El taller al que el Ayuntamiento había enviado los vehículos del parque móvil del 092, siempre cuestionado por el SIP por su estado "calamitoso", confirma que las averías han sido intencionadas. "Desgraciadamente es algo habitual", destacan fuentes sindicales.

El gobierno municipal ha ordenado investigar el supuesto sabotaje de dos motocicletas de la flota de la Policía Local, que al ser enviadas al taller para su reparación se ha detectado que contenían en el interior de sus depósitos de combustible una importante cantidad de virutas metálicas. Según ha podido saber lavozdelsur.es, a través de fuentes municipales, el taller ha confirmado que las averías de estas motos del 092 han sido intencionadas, por lo que el objetivo del expediente abierto para esclarecer estos hechos pasa por identificar al responsable o los responsables de estas prácticas tan graves.

Este episodio se produce en el marco de la guerra abierta entre el Sindicato Independiente de la Policía (SIP) —junto a CGT y CSIF— y el gobierno local, raíz de las medidas de contención del gasto aprobadas en el nuevo Plan de Ajuste municipal. Éstas, como está publicado, pasan por recortar las productividades y aplicar la jornada laboral de 37,5 horas semanales que marca la ley para recortar el gasto en horas extraordinarias.El SIP lleva años denunciando el mal estado de su parque móvil. A finales de febrero pasado hacía un llamamiento a través de los medios para que los agentes del 092 no hicieran uso de los vehículos que presentaran “síntomas” de no estar en condiciones adecuadas para circular por las calles. “El estado del parque móvil es calamitoso”, aseguraban desde el sindicato. En mayo del año pasado, el Ayuntamiento gastó unos 8.000 euros en reparaciones y mantenimientos de los vehículos de la Policía Local, mientras que a lo largo de la última legislatura se desembolsaron más de 300.000 euros en renovar dicha flota, con la adquisición de nuevos coches y furgonetas.

El tono de las protestas del SIP no ha dejado de ir a más desde finales del pasado mes de abril, cuando el pleno aprobó el Plan de Ajuste que toca directamente a los sueldos de los efectivos de la policía municipal. Bocinas, pitos, insultos, amenazas, petardos y pintadas... han sido las armas empleadas para sus reivindicaciones. El gobierno local no tiene aún constancia de quién o quiénes están detrás de este caso de sabotaje en el parque móvil de la Policía Local, pero esta práctica, ha podido confirmar este medio, no es ni mucho menos nueva. Fuentes sindicales del Ayuntamiento han asegurado que "desgraciadamente es algo habitual". "Estamos en la Policía pero no lo parece", añaden. Y relatan: "Tiempo atrás dejaban conectadas las luces para que se gastara la batería o quitaban cables para que vehículos no arrancasen; o han tirado llaves a la pocetilla o directamente las han partido. El mecánico del taller es el que conoce bien todos estos casos, aquí han hecho boicot de toda clase, cada uno hace lo que le da la gana y como parece que no pasa nada".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído