Una 'mala' interpretación de la ley podría dejar sin trabajo a monitores del centro cultural 'El Bidón' de Cádiz

Algunos de estos trabajadores llevan más de 20 años encadenando contratos temporales, cuando deberían estar como personal fijo

Alumnado y monitores de los centros socioculturales municipales de Cádiz concentrados esta mañana a las puertas del ayuntamiento.
Alumnado y monitores de los centros socioculturales municipales de Cádiz concentrados esta mañana a las puertas del ayuntamiento.

El centro cultural 'El Bidón' surgió hace 30 años en el barrio de La Laguna de Cádiz por iniciativa del Equipo de Gobierno de Carlos Díaz, en el marco de un proyecto que buscaba integrar centros socioculturales en los diferentes distritos de la ciudad. La concejala socialista Josefina Junquera fue su promotora, quien consiguió además a abrir otro espacio de similares características en el barrio de La Viña y tuvo en proyecto el centro del Palillero.

La historia de El Bidón comenzó en la actual ubicación de la martona de Aguas Cádiz, en un edificio nuevo inaugurado en 1991 para tal fin, pero que hace 22 años fue derribado bajo la promesa de levantar una construcción más espaciosa donde integrar el servicio municipal de agua, el centro cultural y la asociación de vecinos. Todo quedó en papel mojado y desde entonces, tanto El Bidón como la asociación de vecinos se encuentran en las instalaciones del antiguo colegio público Manuel de Falla, compartida con la Escuela Oficial de Idiomas.

Esta mañana, algunos monitores y monitoras de El Bidón se han concentrado a las puertas del Ayuntamiento de Cádiz, ante la posibilidad de quedarse sin trabajo hasta el próximo curso, debido al fin adelantado de varios talleres del centro. Una situación que afecta concretamente a cinco monitores y aproximadamente 250 alumnos y alumnas de los talleres de restauración de muebles, acuarelas, pintura en tela, gimnasia, escultura y óleo.

El problema viene derivado, según explican los afectados, "de la interpretación que el personal del ayuntamiento está haciendo de la nueva ley y su actitud de despedir a trabajadores en lugar de reconocerles su derecho a ser personal fijo".

En este último caso, una reciente inspección de trabajo al que este periódico ha tenido acceso a su documento, con fecha del 15 de enero de 2022, resuelve que "los trabajadores que en un periodo de treinta meses hubieran estado contratados durante un plazo superior a veinticuatro meses, con o sin solución de continuidad, para el mismo o diferente puesto de trabajo con la misma empresa, mediante dos o más contratos temporales [...], adquirirán la condición de trabajadores fijos".

Más de 25 años encadenando contraros temporales

Juan es profesor de óleo y escultura en El Bidón, desde el 15 de enero de 1997. Lleva más de 25 años encadenando contratos temporales y se ve doblemente afectado. "Además de percibir dos meses menos de sueldo en este curso, mis alumnos se van a llevar sin clases desde mediados de abril hasta septiembre, suponiendo que empecemos en esa fecha, que a lo sumo son cinco meses sin clases", advierte.

El principal hándicap con el que se encuentran este grupo de monitores atiende a que sus contratos tienen una cláusula por la que si no cuentan con un número suficiente de alumnado, estos contratos se suprimen. "Ya no solo te vas vas al paro, sino que corres el riesgo de que tus alumnos se busquen clases en otros centros", avisa Juan, que lamenta que "hoy es por la nueva ley, antes fue por el covid y anteriormente a la pandemia por la bolsa de trabajo". "Todos los años es una lucha para poder realizar estos talleres con normalidad", admite este profesor, que recuerda que al comienzo de la pandemia pudieron hacerse los talleres gracias al PSOE, "que lo llevó al pleno y se aprobó", pues el dinero destinado a estos talleres tenían previsión de traspasarse a Asuntos Sociales.

"La resolución de inspección de trabajo dice que somos personal fijo, yo llevo desde el 97 trabajando en este centro y, según esta resolución, me tendrían que haber hecho personal laboral fijo discontinuo hace mucho tiempo", concluye Juan, que se ha concentrado esta mañana junto al resto de compañeros y alumnado para pedir la continuación de las clases y que se busquen soluciones factibles para que el próximo curso pueda empezar "sin los sobresaltos e incertidumbre" a los que están acostumbrados. 

Importante labor sociocultural

Uno de los alumnos allí concentrados expresa a lavozdelsur.es la importancia que supone este centro con más de tres décadas de historia. "Los talleres, además del aprendizaje, destacan por una convivencia que nos da vida y sentido, pues además de ser una distracción, nos aporta habilidades y aprendizaje, así como bienestar para el cuerpo", comenta con sentimiento.

"Venir a El Bidón nos hace sentir más útiles mientras construimos amistades y tomamos un simple café en compañía", apunta. "Su pérdida supondría mucho más de lo que se imagina, ya que es un lugar irremplazable, donde centenares de personas acudimos motivadas", continúa. A su parecer, "los políticos no han tenido la suficiente sensibilidad para valorar esto".

Durante la concentración también se ha expuesto la situación similar en la Fundación de la Mujer y en los centros de envejecimiento activo, donde los monitores se encuentran con total incertidumbre sobre su futuro. 


 

Sobre el autor:

Carmen Marchena

C. Casanova

Periodista.

… saber más sobre el autor

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído