Visualizar, sentir y comprender las alegorías a la muerte como un artista más

El interior de la mezquita del Alcázar, en una imagen de archivo. FOTO: MANU GARCÍA
El interior de la mezquita del Alcázar, en una imagen de archivo. FOTO: MANU GARCÍA

La muerte es una realidad ineludible que a cualquier ser vivo, más tarde o más temprano, le llegará. Es un estado y al mismo tiempo no es nada. Las referencias a ese destino final que nos une son constantes en el mundo del arte. Sin embargo, conocerlas y visualizarlas no es lo mismo que sentirlas y comprenderlas tal y como sus creadores las concibieron. David Saborido lleva 18 años tratando de mostrar algo más allá de conocimientos en historia del arte o de cultura general. "Mucha gente conoce pinturas sobre la muerte, puede hablar de sus obras y de sus pintores, pero no sabe cómo se hizo o cuáles son los secretos que esconde", dice visiblemente entregado. Este artista plástico jerezano, que se licenció en Bellas Artes por la Universidad de Barcelona hace ya casi dos décadas, quiere mostrar qué hay más allá de una simple referencia a la muerte en el arte.

"El arte no es un PDF ni un libro, el arte es algo que va más allá y muchas veces se queda a la sombra de un texto", confiesa. "Desde que me licencié en Barcelona ya quería compartir y enseñar a las personas en qué consiste esto del arte". No lo dice un especialista más, lo dice un artista plástico con bastantes años de experiencia que no solo crea, sino que estudia y está en constante aprendizaje y desarrollo personal. "Mis profesores me dijeron: aprende, estudia, aprende...". Desde hace ya seis años lidera el taller de emociones Aprender a visualizar y sentir el arte y cada miércoles por la tarde hace lo propio en Alfredo Café Copas. Además, el artista viaja varias veces al año por otras ciudades europeas para, en compañía de otros especialistas, como el arqueólogo Luis Cobos, ayudar a comprender qué hay detrás de una obra.

En esta ocasión acude a la mágica mezquita del Alcázar para que decenas de jerezanos se acerquen a sentir lo que subyace a una obra artística cuya temática sea la muerte. Dentro del ciclo de conferencias Jerez de muerte, que en su segunda edición vuelve a tratar de aprovechar el mes tradicionalmente de los difuntos para acercar parte del rico patrimonio y de la historia del arte, Saborido es uno de los ponentes participantes, aunque en su caso con un taller práctico.

David Saborido explica en la mezquita del Alcázar cómo aprender a sentir el arte. FOTO: MANU GARCÍA.

Con la ayuda de una enorme pantalla, David impartirá un taller "didáctico y entretenido" en el que mostrará imágenes de cuadros muy importantes donde se ha representado la obra, contextualizarla y "meter a las personas dentro del cuadro independientemente de que lo haya pintado Velázquez, Goya o cualquier otro pintor". "Se trata de observar", dice. Observar la composición, la proporción, la armonía, los contrastes, qué tipo de pincel se usó o preguntarse "por qué ha colocado la calavera aquí o allí en función de qué artista lo pintó o lo esculpió".

Pero, ¿cómo se llega a entender o sentir una alegoría a la muerte? "Mi lenguaje es la experimentación, es hablarme a mí mismo a través de la pintura para que las personas que conecten con mi lenguaje clásico encuentren algo", se sincera. "De ahí nace la necesidad de intentar compartir los conocimientos que he adquirido, la plástica, la ciencia del color y la composición, con los demás".

"Si existe un buen cuadro, existe un mal cuadro. En el arte no todo vale, el arte es una ciencia también" asegura. El trabajo de David Saborido en la mezquita consistirá precisamente en hacer una representación de las obras más importantes que han representado a la muerte y hablar sobre ello. "a partir del siglo XIII se representan muchas obras en Europa Occidental la verdad de la vida, donde retratan la muerte; quiero contextualizar esa realidad para meter a las personas dentro del cuadro".

'El triunfo de la muerte', de Brueghel el Viejo, una de las obras que analizará Saborido.

David lamenta, sin embargo, lo cerrado que es el mundo del arte, que parece quedar para "cuatros entendidos, cuatro críticos y cuatros artistas de élite" que pueden llegar a ser percibidos para la gente de la calle como 'Einstein'. Algunas de las obras de las que se hablarán serán Las visiones más allá de El Bosco, que representa "la vida y la muerte y la vida más allá de la muerte" o El Triunfo de la Muerte, de Brueghel el Viejo. Obras, que según David, conoce de qué tratan todo el mundo. "Lo que no sabe la gente, sin embargo, es por qué Brueghel el Viejo coloca el carro a la derecha y no a la izquierda, por qué esta línea está más difuminada que otra o qué interés tiene en levantar la espada":

"Pienso que el arte tiene una ciencia, una manera de realizarse que se puede acerar al gran público de forma didáctica". Es lo que intentará, una vez más, este fin de semana y lo que lleva haciendo durante años: hacer accesibles los enigmas que esconde el arte desde su propia creación.

El taller La muerte: una visión en el Arte se celebra este sábado 3 de noviembre a las 11h en la Mezquita del Alcázar, tiene un precio de 5 euros y requiere la realización de reserva a través del correo [email protected] o en el teléfono 696 056 864. Se incluye dentro del programa de actividades de Jerez de muerte: Una visión de la muerte en la historia y el arte de la ciudad, que puede consultarse completo aquí.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído