Segunda Aguada: de carretera industrial al barrio más denso de Andalucía

ramon
ramon

Casi 12.000 vecinos residen en los altos bloques de una zona estable económicamente y que respira más tranquila desde que hace diez años dejaran de circular por su arteria principal unos 10.000 camiones al mes.

“Quien hizo los edificios en esta zona no entendía mucho de urbanismo”, señala contrariado Luis Pérez mientras observa en la puerta de su local la vida desde la Segunda Aguada, el barrio más denso de toda Andalucía. Y es que en esta zona de Cádiz se concentran alrededor de 12.000 personas, la décima parte de todo el municipio. Así lo señaló hace escasas fechas el Instituto de Estadística de Andalucía (IEA), que otorgó a Segunda Aguada el título de barrio con mayor densidad de población de toda Andalucía, concretamente, el espacio comprendido entre la avenida Juan Carlos I y la calle Trille.

El barrio nace a comienzos de los 70, en pleno boom urbanístico. Anteriormente, era un polígono industrial, pero comenzaron a levantarse grandes edificios de unos 50 vecinos cada uno de ellos y hasta 13 plantas. Actualmente, uno de ellos tiene más de 150. “Una barbaridad”, relata Agustín, que posee un pequeño bar y que ya ha visto “de todo”. “La zona está muy bien, aunque ahora falta limpieza en las aceras, las estamos cuidando los comerciantes de la zona”, manifiesta antes de darle una calada a un cigarrillo de liar. “Aquí no baldea nadie desde hace dos años”, se lamenta. Aquí, los propietarios de locales han llegado a dejar ‘señales’ con la basura que encuentran en el suelo. “Si veo, por ejemplo, un palillo, cuando me voy lo dejo en algún lugar cercano a la puerta del local… y al día siguiente volverá a estar en el mismo sitio”.

Edificios altos, más de un centenar de comercios, cinco entidades bancarias y dos colegios, además de un apeadero de tren, dotan a los residentes en el barrio gaditano de una situación envidiable en la ciudad. Atrás quedaron las vías del tren y los fallecidos por el transcurrir de los camiones de gran tonelaje. “Todavía esta sigue siendo la carretera industrial”, “no, ya esto sólo es una avenida”, corrige un vecino a Juan Cadenas, propietario de un almacén. Y es que hace tan sólo una década transcurrían, por la arteria principal de Segunda Aguada, alrededor de 10.000 camiones al mes. “Era la vía más directa para conectar Cádiz con el muelle”, detalla un hombre, ya entrado en años, que permanece atento a la conversación.

Se llama Ramón, vive “en el 2”, pertenece a la comisión de vecinos de su bloque y se queja fundamentalmente de una zona habilitada para carga y descarga “en el callejón de Tartessos, unos chicos tienen un negocio cerca y dejan la furgoneta todo el día allí, así que las personas que van con carros tienen que coger por la carretera”, explica algo nervioso. Reconoce que le incomoda mucho y que, a pesar de haberlo denunciado, “nadie ha hecho nada”.El barrio de la Segunda Aguada es uno de los pocos con suerte en la ciudad de Cádiz. Además de poseer casi cualquier tipo de servicio cerca de sus vecinos, es uno de los que menos nota el drama del paro. En gran parte porque sus vecinos son, en su mayoría, empleados de Astilleros, aeronáuticas, militares o trabajadores de empresas estables. De hecho, es la zona de Andalucía donde se concentra un mayor número de afiliaciones a la Seguridad Social, según un estudio del Instituto de Estadística de Andalucía (IEA).

“Tenemos la fortuna de tener una gran cantidad de locales abiertos en los bajos del barrio, pero sí que es verdad que antes había mucha más vida, ahora llega la noche y parece que aquí no vive un alma”, cuenta José Ortega, un veterano vecino del bloque de viviendas de primera construcción. Lleva más de media vida en la misma zona y cree que, por lo general, “los cambios han ido a mejor, pero hace falta más juventud”.Antonio Macías, que regenta una tienda de frutos secos, se queja de que “deberían hacer más actividades en el barrio, más carnaval, cortar el tráfico algún día y poner distracciones para los niños, y por supuesto abrir el colegio para que puedan jugar, que se pasa las tardes muerto del asco”. Y es que a pesar de combatir con eficacia el problema del paro, la principal lacra en la sociedad gaditana, siempre se puede mejorar. La Asociación de Vecinos, constituida en 2007 para luchar precisamente contra el paso constante de camiones por la avenida, realiza con asiduidad actividades deportivas, formativas y culturales y está en continuo contacto con el Ayuntamiento para realizar las mejoras oportunas. Así también se contribuye a ser un barrio económicamente estable.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído