1422017236_extras_noticia_foton_7_4.jpg
1422017236_extras_noticia_foton_7_4.jpg

Una de las actuaciones puestas en marcha este año con motivo de la Capitalidad Mundial del Motociclismo, una designación que recayó en Jerez por espacio de tres años y que por primera vez concedía la Federación Internacional de Motociclismo, ha sido el Paseo de la Fama del Motor. En marzo pasado, cuando la exalcaldesa María José García-Pelayo, colocaba la sexta estrella en dos meses de las 40 que preveía para su milla de la fama motera, lavozdelsur.es publicaba el artículo Un Paseo de la Fama de coste desconocidoHoy ya se sabe a cuánto ha ascendido el gasto destinado a una nutrida colección de fotos de la propia líder del PP jerezano y de su mano derecha, Antonio Saldaña. Y sobre todo, para qué está sirviendo una teórica inversión que es cuatro veces superior a lo que el Consistorio ha invertido en poner en marcha comedores escolares este verano. Basta con pasear por la avenida Álvaro Domecq a la altura de la Casa del Vino y comprobar que las placas, que de media han costado casi 5.000 euros, se esfuerzan por evitar pasar totalmente desapercibidas.

Según ha sabido este medio, el coste total de las 14 placas que se han colocado hasta el pasado 10 de junio -después de las municipales y apenas unos días antes del pleno de investidura- asciende a un total de 67.651 euros, lo que equivale a 4.832 euros por cada una de las catorce estrellas. La opacidad total en relación con este gasto suntuoso deriva de que la partida sale de la empresa pública Cirjesa, cuyo accionista mayoritario es el Ayuntamiento de Jerez, por lo que el acceso a esta información estuvo prácticamente bloqueado en una sociedad que ha vuelto a tener un enorme agujero en sus cuentas como consecuencia precisamente de esta capitalidad. Al margen de perder unos 900.000 euros por la celebración del campeonato de Superbikes o de derrochar casi 157.000 euros en un show acrobático de motos, aún quedan muchas partidas por conocer, por lo que ya el gobierno local decidió encargar una auditoría que revise el estado contable de Cirjesa y todos los gastos ligados a la capitalidad.

Estas distinciones que han recibido desde Ángel Nieto a Jorge Lorenzo, pasando por el patrón de las dos ruedas, Carmelo Ezpeleta, masivas han tenido un diseño que fue encargado directamente -al menos no consta concurso público- a Nicolás Domecq, escultor y ganadero que en la pasada Feria del Caballo, además, era galardonado con el Caballo de Oro, un reconocimiento que se remonta a 1967, cuando fue promovido por el ministerio franquista de Información y Turismo. Según la nota de prensa municipal, Domecq es reconocido con esta distinción por "su pasión por el caballo y su esfuerzo por conseguir el ejemplar perfecto". De origen sevillano, también se ensalza su figura asegurando que cuenta con "más de 50 exposiciones, marcadas por el éxito, y coleccionistas de todo el mundo acreditan el arte sin igual y prodigioso de Nicolás Domecq".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído