La hemeroteca nunca falla, pero a los políticos no les importa. Hace ya casi dos años que el gobierno local anunció una intervención en el eje Corredera-Esteve-Santa María con "la incorporación de bandas de rodadura (...) se trata de una fórmula que combina adoquinado y una doble línea de asfalto para mantener en mejor estado de conservación el firme y disminuir el ruido del flujo de vehículos que circulan diariamente por esa zona". ¿Cómo? En aquel entonces —hablo de enero de 2017, con el mismo gobierno local que ahora se contradice a sí mismo— se hablaba que con la financiación a cargo de los fondos los fondos de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado (Edusi) y, en concreto, a la partida destinada a las medidas correctoras a la disminución de la contaminación acústica.

Un guardia entre Esteve, Larga y Santa María.

Desde esta humilde sección, Antes todo esto era bodega, que recupero después de varios meses de inactividad, podría omitir expresar una opinión a favor o en contra del asfaltado de Esteve —quien me conoce sabe que apuesto por el adoquinado bien puesto y por la reducción del tráfico en la zona— pero lo que no podría omitir jamás es la falta de coherencia y la mentira como estrategia política, algo a lo que nos tienen acostumbrados los jerezanos gobiernos de distinto signo político. Coherencia es una palabra que queda grande a aquellos que se llenan también la boca con términos como "consenso". Es evidente que en la guerra del asfaltado contra el adoquinado no hay consenso y decir que lo hay es faltar, una vez más, a la verdad.

Dicho esto las ciudades que quieren ser un referente y apostar por un turismo cultural, patrimonial e histórico más allá de un turismo de masas chabacano, deberían tener muy cuenta este tipo de detalles. Si Jerez es lo que es, pese a las barbaridades que se han cometido y lo denostado de su casco histórico, es gracias a su riqueza patrimonial y su paisaje urbano, que aunque parezca mentira estéticamente ha resistido los vaivenes del tiempo. Jerez sigue pareciendo, y así lo manifiestan mucha gente que nos visita, una ciudad de otro tiempo, una ciudad añeja, con solera y personalidad. Lo que no sabemos es hasta cuándo.

El Gallo Azul

Esteve tuvo asfalto, pero parece que tan solo en una época, a mediados de siglo. Con el advenimiento del primer gobierno democrático en la ciudad, el adoquinado fue restituido, según cuentan algunas fuentes en las redes sociales. Las fotografías dan muestra de ello.

Calles empedradas antes de la construcción del Gallo Azul

Hay que recordar, no obstante, que la calle Larga era antiguamente la antigua carretera Nacional IV y que por ella se pasaba para ir desde Cádiz a Sevilla. Sin embargo, los tiempos han cambiado sustancialmente desde entonces... o no. Más de medio siglo después, la mayor parte de los gobiernos municipales europeos hablan de peatonalizar sus conjuntos monumentales. En Jerez, para no desentonar se habla también de peatonalizar y de planes de movilidad. Se habla... mientras se asfalta, se compran autobuses gigantes y camiones y vehículos pesados pasan como Pedro por su casa por el centro histórico de la ciudad. Se habla porque de la palabra al hecho, como dice el refranero, hay un trecho.

Sobre el autor:

Sebastián Chilla.

Sebastián Chilla

Jerez, 1992. Graduado en Historia por la Universidad de Sevilla. Máster de Profesorado en la Universidad de Granada. Periodista. Cuento historias y junto letras en lavozdelsur.es desde 2015. 

… saber más sobre el autor



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído