De ‘motomamis’ y empoderamiento en la Feria del Caballo

No hay nada más grande que el miércoles de Feria, el día del homenaje a la mujer, el día que todas recuerdan que la fiesta brilla porque el brillo de los ojos no se opera. Ambiente por todo lo alto: se cobraron las sevillanas de las dos últimas ferias

Numerosos grupos de mujeres en el miércoles de Feria del Caballo, el día grande de verdad.
Numerosos grupos de mujeres en el miércoles de Feria del Caballo, el día grande de verdad. MANU GARCÍA

Ni el Levante, ni la calima, ni la temperatura de verano han podido con el gran día del homenaje a la mujer en la Feria del Caballo. Desde la calle Larga han subido por Cristina, Mamelón y Avenida hasta alcanzar el Real del González Hontoria en tropel. Cantando en coro multitudinario, bien afinado, un mix de coplas como las de la radio de las abuelas: La Zarzamora, María de la O… El brillo de los ojos no se opera, decía nuestra Faraona, tan universal como su Feria. El brillo de la Feria del Caballo no se entiende sin ellas, sin su parafernalia de volantes, mantoncillos y peinetas, en un derroche de alegría y optimismo.

Y este miércoles todo ha vuelto a ser brillo, brilli brilli, y brillantez, aunque faltaras tú. Quizás te lo hayas perdido por el cansancio acumulado, dopándote para la siguiente con esos remedios paliativos de emergencias —sin ánimo de hacer apología de la automedicación— que van del ibuprofeno al paracetamol, pasando por el omeprazol o el almax. O quizás es que se van apurando las carteras y conviene reservarse un poco ante la llegada de la cuesta de mayo. La Feria es una fiesta popular, pero no al alcance de todos durante todo el tiempo. Es muy larga, sobran días y ruido.

Fotografías del Miércoles de Feria
Ambiente de miércoles de Feria.   MANU GARCÍA
Fotografías del Miércoles de Feria
Ambiente en una caseta, este pasado miércoles.   MANU GARCÍA

Pero este es el día de la mujer y, aunque se vea algún que otro penco en el paseo de caballistas, van quedando menos mulos pardos versión Cayetano desde la última vez que celebramos esto. Algunos se escapa por las redes metiendo la pata o partiéndose la boca al bajar del pescante, pero queremos pensar que ya van quedando menos. Señoros que entendieron ya hace décadas que la mujer merecía una habitación propia en la Feria son algunos de los que ahora quieren que se retroceda en igualdad o prefieren llamar a las lacras con eufemismos, en el colmo del negacionista cobarde —a lo que no mencionas no te enfrentas—. Pero ojos que no ven corazón que sí siente.

Y en este ir y venir de sentidos que es la Feria del Caballo, el corazón, la sangre y la belleza se dan cita junto al templete municipal el miércoles. Es el día del homenaje, el día de las motomamis, que diría Rosalía, el día de las mujeres que, aun con inseguridades, dan pasos firmes por el albero, luciendo fortaleza, alardeando de capacidad de lucha y sacrificio por ellas y por nosotros. Es el miércoles de las ganas por gustar, de las ganas de disfrutar con esa generación de trabajadoras del hogar que se tomaban el día libre, dejaban las labores, la faena —como se dice aquí—, y se enfundaban en sus trajes de gitana para lanzarse al Real.

Fotografías del Miércoles de Feria
Una joven se protege del sol este pasado miércoles.   MANU GARCÍA
Fotografías del Miércoles de Feria
El Real, atestado en la noche del pasado miércoles.   MANU GARCÍA

Así empezó esto del miércoles de Feria y aunque, afortunadamente, cada vez tiene menos sentido en su origen —queremos pensar siempre que la sociedad progresa— no está de más señalarlo como se señalan los 25N o los 8M para, entre otros, que lo recuerden siempre aquellos que se niegan machistas “porque tengo madre, hermana e hija”.

Empowerment con acento andaluz y sororidad en las jarras de rebujito y en los platos de chocos fritos. Un brillo de jornada que siempre tiene un je ne sais quoi. Un no sé qué que aparece en todos y cada uno de los rincones, por minúsculos que sean, que conforman este misterioso laberinto que es la Feria. Se debían las sevillanas de las dos últimas ferias y este pasado miércoles se las cobraron.

Pincha aquí para ver todas las fotos de la galería gráfica de Manu García. 

Sobre el autor:

Paco_Sanchez_Mugica.jpg.200x200_q100_box-190,0,950,760_crop_detail

Paco Sánchez Múgica

Periodista, licenciado en Comunicación por la Universidad de Sevilla, experto en Urbanismo en el Instituto de Práctica Empresarial (IPE). Desde 2014 soy socio fundador y director de lavozdelsur.es. Antes en Grupo Joly. Soy miembro de número de la Cátedra de Flamencología; hice la dramaturgia del espectáculo 'Soníos negros', de la Cía. María del Mar Moreno; colaboro en Guía Repsol; y coordino la comunicación de la Asociación de Festivales Flamencos. Socio de la Asociación de la Prensa de Cádiz (APC) y de la Federación Española de Periodistas (FAPE).

… saber más sobre el autor

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído