primer_pleno_20150715_0005.jpg
primer_pleno_20150715_0005.jpg

El teniente de alcaldesa de Economía, Santiago Galván, recopila el estado económico-financiero municipal. Destaca el aumento de la deuda de 900 a 1.013 millones, los 244 millones en facturas impagadas generados desde 2013 y los 6 que se les adeudan a las ELA.

Como una ametralladora se presentó Santiago Galván, teniente de alcaldesa de Economía, en la sala U del Ayuntamiento, disparando datos a diestro y siniestro. La evolución de la deuda con las ELA, las previsiones presupuestarias para 2014, en qué se han empleado los 80,1 millones del canon del agua, la evolución de la deuda del grupo municipal… Todo en apenas media hora. Estos datos “preocupan y mucho” al gobierno local, asegura Galván, que a pesar de lo dramático de las cifras afirma que “los servicios públicos están garantizados durante los próximos meses”, algo que “es una prioridad para este ejecutivo”.

La parálisis del Ayuntamiento es evidente. El actual ejecutivo habla de “desastre económico” y de la "desfachatez" del anterior gobierno local por “hablar de una situación económica buena”, apunta Galván. Una muestra: El 93% de los ingresos del Estado están comprometidos. La PIE (Participación en los Ingresos del Estado) no se cobra íntegra, ya que se destina a pagar deuda, ya que el PP ha solicitado dos anticipos, el último hace apenas unos meses. De los poco más de cuatro millones que debería percibir el Consistorio, actualmente solo recibe 298.000 euros, aunque desde 2016 se irán recuperando dos millones al mes de forma progresiva.

El escaso margen de maniobra del Ayuntamiento también se refleja en otro dato: La liquidación de 2014 no se puede realizar porque las cuentas de Ajemsa, la extinta empresa municipal del agua, no están al día y las cerrará una empresa auditora externa. Como ya avanzara en su día lavozdelsur.es, el teniente de alcaldesa Santiago Galván también ha aportado hoy en rueda de prensa que la deuda municipal aumentó durante la anterior legislatura un 15%, de 900 a 1.013 millones de euros, según los últimos datos disponibles, que son de 2013.

De los 80,1 millones de euros del canon del agua, que se cobraron entre 2013 y 2014, poco queda hoy en día. 60 de esos millones se han destinado al pago de deuda con los bancos y el resto a gastos diversos como el pago de nóminas municipales (más de ocho millones que deberán reponerse al no poder destinarse ingresos extraordinarios a gastos corrientes), a costear el ERE de Jecomusa (1,5 millones se destinaron a costear 20 bajas voluntarias), al consorcio de bomberos o a planes de actuaciones en barriadas (casi cinco millones).

El anterior equipo de gobierno generó 244 millones de euros en facturas impagadas desde 2013, 24,6 millones solo en lo que va de año

A las ELA, que en 2011 se les debía 3,7 millones de euros, ahora mismo se les adeuda más de seis millones, en la que es una de las mayores reivindicaciones de los alcaldes pedáneos. Incluso recientemente el TSJA le ha dado la razón a Torrecera en su pelea con el Ayuntamiento matriz y reconoce su derecho cobrar las transferencias que les corresponden. En los cajones del Ayuntamiento sigue habiendo muchas facturas sin pagar. Sólo de este año hay casi 2.200 facturas en trámite, que suman 13,5 millones de euros, aunque en total son más de 60 millones los pendientes de pagar.

Un informe de la Intervención del Ayuntamiento recoge que el anterior equipo de gobierno generó 244 millones de euros en facturas impagadas desde 2013, 24,6 millones solo en lo que va de año, 4,3 millones que no se pueden aprobar al haber sido contratadas sin Presupuesto, como ya publicó lavozdelsur.es hace unos días. Para afrontar gastos corrientes, el actual ejecutivo asegura que le faltan 29,2 millones de euros y habla de “caos” y “desorden”. Así, el Ayuntamiento tarda una media de 171 días en pagar a proveedores, 141 más de lo que marca la ley.

El edil de Economía ha vuelto a pedir al PP que deje “el rencor permanente” y no esté “instalado en el odio”, en una entrevista concedida al programa Jerez en la onda. Delante de los micrófonos de Onda Cero, Santiago Galván ha asegurado que las soluciones que piensan poner en marcha para enderezar el rumbo del Ayuntamiento “no afectarán a la plantilla municipal”. “No está en los planes, no está en el programa y no está en nuestros ideales”, afirmó con rotundidad. Sobre la subida de sueldos de los alcaldes pedáneos (el de Torrecera percibirá 34.500 euros brutos anuales y la de Guadalcacín, 38.500), Galván no ha querido mojarse y ha asegurado simplemente que estos emolumentos “no van en la línea” de lo que propone el gobierno local, que ha reducido un 48% el coste político del Consistorio.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído