En el dojo de un maestro internacional del aikido en Puerto Real: “Era mi sueño desde pequeño”

Iván Rigual, sexto dan formado profesionalmente en Japón, lleva más de 30 años practicando las técnicas de este arte marcial que enseña en un espacio de la avenida Pintor Eiriz desde 2020

Iván Rigual, sexto dan formado profesionalmente en Japón, en el centro cultural y deportivo japonés Isshin de Puerto Real.
Iván Rigual, sexto dan formado profesionalmente en Japón, en el centro cultural y deportivo japonés Isshin de Puerto Real. MANU GARCÍA

“Onegaeshi masu”. Es el saludo inicial de la clase de aikido que acaba de empezar en un dojo de Puerto Real. Un grupo de adolescentes realizan técnicas básicas en el centro cultural y deportivo japonés Isshin. Entre derribos e inmovilizaciones, un sensei (maestro) trasmite una calma abrumadora mientras da instrucciones. Eleva sus brazos y se desliza suavemente. Impera la paz en medio del caos. “Si fuera un deporte de combate la filosofía cambia, en un arte marcial el esfuerzo y mejorar como persona es la verdadera vía”.

La voz de Iván Rigual Sarria, de 43 años, se alza en medio del ruido que invade la sala cada vez que un alumno cae al suelo. Nacido en Ceuta, pero criado en La Villa, este apasionado de la cultura japonesa es toda una eminencia en el mundo del aikido. Un arte marcial que descubrió a través del cine y del que no se ha separado desde que decidió convertirlo en su profesión.

Iván practicando aikido en su centro.
Iván practicando aikido en su centro.  MANU GARCÍA

“Con 18 años me fui a París con un maestro francés, yo sentía que quería aprender cada vez más”, cuenta a lavozdelsur.es mientras los alumnos practican distintos movimientos a su alrededor. A los 23, sin pensarlo dos veces, Iván estaba haciendo las maletas para mudarse a Japón, “a la cuna” de este arte marcial.

“Practicábamos casi todos los días de tres a cinco horas”

Fascinado por este deporte, ingresó en la sede central donde se fundó el aikido, en Tokio, donde estuvo viviendo 10 años de su vida entregado a su pasión. “Practicábamos casi todos los días de tres a cinco horas”, recuerda el sensei que pronto empezó a dar clases de aikido en colegios internacionales, en inglés, mientras se formaba.

Técnicas de aikido con adultos en Puerto Real.
Técnicas de aikido con adultos en Puerto Real. MANU GARCÍA

Con el tiempo, Iván se hizo un nombre a nivel profesional y comenzó a viajar por el mundo con los mejores maestros, hasta llegar a ser sexto dan, un nivel muy superior para su edad -solo existen dos rangos por encima.

Su dedicación le ha llevado a lo más alto siendo uno de los pocos españoles que pueden otorgar la titulación requerida para enseñar, reconocida por la Federación Internacional de Aikido. “Me invitan a Paris o a Tokio para dar cursos”, cuenta con las fotografías de los maestros al fondo.

“Mi sueño desde pequeño era montar mi propio dojo”

Cuando regresó a su tierra en 2012, el ceutí deseaba “transmitir la pasión que yo tenía hacia esta cultura”. Así, comenzó a dar clases a personas de todas las edades en el pabellón municipal de Puerto Real.

Iván durante la entrevista en el dojo puertorrealeño.
Iván durante la entrevista en el dojo puertorrealeño. MANU GARCÍA
Práctica de aikido en el dojo de Iván.
Práctica de aikido en el dojo del sensei Iván. MANU GARCÍA

Iván se había traído de Tokio un Daruma, un buda al que, según la tradición, cuando alguien tiene un objetivo debe marcar un ojo y hacer lo mismo con el otro en caso de que lo cumpla. “Mi sueño desde pequeño era montar mi propio dojo y lo cumplí”, comenta el maestro que completó la figura en 2020, en pleno confinamiento, cuando abrió el centro para sobrevivir al cierre de la instalación municipal por la pandemia.

“Me quedé sin sitio y durante unos meses estuve dándolas en Las Canteras, al aire libre”, explica sujetando el pequeño buda rojo. Al espacio lo bautizó Isshin, que significa “un solo espíritu”, y arrancó el proyecto con ilusión. La misma que quiere transmitir a las personas que practican en el dojo, desde 4 años hasta adultos.

El maestro enseña el Daruma.
El maestro enseña el Daruma. MANU GARCÍA

Una tarde cualquiera algunos jóvenes han logrado pasar de nivel y recogen sus diplomas y cinturones correspondientes. “El aikido es el único arte marcial donde no hay competición, hay que encontrar la motivación, pequeños objetivos para seguir adelante”, comenta Iván mientras muestra algunos recuerdos como el reconocimiento de su asociación que le envió la embajada japonesa.

Entrega de diplomas.
Entrega de diplomas. MANU GARCÍA
Un alumno recoge su diploma en el dojo.
Un alumno recoge su diploma en el dojo. MANU GARCÍA

El aikido se rige por las técnicas de defensa –“no se busca atacar”- aunque al principio “ante el enfrentamiento todos sentimos miedo”. Para el ceutí la clave está en practicar para que el movimiento sea natural.

Además del aikido, la asociación se dedica a divulgar los entresijos de la cultura japonesa. Ofrece clases de japonés -idioma que Iván domina y que ha enseñado en la Universidad de Cádiz en alguna ocasión- y kárate.

Un momento de la clase de Iván a los adolescentes.
Un momento de la clase de Iván a los adolescentes. MANU GARCÍA
Los alumnos practicando en parejas.
Los alumnos practicando aikido por parejas. MANU GARCÍA
Clase de aikido en el dojo de Puerto Real.
Clase de aikido en el dojo de Puerto Real. MANU GARCÍA

También participa en eventos relacionados con Japón como los festivales manga de la provincia de Cádiz. “Enseñamos cómo ponerse un kimono, tocar tambores o la caligrafía”, explica.

Qué tendrá Japón que a todo el mundo embelesa. Cada vez son más las personas que se sienten atraídas por el país nipón. A este centro asisten más de 150 procedentes de Puerto Real y otras ciudades. Ante la acogida de su iniciativa, Iván se plantea abrir otro centro “el doble de grande” para seguir dando a conocer el respeto, la disciplina y los valores de este arte marcial.

Sobre el autor:

Patricia Merello

Titulada en Doble Grado en Periodismo y Comunicación audiovisual por la Universidad de Sevilla y máster en Periodismo Multimedia por la Universidad Complutense de Madrid. Mis primeras idas y venidas a la redacción comenzaron como becaria en el Diario de Cádiz. En Sevilla, fui redactora de la revista digital de la Fundación Audiovisual de Andalucía y en el blog de la ONGD Tetoca Actuar, mientras que en Madrid aprendí en el departamento de televisión de la Agencia EFE. Al regresar, hice piezas para Onda Cádiz, estuve en la Agencia EFE de Sevilla y elaboré algún que otro informativo en Radio Puerto. He publicado el libro de investigación 'La huella del esperanto en los medios periodísticos', tema que también he plasmado en una revista académica, en un reportaje multimedia y en un blog. 

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios (3)

FRANCISCO Hace 1 mes
Mis Felicitaciones Maestro, desde una localidad cercana al DOJO.¡¡OSS!!
Hernán Hace 1 mes
Gracias Iván sensei por transmitir el Aikido en España de la forma en que lo haces. Muchos éxitos por venir! Domo arigato gozaimasu
Hernán Hace 1 mes
Gracias Iván sensei por transmitir el Aikido en España de la forma en que lo haces. Muchos éxitos por venir! Domo arigato gozaimasu.
Ahora en portada
Lo más leído