de la calle, que viene de vivir el conflicto”, decía recién nombrado candidato a la Alcaldía.

“Nos daban por muertos y estamos más vivos que nunca, vamos a ser claves para las políticas que se van a aplicar en el Ayuntamiento de Jerez durante los próximos cuatro años”, proclamaba un eufórico Ruiz-Berdejo la noche de las municipales de 2015, en la que se confirmó su presencia en el pleno junto a su compañera Ana Fernández. Esa máxima, la de que IU no está muerta en la ciudad, la llevan repitiendo como un mantra, e incluso demostrando con la presentación de proyectos y propuestas de gran calado. La formación apoyó al PSOE en la investidura para que gobernara y poder desalojar así al PP del gobierno local, pero queriendo aportar valor y contenido durante la legislatura. Unas propuestas se han hecho realidad, otras están en camino y algunas, probablemente, nunca llegarán a serlo.

La plaza de Las Angustias tras su peatonalización. FOTO: MANU GARCÍA.

La más vistosa quizás sea la semipeatonalización de la plaza de Las Angustias, un proyecto que se encontró al principio con la oposición del gobierno local, que terminó aceptando una propuesta financiada con cargo a los fondos de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible (Edusi) —con casi 200.000 euros de inversión, a lo que hay que sumar otros 380.000 euros de la renovación de redes asumida por Aquajerez— y que ha cambiado la fisonomía de esta zona del centro de la ciudad. Los comerciantes apoyaron la medida y los vecinos, con algunas reticencias, terminaron aceptando la peatonalización en L, que “encaja en un modelo de ciudad sostenible en el que los jerezanos podemos disfrutar de nuestro centro”, defendía durante su inauguración Ruiz-Berdejo.

El impulso de IU también sirvió para municipalizar el servicio de ayuda a domicilio, que se materializó a principios de 2017, nada más expirar el contrato con la anterior concesionaria. Meses antes de hacerlo, la formación ya empezó a presionar al gobierno local para que asumiera a la plantilla, formada por algo menos de 400 trabajadoras, y poder así “dignificar” el servicio. “No sólo supondría un importante ahorro, sino que además permitiría garantizar desde lo público que el servicio se presta en las mejores y más dignas condiciones, algo que redundaría positivamente en los usuarios del mismo y también en las trabajadoras”, defendía entonces IU, que tras amenazar con no apoyar el Presupuesto de 2017, consiguió que el gobierno socialista reculara y diera vía libre a la operación. Las cuentas de 2018, aprobadas durante el primer trimestre del año, incluyeron un aumento de 300.000 euros en la partida para este servicio.

Hasta un parque metropolitano, entre Jerez y El Puerto, ha proyectado IU con su proyecto Tierras de Sidueña, que pretende integrar el espacio urbano conformado por las ciudades de Jerez y El Puerto, poniendo en valor el yacimiento de Doña Blanca y las cuevas de la Sierra de San Cristóbal como generadores de riqueza en torno a la cultura y el patrimonio local. El proyecto cuenta con el apoyo de los plenos de Jerez, El Puerto y la Diputación de Cádiz, aunque desde la formación, Sebastián Chilla, coordinador del área de Medio Ambiente y Ecología, lamenta que la Junta no le dé el empujón definitivo y le conceda los ocho millones de euros con cargo a la ITI (Iniciativa Territorial Integrada) que necesita para su puesta en marcha. Esta idea pretende “poner en valor una zona con un rico valor paisajístico y también patrimonial e histórico”, cuenta Chilla, y uno de los impulsores del proyecto, junto a Jesús Parra.

tierras-siduena.jpg Una vista de los terrenos, entre Jerez y El Puerto, donde se proyecta Tierras de Sidueña.

Otra de las grandes apuestas de IU es el Plan de Desarrollo Rural, tras la creación de la comisión del mismo nombre, que abandera el propio Parra, y que está dotado en el Presupuesto de 2018 con una partida de 150.000 euros. Con este plan se pretende poner en marcha, entre otras medidas, la visita de escolares de la zona rural a museos de Jerez, la contratación de un trabajador social, inversiones en los centros escolares, la organización de un mercado de productos locales, la regularización de las vías pecuarias, un plan de educación ambiental o un plan de apoyo al empleo. La presencia en la zona rural se acrecienta este mandato, en el que cuenta con dos alcaldías de Entidades Locales Autónomas (ELA), Torrecera —Manuel Bertolet— y El Torno —donde África Barriga sustituyó al fallecido Miguel Ángel Morales (PSOE) al ser la segunda fuerza más votada—.

El llamado Plan de Cultura Alternativa dio a luz al festival Mujeres de Intramuros, que dotó de vida a una zona tan denostada como es el barrio de San Mateo, durante un fin de semana en el que los conciertos, talleres y actividades teatrales sustituyeron a la dejadez y el abandono. “Creemos en el centro histórico como anclaje y como lugar para desarrollar la cultura, que debe ser el motor fundamental de desarrollo”, cuenta la edil Ana Fernández, impulsora del festival. La iniciativa surgió tras la celebración de jornadas, una sobre urbanismo y otra sobre cultura, que organizó IU. “Quisimos hacer un revulsivo en el barrio y demostrar que, llevando actividades, se llena de vida”, aprovechando además para reivindicar el papel de la mujer en las artes escénicas y en la música, donde está “invisibilizada”.

La conversión de Cuartillos en pedanía —antes era barriada rural—, la lucha encarnizada por gestionar el agua de forma pública en Torrecera, el plan turístico que pretende unir El Torno y Torrecera mediante rutas o el Plan contra la Pobreza Energética —que contempla que ninguna familia jerezana se quede sin luz ni agua— son otras medidas abanderadas por IU durante el mandato. Por el camino se ha renovado la dirección local, nombrando coordinador a Domingo Pedro García, quien encabezó una lista única de consenso con la mirada puesta en las elecciones municipales de 2019.

"La labor de IU esta legislatura se ha enfocado en conseguir que el programa electoral se pudiera implementar en la acción de gobierno", asegura García, quien destaca "la capacidad de trabajo y vocación de gobierno mostrada por esta formación a la hora de elaborar, proyectar y presentar propuestas de ciudad para mejorar la vida de los jerezanos". El coordinador local alaba la "madurez política de IU a la hora de gestionar conflictos que se han ido sucediendo, como la incorporación de los afectados por el ERE, la municipalización del agua en Torrecera o la municipalización de la ayuda a domicilio".

La legislatura de IU comenzó con la alegría de desalojar al PP del gobierno local, siguió con la frustración al comprobar que muchas de sus medidas eran olvidadas por el ejecutivo socialista y con el intento frustrado por entrar en el gobierno junto a Ganemos. Ahora mira al futuro con un horizonte en el que, de la mano de la agrupación de electores y de Podemos, puede formar una confluencia de izquierda que aspire a gobernar, en el mejor de los casos, o a impedir al menos que los populares vuelvan al poder.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído