fullsizerender_1_0
fullsizerender_1_0

El tribunal considera, a petición de las defensas, que Emusujesa no puede participar como parte acusadora toda vez que la sociedad municipal se extinguió el pasado año.

¿Se le abre un poco el cielo a Pedro Pacheco y al resto de imputados en el caso ‘estación de autobuses’? Podría ser, ya que lo cierto es que en la segunda jornada del juicio el fiscal anticorrupción se ha quedado solo en su acusación contra el exalcalde y sus otros seis compañeros de banquillo.

La mañana en la Audiencia arrancaba con sorpresa. El abogado de Pacheco, Francisco Javier Coveñas, proponía una cuestión previa en la que, a grandes rasgos, solicitaba que Emusujesa dejara de formar parte del procedimiento toda vez que la empresa municipal está extinta desde marzo de 2015. “Hablamos de una sociedad muerta y por tanto no puede estar en este proceso", afirmaba. 

Pero además, el letrado hacía mención al crédito contingente de la reclamación de Emusujesa, un crédito que, como posteriormente recordaron los demás letrados adheridos a la solicitud de Coveñas, debería estar recogido en el balance de la liquidación de la empresa municipal. “Si no lo incluye, difícilmente se puede sostener que se reclame una cantidad –casi 1,7 millones de euros- que luego no recoge y, por tanto, si no existe ese perjuicio, difícilmente se puede seguir con este proceso”, afirmaba Manuel Hortas, abogado de Miguel Ballesteros, exgerente de Emusujesa, también imputado.

El propio Juan Pedro Cosano, abogado que representaba los intereses de Emusujesa, consideró que las cuestión planteada por las defensas tenía “mucha enjundia”, y les dio la razón en el hecho de plantear la nueva situación para evitar posibles nulidades en el futuro, entendiendo que lo más conveniente era requerir la escritura de liquidación del balance de la sociedad municipal.

Por su parte, el fiscal consideró que había responsabilidad civil y que, aunque Emusujesa ya estuviera extinta, no se pedía que se la indemnizara a esta sociedad, sino al Ayuntamiento, que al fin y al cabo es el que fue perjudicado, perdiendo casi 1,7 millones de euros en la venta presuntamente fraudulenta de un solar tan goloso como el de la vieja estación de autobuses.

Finalmente, tras un receso de casi una hora para que deliberara el tribunal, el presidente del mismo, Ignacio Bermúdez, daba la razón a las defensas y decidía que la acusación particular no podía seguir formando parte del procedimiento. "Feliz año y feliz juicio, si es que algún juicio puede definirse de feliz", deseó Cosano al tribunal antes de abandonar la sala. 

Desde ese momento, en el aire quedaron flotando dos preguntas entre los presentes. La primera, relativa a cómo ha planteado el Consistorio este juicio. De hecho, la situación vivida en la jornada de este miércoles recuerda a la que se vivió en los juzgados de Tomás García Figueras el pasado mes de julio. Entonces el Ayuntamiento se veía las caras con el director de expansión de Zahav Motor, José Luis Mesía, si bien la vista se suspendía por el mismo motivo: Emusujesa, al estar extinta, no podía presentarse como parte acusadora. La segunda pregunta, es obvia. Qué minuta se le habrá abonado al señor Cosano para nada.

Ballesteros niega presiones de Pacheco

Tras rechazar el juez Bermúdez las cuestiones previas planteadas en la jornada del martes por las defensas, relativas a la indefensión de las que algunas hacían mención y a la prescripción de algunos delitos, y después de anunciar que finalmente Pilar Sánchez tendrá que acudir a declarar, comenzó al fin el interrogatorio del primer imputado, Miguel Ballesteros, exgerente de Emusujesa. Para entonces, las 12 y media de la mañana, se vio claro que Pedro Pacheco tampoco podría declarar éste miércoles, como así se había previsto en un principio.

La cuestión es que Ballesteros, al que la Fiscalía pide siete años de prisión, salió a declarar con firmeza para defender su inocencia, para lo cual recordó primero que dejó la gerencia de la empresa municipal en enero de 2006, antes de que se llevara a cabo la operación de venta de la estación de autobuses, por lo que negó haber participado de cualquier tipo de ilegalidad.

Igualmente, destacó la situación “catastrófica” y “ruinosa” del Ayuntamiento, señalando que eso provocaba que a veces se hiciera uso de la tesorería de Emusujesa para realizar diferentes pagos, como por ejemplo a proveedores.

Para evitar esto, indicó que la solución pasaba por que el Ayuntamiento transfiriera a esta empresa municipal el inmueble de la vieja estación de autobuses para que se pusiera en venta, en principio, sin que se le hubiera planteado un uso, si bien posteriormente ya se planteó levantar allí un centro comercial y de ocio que ayudara a reflotar el comercio del centro. “Nuestra razón de ser es obtener los menores costes de gestión para intentar trasladar el menor coste posible al comprador y evitar la especulación”, afirmó.

Técnicos de Emusujesa y de la desaparecida Gerencia Municipal de Urbanismo valoraron el solar de la estación en 1.783.000 euros, un precio que posteriormente consideraron dentro del mercado dos empresas de tasación especializadas en centros comerciales. A partir de ahí, en abril de 2005 se aprobó en pleno la desafectación de los terrenos y se empezó a escuchar tres ofertas presentadas, todas de fuera de Jerez.

Sobre la que presentó Ingeniería Jiennense –que a pesar de su nombre tiene sede social en Badajoz- y que a la postre fue la que se llevó el gato al agua, Ballesteros afirmó, tanto a preguntas del fiscal como de las defensas, que Pacheco no le presionó para que favoreciera dicha oferta, si bien fue el que le hizo llegar esta propuesta al considerar que se trataba de “gente seria”.

Ballesteros afirmó desconocer también el porqué no se incluyeron cláusulas penales, a la par que le pareció “extraño” la ausencia de contrato y del uso que tenía que tener la parcela en el proceso de escritura posterior, que se llevó a cabo en abril de 2006, cuando ya había dejado la gerencia.

Dos meses más tarde, como señaló el fiscal, esa parcela se segregó y vendió a otras dos empresas, algo que corroboraría su tesis de una presunta "venta fraudulenta" del solar en una operación en la que "simuló" la participación de otras dos empresas, que realmente pertenecían a los mismos empresarios.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído