La comparsa de Antonio Martínez Ares vuelve a impresionar con repertorio y voces. Por su parte, la chirigota sevillana 'No te quemes todavía' demuestra que ha venido a por todas en este concurso. 

Ímpetu, desagrado. Madrugadas en vela. Mañanas de sueño. Sueños con los ojos abiertos. Nervios en el estómago. Emociones encontradas. Mares de lágrimas. Lágrimas de risa. El vello escamando la piel. Los timbres, los gritos, los aplausos. La incómoda madera. El paraíso en el techo. El terciopelo rojo del telón. ¿Qué son esas letras? La escucha en penumbra. El escalofrío en la espalda. Otra noche de Falla. 

El coro Y sin embargo, te quiero sigue sonando tan bien como en la primera fase aunque dan un paso adelante en cuanto a contenido. En el primer tango tratan el recurrente tema de la bandera. Critican que haya habido enfrentamientos por el tema en la ciudad, y concluyen diciendo que la ropita tendía son las verdaderas banderas de Cádiz. Con la segunda letra le dan un merecido palito al Obispado de Cádiz. Iglesias engalanadas y casas vacías bajo su propiedad mientras hay familias en la calle. El primer cuplé muy fresquito, rematado con el cambio del nuevo logo del COAC. Da un paso adelante con la actuación de hoy. Podríamos volver a verles en semifinalesÉrase una vez... la chirigota se encontró con un público seriote, así que los intentos del Popo por conectar fueron en vano.  En la letra del primer pasodoble hacen una metáfora en la que insinúan que la legislatura de Kichi es una chirigota de repertorio vacío, que rematan pidiéndole que no haga de Cádiz una comparsa. Original cuanto menos. La segunda letra es un reclamo para que las mujeres se animen a sacar una chirigota. Cortitos los cuplés. Estos simpáticos dibujos se quedan aquí.  

OBDC. El Joven Obispo continúa con problemas de afinación en esta fase. Algunas voces no subían hasta donde querían. "Cállate ya, lloras como una nenaza...". Primera letra contra la homofobia. Crítica a los recortes del servicio sanitario andaluz en la segunda letra. "Los recortes sanitarios que votaste le están quitando la vida a nuestra madre Andalucía, sálvala extirpando el cáncer llamado Susana Díaz". En ambas letras ha utilizado el mismo recurso: enumeración de detalles hasta que rompe al final. Un poco simplona esta forma de escribir. Aunque podrían colarse perfectamente en la siguiente ronda. El trío pierde fuerza con respecto al primer pase. La parodia está menos rimada y sobran comportamientos histriónicos por parte de algún personaje. Los cuplés consiguen conectar con el público, pero en la segunda parte de la parodia el histrionismo vuelve a triunfar. Hay dos formas de verlo. Podemos pensar que están parodiando el cuarteto moderno, en esa voltereta extraña del metacuarteto que presentan, o pensar que han recaído en lo de siempre con bailes y tonterías. Sea como fuere, el trío en cuartos no parece el cuarteto que sí pareció en preliminares. Pero al público eso parece importarle poco, ya que se rieron de cada uno de los pasos de sus intérpretes.  

'El Perro Andalú':  Cuando la noche parecía estancada y los minutos no avanzaban, de pronto aparecen en escena y la manecilla del reloj comienza a girar más rápido que nunca

Se fue Manué y llegó Macario. La chirigota del Bizcocho consigue meterse al público en el bolsillo con la aparición del mismo Macario que animó gallinero en el pase anterior. En el primer pasodoble estos inmigrantes se sienten andaluces, tanto que cargan y son fan de Martínez Ares ("se engancharon en La trinchera, lo mismito que en Melilla"... humor oscurito). En el remate hacen la crítica diciendo que Andalucía es también un lugar tercermundista para el resto de Europa. Segundo pasodoble para la afición al carnaval, con buenos golpes en el desarrollo, y un homenaje al final para Juan Manzorro. Cuplés: Primero para un catalán que quería comprar una camiseta falsa. El segundo para Andreíta a la que le piden que no se enfade "porque se pone muy fea cuando se enfada". Muy buena tanda. Completan un gran pase donde demuestran que saben concursar muy, pero que muy, bien. Y con arte. Los chimenea deben estar muy seguros de su pase a la final. Volvieron con una interpretación impecable. El primer tango parece estar dedicado a Teófila en su desarrollo, pero afortunadamente –o no- hace un giro al final dedicándolo a la virgen del Rosario y su medalla. En la segunda letra critican duramente al alcalde por querer solucionarlo todo con carnaval. Le culpan de vender humo. Y lo hacen con un tango que hace lo mismo, porque nadie recuerda que el alcalde se pronunciara al respecto de la actuación de Selu en el congreso de Ciudadanos. Lo que sí hizo el alcalde fue ponerle la medalla a la virgen del Rosario, la misma de la que hablan en el primer tango. Qué cosas. Pastrana no ha traído tangos a cuartos, sino dos tongasos. Muy bien cantados, eso sí.  

La cumbre de esta comparsa está en cuartos. Demostraron que el pase era merecido. Buenas voces las de este grupo. En la primera letra sienten vergüenza de sus paisanos por haber pretendido hacer un concurso sólo para sevillanos. La segunda, a capela, la dedican al autismo. Discretos los cuplés. Los que se meten en todas las conversaciones también se metieron de cuartos, contra todo pronóstico. Después del pasodoble drama de preliminares sobre el atentado de Barcelona, regresaban con otra tragedia. Letra contra la violencia de género que finaliza con la víctima asesinada. Qué alegría de carnaval. La segunda letra fue para el fracasado intento de concurso sevillano. Ambos muy planos. El mascamiento en los cuplés terminó de disipar las dudas, si es que alguna vez las hubo, de si merecía haber pasado a esta fase.  

El Perro Andalú es capaz de trastocar la percepción del tiempo. Cuando la noche parecía estancada y los minutos no avanzaban, de pronto aparecen en escena y la manecilla del reloj comienza a girar más rápido que nunca. Y, cuando menos te lo esperas, el repertorio ya ha terminado y te ha sabido a poco. El grupo canta para rabiar y la instrumentación está muy trabajada. La percusión es una locura en esta comparsa. Defienden el habla andaluza en el primer pasodoble. El segundo narra la historia de un cura enamorado de otra María que no es la virgen. Los cuplés están, porque tienen que estar. Y porque nos hacen escuchar por partida doble el precioso estribillo. Don Antonio este año ha hecho algo más que una comparsa. Algo que igual no es apto para todos los públicos. Y eso puede ser un arma de doble filo en este concurso.  

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído