Mila Cuevas, la mujer más fuerte de Europa y una luchadora contra el Crohn: "El powerlifting ha sido mi tabla de salvación"

La portuense, doble campeona continental, ha encontrado en su deporte una ayuda importante para convivir con la enfermedad crónica que padece

Mila Cuevas, levantando unas pesas en su casa.
Mila Cuevas, levantando unas pesas en su casa. MANU GARCÍA

La mujer más fuerte de Europa nació y vive en El Puerto de Santa María. Mila Cuevas es la doble campeona continental de powerlifting. ¿Eso qué es? La pregunta se la hacen continuamente cada vez que menciona la modalidad deportiva que practica. El powerlifting, primo hermano de la halterofilia, consiste en levantar el mayor peso posible mediante tres movimientos básicos: peso muerto, sentadilla y press de banca.   

Mila, mostrando sus medallas.
Mila, mostrando sus medallas.   MANU GARCÍA

Nada más y nada menos que 197,5 kilos logró levantar Mila en peso muerto. ¡197,5 kilos! Una cifra impresionante —imposible dejar de imaginar el peso levantado— que le valió recientemente el Campeonato de Europa. Pero si fuerza tiene en los brazos, más energía sale de su interior para luchar contra la invisibilidad de su deporte y la enfermedad de Crohn que padece desde hace tres años.

Una afección agresiva que la tuvo contra las cuerdas. Perdió 15 kilos y casi no lo cuenta. Pero lejos de rendirse, Mila ha encontrado en el powerlifting un refugio para cuidar su salud física y mental. Si tengo un día de mierda, toco la barra y me cambia el humor. Empiezo a calentar, a levantar kilos y me relajo. Soy otra, diferente. Mi deporte me quita muchas cosas de la cabeza". 

Una campeona exprés

Los éxitos de Mila son los de una campeona exprés. Ha practicado deporte toda la vida, pero nunca se había metido de lleno en la competición hasta que hace tres años acabó en el crossfit. "Una vez ahí, mi entrenador me dijo que probara con el powerlifting. Me ponía a levantar pesas y no me costaba. Levantaba una detrás de otra". Tras cinco semanas de entrenamiento, la portuense se presentó en el Campeonato de España. Resultado final: victoria. Veni, vidi, vici

La portuense, entrenando en su particular gimnasio.
La portuense, entrenando en su particular gimnasio.   MANU GARCÍA

Luego llegaría el parón forzoso por esa enfermedad crónica que ya es una compañera más de viaje. Aunque es un tema que le resta a nivel competitivo, la portuense prefiere ser positiva. "Es una enfermedad muy agresiva y para toda la vida. Es muy complicada, ya que te dan brotes, te afecta a las articulaciones y puedes desarrollar artritis o dermatitis por muchas partes del cuerpo. Me pasó esto, pero también encontré al powerlifting, que para mí ha sido una tabla de salvación. Si no llego a estar metida en este deporte, estaría en mi casa en un sillón, sin moverme y con 20 kilos más o 20 menos. La enfermedad me ha dado otra visión de la vida y con mi deporte puedo afrontarla de otra manera". 

"La enfermedad me ha dado otra visión de la vida y con mi deporte puedo afrontarla de otra manera"

Tras un año y medio sin poder entrenar, su regreso fue por todo lo alto: medalla de plata en el Andaluz, segunda en la Copa de España y campeona de Europa por primera vez el año pasado. Un título que ha renovado con el triunfo referido al inicio. Un palmarés extraordinario en la corta trayectoria deportiva de Mila. Y todo lo conquistado ha sido gracias a su tesón y constancia.

Sin lugares para entrenar y sin ninguna ayuda institucional

Subvenciones y ayudas económicas no tiene ninguna. Tampoco cuenta con una instalación en la que poder practicar su deporte. En todo El Puerto no hay un gimnasio que esté adecuado para ella y tiene que competir con un club malagueño de Alhaurín de la Torre por la falta de entidades en la provincia. "Los gimnasios normales no te quieren porque dicen que coges muchas pesas y una barra para ti. Y tampoco quieres que des golpes, que no levantes la barra. Así es imposible. Además, si me dan un golpe levantando 185 kilos, me parten por la mitad. Alguien debería plantearse abrir un gimnasio para gente que entrena fuerza", relata la deportista. 

MILA CUEVAS 8
Mila graba sus sesiones de entrenamiento.   MANU GARCÍA

Sin sitio para entrenar, Cuevas ha tenido que improvisar un gimnasio en su propia casa. "Y menos mal que vivo en un adosado. De vivir en un piso, hubiera sido imposible", cuenta. Ha tenido que realizar una inversión importante para comprarse todo el material. Es el precio que tiene que pagar una bicampeona de Europa. Y cuando consiga un gran resultado en el Campeonato del Mundo que se disputará en Suecia el próximo mes de septiembre, a buen seguro que muchos aparecen para la foto. 

"Los gimnasios normales no te quieren porque dicen que coges muchas pesas y una barra para ti"

Con el Mundial ya sueña ilusionada. Un total de 1.060 deportistas participarán en lo que será un auténtico espectáculo. "Va a ser la leche y estoy deseando verme allí. Soy muy novata en estas cosas de alto nivel, pero voy a intentar hacer el mejor papel. Perder no voy a perder nada. Voy sin presión. Será mi primera vez en un Mundial, en un sitio tan grande y con televisión extranjera. En España, el powerlifting es desconocido, pero es un deporte muy practicado en países como Estados Unidos, Alemania, Suiza o Inglaterra. En el Mundial habrá cada bestia parda...". 

La gente, la misma que le pregunta "powerlifting, ¿eso qué es?", le dice que está loca, que cualquier día se va a partir por la mitad, que levantar tanto peso no tiene que ser sano. Pero Mila se siente y ve saludable. Trabaja todos los días ocho horas en una oficina y entrena a diario haga calor, frío o llueva. Tiene que pagar un precio muy alto por competir, pero más grande es la satisfacción personal de la mujer más fuerte de Europa.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído