Historias de odio contra el colectivo LGTBI: "Toda la clase me perseguía hasta mi casa y me pegaban"

Concentración en la plaza de la Asunción contra la LGTBIgobia. FOTO: MANU GARCÍA.
Concentración en la plaza de la Asunción contra la LGTBIgobia. FOTO: MANU GARCÍA.

"Con 8 años, mis compañeros del colegio se enteraron que me sentía mujer y empezaron a pegarme patadas. Ni los profesores ni el centro actuaron. Yo estaba sola", cuenta Daniella, una chica transgénero de Jerez que en el Día Mundial contra la LGTBIfobia acude con su grupo de amigos a la concentración en el Ayuntamiento y en la plaza de la Asunción. "Mis padres hablaron con el director del colegio, pero este no les hacía caso, decía que era cosa de niños", prosigue. Desde entonces, Daniella ha recibido miradas, insultos y vejaciones del tipo "maricón de mierda", "travelo de mierda", "si tienes polla eres un tío y no una tía" —comentario, dice, que se intensificó con la llegada de la organización tránsfoba Hazte Oír— y "a ver si te suicidas".

El acoso escolar por LGTBIfbia es el principal motivo del alumnado para plantearse el suicido, según la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB). Y es que su amiga 'Kiwi', una joven bisexual de 17 años, comparte que a día de hoy no asiste al instituto por miedo. "Ha llegado un punto en que, entre toda la clase, me perseguían hasta mi casa y me pegaban en mi urbanización. ¿El instituto? No hacían nada, repetí curso por lo mismo". Desde 1990 el mundo celebra cada 17 de mayo como el Día Internacional contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia, ya que  hace 28 años la Organización Mundial de la Salud (OMS) decidió quitar la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales. Pero en España, las cifras actuales por delitos de odio relacionados con el colectivo LGTBI han incrementado.

Una persona sujetando una vela durante la concentración. FOTO: MANU GARCÍA.

España ha descendido al noveno puesto en la defensa de los derechos de los LGTB (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales), frente al sexto lugar que ocupaba en 2015, debido a la "inacción del Gobierno", según la FELGTB. Las víctimas, en nuestro país, se cuentan por centenares sin que las víctimas cuenten con un amparo legal que les anime a denunciar, y según la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), la orientación sexual e identidad de género es el segundo motivo para ser víctimas de un delito de odio.

Daniella relata que, seis años después, con 14, un grupo de cinco adolescentes le tiraron por las escaleras del instituto. Un suceso que también vivió su amigo 'JJ', un joven gitano bisexual que vive una triple discriminación, por su etnia, su identidad de género y su orientación sexual. "Yo con 8 años ya me ponía los tacones de mi hermana, me disfrazaba, y en el colegio empezaron a llamarme mariquita y luego, cuando cumplí los 10, maricón de mierda". Sin embargo, dice que todo empeoró cuando entró en la ESO. "En Primero todo eran insultos: puto maricón de los cojones, gordo de mierda, negro de mierda...En Segundo continué con los mismos problemas, pero me escupían, me tiraban por las escaleras, me escribían maricón en la mesa...", narra.

Una niña, envuelta en la bandera del arcoiris, durante la concentración contra la LGTBIfobia. FOTO: MANU GARCÍA.

"En 3º de la ESO un grupo de compañeros, al salir de clase, me cogieron y me tiraron a la basura. Yo me sentí impotente. No soy una persona agresiva y yo, ante estas agresiones, me quedo callado...", cuenta JJ, que señala que cuando llegó a Cuarto, todo cambió gracias a la música —"Lady Gaga es mi máximo referente, sus letras me ayudaron muchísimo así que para mí su música es una religión"—, a su grupo de amigos y a varias visitas al psicólogo. "Ahora estoy más tranquilo, me siento más seguro de mí mismo y me disfrazo de drag queen porque puedo ser yo mismo", destaca con una sonrisa.

Tras desplegar una pancarta contra LGTBIfobia desde el balcón del Ayuntamiento de Jerez, una marcha de casi un centenar de personas se desplaza hacia la plaza de la Asunción para encender una vela contra los delitos de odio. Susana Domínguez, presidenta de Jerelesgay procede a la lectura del manifiesto donde, desde su organización como desde FELFTBI y otras 40 entidades, se exige la "despatologización de la transexualidad como primera medida para eliminar la discriminación y estigmatización del colectivo trans; que la libre autodeterminación del género deje de ser cuestionada; la aprobación urgente de la Ley contra la discriminación por orientación sexual, identidad o expresión de género y el cumplimiento de los acuerdos europeos en materia de asilo y refugio para aquellas personas LGTBI que lo demanden por la persecución que sufren en sus países de orígenes".

Finalmente, entre todos los presentes guardaron un minuto de silencio por las víctimas de la LGTBIfobia, "no sin antes recordar a todas aquellas personas que están siendo agredidas, violentadas, silenciadas o aisladas", como estos tres jóvenes que hoy acuden con su grupo de amigos a pedir una ciudad libre de odio. Y con el consecutivo encendido de velas para alumbrar una noche contra la LGTBIfobia. Por último, la presidenta de Jerelesgay recordó que el próximo 28 de junio se celebra el Día Internacional del Orgullo LGTBI.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído