javierfergo_rrmm-paro_03.jpg
javierfergo_rrmm-paro_03.jpg

Baja el paro durante el mes de diciembre en 679 personas, gracias a la campaña de Navidad, época en la que algunas personas como estos Reyes Magos, parados sin prestación, intentan ganar algo para sobrellevar el día a día.

En una octavilla impresa en negro sobre blanco ofrece sus servicios de Papá Noel o de Rey Mago. Consta su número de teléfono, pero no su nombre. Él, de los tres, representa a Gaspar. Él es uno de los integrantes de la aciaga cifra que nubla el presente de la ciudad de Jerez. Este señor de 44 años forma parte de los 32.929 desempleados que se han contabilizado en este pasado diciembre de 2015, frente a los 33.608 del mes de noviembre. Este mes, esta Navidad, este año tampoco ha tenido suerte. El jerezano continúa reclutado en esa lista de desempleados por sexto año consecutivo, lista que por suerte al menos este mes -cuya tendencia es tan efímera como habitual– han abandonado 679 personas. El sector servicios ha sido el que ha propiciado casi el total de las nuevas contrataciones, mientras ha subido en agricultura, industria y construcción. No ha tenido suerte, ni siquiera se ha beneficiado de un empleo precario o estacional en estas fechas.

Entre las 18.421 jerezanas en situación de desempleo se encuentra la pareja de este Rey Gaspar ‘por accidente’. En 2010 ambos se quedaron sin trabajo, con lo cual hace tiempo que agotaron la prestación por desempleo. “Como no tenemos hijos, no tenemos derecho a nada”, dice. Antes de dedicarse a repartir ilusión trabajó como vigilante, fotógrafo, e incluso puso en marcha su propia empresa de publicidad. Hace tres años decidió ponerse el disfraz de Papá Noel que tenía desde hacía más de una década en casa y sacarlo para llevar unos euros a casa. Resulta paradójico que, a pesar de ser él quien entrega los presentes a pequeños y mayores, suponga un gran regalo para él. Se trata de un trabajo sin el que no podría imaginar cómo sería su Navidad.

"A los Reyes les pediría que los políticos tomasen cartas en el asunto para que podamos salir de la crisis. No se puede vivir así”

Hasta el 24 de diciembre encarna el papel de Santa Claus y va de casa en casa dejando allí los regalos, saludando a los pequeños a cambio de unos 15 euros por casa. “Las familias se reúnen en una misma casa y así les resulta más barato”. A partir del 25 de enero se olvida del traje rojo y se mete en el papel de Rey Mago, y claro está, no lo hace solo: Su pareja es Melchor y un conocido, Baltasar. Los negocios les piden sus servicios, recibe llamadas incluso de Cádiz o Algeciras. “Hay solicitudes que no aceptamos porque no es rentable por el precio de la gasolina y si le pides a la gente 100 euros te dicen que estás loco. Es comprensible, miden mucho el dinero y tampoco se le puede pedir más a la gente en la situación económica en la que estamos”, reconoce el jerezano.

Gaspar cobra una pensión no contributiva con la que, asegura, paga el alquiler de la casa. La historia de siempre que por repetirse no deja de ser menos triste: “No paro de llevar currículum a todos los grandes almacenes, a los negocios de bricolaje, a todas partes, pero uno ya con la edad que tiene ¿de dónde me van a llamar? Ahora no es como antes”. El resto del año, cuando cuelga la corona sobrevive como puede. Vende en el rastro de la Alameda Vieja, cosas que la gente que contacta con él a través de Facebook. "Todo tipo de objetos, hasta aparatos de la tensión", cuenta.

Recogiendo cartas y repartiendo regalos e ilusión en estas fiestas, “no se gana para tirar cohetes pero sí para comer y pagar recibos; a los Reyes les pediría que los políticos tomasen cartas en el asunto para que podamos salir de la crisis, no se puede vivir así”, anhela el Rey Gaspar.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído