La creativa que volvió a Cádiz tras ser despedida durante la alarma para reivindicar el comercio local

Sonia Romero, hija del dueño del mítico establecimiento Deportes Romero, trabaja en un libro y cuatro vídeos con la técnica del 'poetry slam', con los que demanda más atención para los pequeños negocios

Alejandro, Sonia y Francisco Romero, de Deportes Romero, en la puerta de la tienda. FOTO: MANU GARCÍA
Alejandro, Sonia y Francisco Romero, de Deportes Romero, en la puerta de la tienda. FOTO: MANU GARCÍA

Sonia Romero salió de su Cádiz natal cuando cumplió 18 años, primero con destino a Sevilla, para estudiar la carrera de Publicidad y Relaciones Públicas, y luego a Madrid y Barcelona, donde trabajó en distintas agencias de publicidad. “Siempre he sido creativa, desde pequeña he escrito y me quise buscar la vida fuera”, cuenta, a pesar de que su padre la animó a quedarse en la capital gaditana. Su padre no es otro que Paco Romero, propietario de la exitosa tienda Deportes Romero, fallecido el pasado mes de julio, quien quería que se quedara. “No te vayas, que tienes un negocio”, le dijo, pero se fue, persiguiendo sus sueños.

Sonia fue despedida en pleno confinamiento. Después de cambiar Madrid por Barcelona tras más de una década en la capital madrileña, el coronavirus arrasó con su trayectoria dentro de una agencia que prescindió de ella en abril. Unas semanas después estaba de vuelta en casa, donde tras un periodo de reflexión, está dando forma a un proyecto que espera que vea pronto la luz. Quema es el nombre del libro que está terminando de escribir, que acompañará de varios vídeos con mensajes reivindicativos. El primero, llamado Se alquila, reivindica el comercio local, de cercanía, que tanto ha echado de menos y que está viendo languidecer tras su vuelta.

“Soy creativa y me dedico a la comunicación, por eso he lanzado el vídeo, que forma parte del libro que estoy escribiendo”, explica cuando atiende a lavozdelsur.es. “El libro tiene vídeos enlazados”, agrega. Un total de cuatro, dos centrados en la ciudad de Cádiz y otros dos de temática feminista. Sonia Romero profesa una disciplina llamada poetry slam, una poesía procedente de EEUU, “con mensaje social”, que además de escribirse se recita y que no es tan académica y sí más cercana. “El libro tiene bastante de eso”, dice.

https://www.youtube.com/watch?v=JaxlOTbl00c&feature=youtu.be&ab_channel=SoniaRomero

“Se alquilan casi 15 años de duro trabajo, las horas extra, las ganas, y lo que se puso de moda, ¿cómo era? Ah sí, emprender”, se puede escuchar al inicio del vídeo elaborado por la creativa gaditana, que reivindica el comercio local. “Es una pena que se pierdan los negocios de toda la vida”, agrega, “en ese calle —dice señalando una perpendicular al lugar de la entrevista— había muchas tiendas que ya no existen, me ha dado mucha pena”. La que fundó su padre hace más de 45 años, ahora en manos de sus hermanos Francisco y Alejandro, ha resistido el embate del virus, a duras penas. “Lleva muchos años abierta y teníamos un colchoncito, gracias a eso se ha sostenido, pero ese colchoncito ya no está”, exclama.

“Observamos y vemos lo que pasa pero si no decimos nada, si no actuamos, si no alzamos la voz, nada cambia”, reflexiona Sonia, quien quiere que su libro sirva como “esa voz que grita lo que pasa y una voz que no tiene miedo de decir lo que piensa. Igual que yo miles de personas se han dado cuenta de que hay tiendas cerradas, de que el negocio de al lado de su casa ya no está, pero siguen comprando en Amazon porque es fácil y rápido. Cuando realmente los que siempre han estado ahí han sido ellos, los pequeños comercios”.

Sonia Romero, durante la charla con lavozdelsur.es. FOTO: MANU GARCÍA

"Me daba mucha pena ver negocios de toda la vida que ya no iban a volver a estar. Por eso creo que ahora más que nunca hay que apoyarlos, comprar en el pequeño negocio. Porque ahora más que nunca lo necesitan”, añade. “Cuando volví después del confinamiento y vi tiendas cerradas me chocó”. Después de estar 15 años fuera de su tierra, y tras encadenar cuatro meses en Cádiz después de mucho tiempo, considera que “tenemos que valorar lo que tenemos, que es muy bonito. Ese pequeño comercio, gente que se cuida, donde todo es muy local. En otras ciudades no hay esa unión. Me estoy dando cuenta de cosas que antes no apreciaba y ahora las valoro más”.

Su despido y el confinamiento le han servido para reflexionar sobre su futuro. “Me tomé mal el despido, pero me duró un mes. Luego me pregunté si me hacía feliz. Tenemos que ser felices. Ahora estoy en un momento de mi vida en el que no sé qué hacer, pero este proyecto me está recompensando más a nivel personal que toda mi carrera en publicidad. Me siento más satisfecha”, cuenta Sonia Romero. “Me he llevado muchos años sin parar y ahora que me pauso, paro y observo, estoy sacando tiempo para todo eso. Ya encontraré algo”. Creatividad no le falta. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído