80 minutos de silencio por el centro histórico

manifa_casco_historico-14
manifa_casco_historico-14

Una manifestación silenciosa recorre algunas de las principales arterias del casco antiguo para exigir a las administraciones una pronta intervención en intramuros.

No hubo gritos ni proclamas. No hubo banderas. Y no hubo más pancartas que la que abría la cabecera, con un claro y único mensaje: “Salvemos el centro histórico”. Se esperaba mucho de esta manifestación, por eso de saber si realmente intramuros le duele a los jerezanos o solo se quejan y lamentan de su estado sentados en un sofá delante del ordenador. Lo cierto es que para ser la primera vez que se hacía una manifestación reclamando la rehabilitación de intramuros; de la hora en que dio comienzo, las 7 de la tarde de un martes de enero y en vísperas de una ola de frío; y a pesar, por qué no decirlo, de la tradicional apatía de los jerezanos cuando hace falta salir a la calle para denunciar algo, hubo más gente de la esperada, algo que se comentaba entre los manifestantes, pero también faltó mucha, mucha gente, sobre todo joven, más allá de los estudiantes de la Escuela de Arte, que se incorporaron a la marcha en la calle Porvera. “¿Qué tenemos que hacer para qué se integren?”, “¿Cómo conseguimos motivarles?”, se preguntaban algunos, viendo que la media de edad de la mayoría de los presentes superaba los 40 años.

La manifestación estuvo cargada de simbolismo. Partió de la plaza del Mercado, ya que el entorno de San Mateo –calle San Blas, palacio del Pantera, Riquelme- es uno de los más castigados, para luego pasar por delante de la Escuela de Arte, cuyos profesores y alumnos llevan años denunciando su delicado estado; por el número 52 de Porvera, otra de las casas-palacio que piden a gritos una rehabilitación; y ya en su parte final, por Asunción y Vargas, dos plazas que están en el punto de mira de los vecinos, la primera por soportar gran cantidad de veladores, algo que, denuncian, afean su entorno; y la segunda, por la eterna polémica del ruido y la suciedad a cuenta de un par de bares de copas allí ubicados.

Destacó igualmente el silencio de la marcha durante los 80 minutos que duró, solo roto momentáneamente por los aplausos que dedicaron los alumnos de la Escuela de Arte a los manifestantes cuando pasaron por delante del centro educativo. Y como ya se ha dicho, el hecho de que tampoco hubiera más pancartas que la que portaba la cabecera. En su lugar, fotos de los edificios y monumentos de intramuros que se encuentran en un estado ruinoso.Por último, también llamó la atención que, salvo del gobierno local, hubo presencia de representantes de todos los grupos municipales en el Ayuntamiento, entre ellos del PP, que por otro lado durante su mandato tampoco es que destacara por haber avanzado mucho en la rehabilitación del centro histórico.

Tras casi hora y media, la manifestación llegaba a las puertas del Ayuntamiento. Allí se habían dispuesto velas rojas en las escalinatas de acceso al Consistorio y una mesa, donde se recogieron firmas para reivindicar una pronta intervención en el casco antiguo. Pero antes de eso, la historiadora Esperanza de los Ríos se encargó de leer un comunicado en el que, de un lado, se exigió el cumplimiento de las leyes de Patrimonio Histórico de Andalucía así como el PGOU vigente; un "pacto" entre todos los partidos políticos en pos de trabajar por el patrimonio cultural y monumental de Jerez; una “rápida” intervención en intramuros y una mayor “concienciación” de la sociedad jerezana; y el fin del “expolio” que están sufriendo muchos inmuebles, entre ellos, y aunque no está en intramuros, la Cartuja de Jerez, a cuenta de un retablo que podría acabar en una iglesia de Setenil.

Con un sonoro aplauso a Esperanza de los Ríos se daba por concluida una manifestación que promete no ser la última si el actual gobierno municipal, o los próximos que lleguen, siguen sin tomar medidas a favor del centro.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído