img_20151024_171512.jpg
img_20151024_171512.jpg

El gobierno local invita al resto de grupos a estudiar la posibilidad de cancelar este espacio. “El 99,9% de nuestros jóvenes son pacíficos, pero hay una parte siempre imprevisible”, dice Paco Camas, teniente de alcaldesa de Seguridad, que cree que las medidas de prevención son "las adecuadas".

¿Qué actuaciones ha iniciado el gobierno local para evitar los continuos altercados padecidos por nuestros jóvenes en el botellódromo? ¿Tiene programada alguna otra alternativa ocio-cultural? ¿Se ha planteado clausurar este espacio? Estas preguntas, realizadas en el pleno de enero por el grupo municipal de Ciudadanos, pretenden esclarecer las intenciones del Ayuntamiento respecto a este espacio, donde se han sucedido diversos incidentes en los últimos meses.

El Ayuntamiento está dispuesto a plantearse su continuidad. Eso sí, contando con el apoyo del resto de grupos políticos. El teniente de alcaldesa de Dinamización Cultural y Seguridad, Paco Camas, llega a proponer la convocatoria de una Mesa, “donde decidamos si eliminamos los botellones”. En estos términos se pronuncia tras ser preguntado por C’s.

“El 99,9% de nuestros jóvenes son gente pacífica, que se divierte, y no hace daño, pero hay una parte siempre imprevisible que sí lo hace”, sostiene Camas, que cree que la existencia del botellódromo tiene “beneficios”, pero abre la puerta a una posible cancelación de este espacio. Algo que, de producirse, tendría que contar el respaldo de otros partidos. La proposición está encima de la mesa, ahora habrá que ver si el resto de grupos recogen el guante y se sientan a debatir sobre esta posibilidad.

La polémica en torno al botellódromo se sustenta en los altercados de los últimos meses. El pasado octubre fue especialmente problemático. En apenas una semana, un chico –de apenas 15 años– recibió una brutal paliza por la que fue hospitalizado y que acabó con la detención de varios menores como presuntos autores de los hechos. Apenas unos días más tarde, otro joven también tuvo que ingresar en el Hospital tras recibir varias puñaladas en el abdomen. En 2012, incluso, un menor llegó a perder la vida, un suceso que, afortunadamente, no se ha vuelto a repetir.

El gobierno local apunta que las medidas de seguridad son “las adecuadas”, pero invita a reflexionar a las fuerzas políticas con representación en el Ayuntamiento. Hace unos meses el propio Camas sostenía que el hecho de haberse producido esos dos altercados en tan corto periodo de tiempo constituían una situación “tremendamente anómala" teniendo en cuenta que “los recursos de seguridad se consideran suficientes". En su momento, el responsable de Seguridad del Ayuntamiento instó a "concienciar de que hay que comportarse adecuadamente".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído