Los valores familiares del 'jinete Pikachu': "Ojalá mis hijos encuentren el significado de mi esfuerzo"

José Antonio García Mena es uno de los referentes de la doma clásica en España. Diploma olímpico en Tokio, protagonizó un momento viral en los Juegos. "No sería nadie sin mi equipo"

García Mena montando a Sorento.   LILY FORADO/COE
García Mena montando a Sorento. LILY FORADO/COE

Una imagen de José Antonio García Mena, diploma olímpico en Tokio, se convirtió en viral al finalizar su ejercicio de doma clásica. El jinete de Medina Sidonia sacó del bolsillo un pequeño muñeco de Pikachu, el icónico protagonista de la saga nipona de Pokémon. Lo llevaba como amuleto que le había dado su hijo antes de partir para Japón. También portaba una pulsera que le había regalado su hija. Y en ese momento deportivo tan importante, ante las televisiones de medio mundo, José Antonio tuvo un precioso gesto hacia sus hijos, de los que llevaba más de un mes distanciado por la preparación olímpica.  

El jinete asidonense, mostrando a Pikachu.
El jinete asidonense, mostrando a Pikachu.

"Ellos son todavía pequeños y tal vez no se han dado cuenta. En ese momento de tanta alegría para mí, me acordé de ellos y espero que algún día encuentren el significado a los motivos por los que paso tanto tiempo fuera de casa. Hasta llegar a los Juegos Olímpicos he llevado un largo camino de esfuerzo y sacrificio con la intención de estar a la altura en un momento así", cuenta García Mena a lavozdelsur.es.

"Hay mucha gente sacrificándose detrás para que ocurran luego las cosas"

El jinete asidonense, que esta semana ha recibido el calor de su pueblo en un emotivo homenaje por su buen hacer en Tokio, valora enormemente a la familia y a su equipo de trabajo. Lejos de ser protagonista, al entrar en su página web son sus padres y sus colaboradores directos los que centran la atención. "Para mí es fundamental estar rodeado de un buen equipo. En el momento de lucir el trabajo, somos el caballo y yo los que estamos en escena, pero hay mucha gente sacrificándose detrás para que eso pase. Cuento con un gran equipo humano y gracias a esas personas ocurren luego las cosas".

José Antonio García Mena, en Medina Sidonia
García Mena, en el homenaje que le ha rendido Medina Sidonia.

Por encima de los resultados, García Mena valora a la gente. Unos valores que no siempre se encuentran en el mundo del deporte. "Independientemente del trabajo, de si cuentas con un caballo mejor o peor o tienes más o menos talento, lo más importante son las personas que están contigo. Hay veces que un año olímpico te pilla con un buen caballo y es posible estar, pero en otras ocasiones tienes que llevarte un tiempo hasta que encuentres otro caballo. Se pasan momentos arriba, pero también muchos abajo, y, en cada momento, es necesario contar con tu gente", destaca.

La guinda a una trayectoria impresionante

La trayectoria de José Antonio García Mena en la hípica es sencillamente sobresaliente. Campeón de España absoluto y de la Copa del Rey en tres ocasiones, suma dos oros en el Critérium Nacional y cuatro preseas doradas en el Campeonato de España de caballos jóvenes. Su palmarés también cuenta con tres Campeonatos de Andalucía absolutos y un primer puesto en el Campeonato de Andalucía de caballos jóvenes. Hasta en seis ocasiones ha ganado el GP de Sicab y ha participado con España en Juegos Ecuestres Mundiales, campeonatos del mundo, de Europa y en la Copa de Naciones.

"Hemos vivido los Juegos Olímpicos con mucha pasión e intensidad"

Lo único que le faltaba a su extenso palmarés era una participación con los Juegos Olímpicos. Una espinita que se quitó, con buena nota, en Tokio. "Me quedaba esa asignatura pendiente. Los años olímpicos son complicados. A veces hemos tenido un buen caballo y se ha lesionado o se ha vendido. Este año hemos podido competir y ha sido algo muy soñado y querido. Lo hemos vivido con mucha pasión, como tiene que ser una cosa así tras haber estado en muchos sitios. Me ha llegado en un momento con madurez. Uno va acumulando un poco de experiencia, que te permite vivir todo con más intensidad". 

José Antonio García Mena y Divina Royal
Con Divina Royal, en Tokio.   LILY FORADO/COE

La hípica es uno de esos deportes minoritarios que tantas veces queda eclipsado de manera injusta. Desconocidas para el gran público son muchas de las interioridades del mundo ecuestre. El desplazamiento de los caballos para cada competición tiene una logística previa importante. A finales de mes, García Mena estará en Alemania para participar en el Campeonato de Europa y la Copa de Naciones.

El viaje se realiza en varias etapas. Nada está dejado a la improvisación y previamente se gestionan las cuadras en las que descansarán los equinos durante su transporte. Durante el día se viaja y por las noches descansan. Cada desplazamiento se realiza en tres o cuatro días. Y al llegar al destino, la competición se va preparando poco a poco para que tanto jinete como caballos vayan tomando el pulso y administrando los esfuerzos.

José Antonio mima al máximo cada detalle relacionado con sus caballos. Entrena a diario y cuida al máximo a su gente. Disfruta de su pasión y no se olvida de la fuerza de la familia y el poder de los Pokémon.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído