javierfergo_garzon_03
javierfergo_garzon_03

El candidato a la Presidencia de Unidad Popular-IU visita Jerez en vísperas del comienzo de la campaña electoral, donde habla de regeneración democrática, algo que para él "no es solo cambiar de caras".

Los murmullos de los integrantes de la agrupación local de IU alertan de que Alberto Garzón está llegando. Están nerviosos por su presencia en Jerez. Da una conferencia en el campus de la Universidad de Cádiz (UCA), en el primero de los actos que tiene programados durante la intensa jornada que le espera. Viene con Antonio Maíllo, coordinador de la agrupación a nivel andaluz. Luego se unen los concejales Raúl Ruiz-Berdejo y Ana Fernández y otros miembros de la coalición, que salen en la foto, mientras atiende a los medios. Antes de entrar al aulario de la UCA habla de regeneración democrática. “No es solo cambiar de caras, hay que cambiar de políticas”, dice. ¿Se referirá a Pedro Sánchez, que también anda por Jerez? Quien sabe. No lo especifica.

Garzón, que hace apenas cuatro años que saltó a la arena política, ha pasado en poco tiempo de ser el diputado más joven del Congreso a liderar la carrera de IU hacia la Moncloa. Intentó, en vano, ir junto a Podemos, pero no llegaron a entenderse. Por eso, al frente de Unidad Popular-IU –la marca elegida– hace campaña en solitario. “Como un campeón”, según Julio Anguita. En el canutazo previo al acto –atendiendo a los medios– se acuerda de los 700.000 hogares sin ingresos que hay en el país. “Este invierno habrá miles de españoles sin capacidad para calentar su hogar”, relata. “Esto es intolerable”. La Constitución también se incluye en su discurso. Para él, necesita una “revisión total”. Y también el pacto antiyhadista “precocinado por el PP y el PSOE”, según Garzón, y al que no se sumará su formación. Este pacto, legislado “en caliente”, recorta “derechos civiles y democráticos con la excusa del terrorismo", para el líder de UP-IU. 

"Cambiar a Rajoy por Rivera no cambia nada”, son “reformas cosméticas”

Tampoco le sienta bien a Alberto Garzón quedarse fuera del debate organizado por Atresmedia (el grupo que aglutina a Antena 3 y La Sexta), algo que considera “un gesto antidemocrático”. Tras varias preguntas, se despide de los medios y entra en el aulario. Se sienta detrás de una pantalla con una foto suya y un lema: “Queremos un nuevo país”. “Que esté la sala llena es síntoma de que existe curiosidad por aprender”, dice nada más empezar. Y luego apunta que “son tiempos difíciles para hablar de política con mayúsculas”. Los escándalos de corrupción que azotan a la mayoría de partidos no ayudan a ello. A él, cuenta, no le gusta la “política espectáculo”. Ni los shows en los debates, ni los candidatos que van a los platós a tocar la guitarra o a demostrar sus habilidades en la disciplina más variopinta. “A mí no me vais ver a cantar ni bailar”, afirma rotundo. “También es bueno que no lo veáis porque no son de mis mejores habilidades”, añade, provocando las risas del público, la mayoría estudiantes.

No es un acto político lo que hace en la UCA. De hecho, la pantalla que tiene a sus espaldas no incluye las siglas del partido. Pero el discurso está perfectamente pensado para los asistentes. Para la juventud. “Estamos en un cambio de época”, relata. Y vuelve a hablar de regeneración democrática, “un concepto vacío si no se define”. “No hay regeneración democrática si solo hay cambio de dirigentes o reformas parciales”. Y señala la "mentira" que nos colaron con la típica frase de: “Estudia que vas a vivir mejor que tus padres”. Ya no pasa eso, dice. “Vivimos como nuestros abuelos, que tuvieron que irse fuera del país a trabajar”.

La gente lo escucha con atención. En el aulario no se cabe. Todos los asientos están ocupados y también hay público en los pasillos. Garzón pone símiles históricos. Habla de girondinos y jacobinos y hace un paralelismo con la situación actual. Luego le toca el turno a la Constitución, a la que tacha de “rígida”, “liberal” y “poco participativa”. En clave electoral, dice que “cambiar a Rajoy por Rivera no cambia nada”, que son “reformas cosméticas”. Ellos, Unidad Popular-IU, son “radicales”, apunta, “porque vamos a la raíz del problema”. En el discurso cuela propuestas del programa electoral, como el suministro de energía vital que pretende implantar. “A lo mejor para eso hay que nacionalizar Endesa”, deja caer.

"La cúpula de Podemos decidió que no tenía que juntarse con IU porque éramos demasiado de izquierdas"

Alberto Garzón, para que calen estos mensajes, apuesta por hacer “pedagogía política”. No tiene el mismo espacio que otros partidos en grandes medios, ni lo invitan a según qué tertulias. Por eso, es la baza que tiene. Y con la que juega. “Nos quedará la calle para convencer a la gente”. Y espera que los alumnos que lo escuchan se empapen del mensaje y les llegue. Con muchos lo consigue. “Yo lo veo en La Sexta Noche y me gusta, hoy me ha convencido”, le comenta uno de los presentes a una amiga. Otros, a pesar de su juventud, lo ven como la eterna promesa. Como el nuevo Julio Anguita.

“La izquierda fragmentada nos lleva al bipartidismo de facto”, se queja luego. Él mismo no ha sido capaz de ponerse de acuerdo con Pablo Iglesias. Pero ahora le ataca. “Da pena que los nuevos partidos jueguen a lo mismo que el bipartidismo”. También dice que no hubo confluencia porque “la cúpula de Podemos decidió que no tenía que juntarse con IU porque éramos demasiado de izquierdas”. Hasta reta a Iglesias a debatir con él para presentar sus propuestas. Y que la gente compare: “No tengo miedo, no sé si otros tendrán”.

Los estudiantes le preguntan y, luego, sale pitando. En la puerta varias chicas lo paran para hacerse fotos con él. Uno de los coordinadores de la campaña hace de fotógrafo improvisado. “Venga, que nos tenemos que ir”, le espetan. Y sale prácticamente corriendo. Tras el almuerzo, se ve con el colectivo LGTB. Su presencia en la concentración contra la violencia de género y una conferencia completan la apretada agenda del día. Volverá en campaña.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído