'Urban Sketchers' confinados: "Es casi viajar"

lavozdelsur.es reúne a cinco miembros de la comunidad andaluza de dibujantes urbanos, profesionales o aficionados, y cuentan cómo sana el arte y qué correrán a pintar tal como llegue la 'nueva normalidad'

Las tiras del día a día de Fernando Álvarez.
Las tiras del día a día de Fernando Álvarez.

Una comunidad global de dibujantes urbanos profesionales o aficionados plasman su entorno al natural y luego comparten sus creaciones en las redes. Donde les pilla, dibujan sin parar. En los últimos casi dos meses, han tenido que hacerlo forzosamente en casa, confinados para esquivar la pandemia. No les ha importado lo más mínimo: detalles mínimos del día a día o viajes virtuales a grandes escenarios urbanos o naturales han sido fuente de inspiración para plasmar sus pequeñas grandes obras.

Se hacen llamar Urban Sketchers, movimiento surgido en 2007 de la mano del periodista afincado en Seattle Gabriel Campanario, y desde hace años pega fuerte en Andalucía con un grupo de adeptos cada vez más numeroso. lavozdelsur.es ha reunido a cinco de estos dibujantes urbanos andaluces, con sus obras hiperrealistas o sus dibujos en los huesos, y les ha hecho varias preguntas comunes. ¿Cómo es dibujar en esta realidad de confinamiento; el arte sana, ayuda a escapar de la a veces claustrofóbica cuarentena; qué es lo primer que pintarán en la nueva normalidad?

F. Javier López Delgado. 65 años. El Puerto de Santa María. Técnico frigorista de profesión, actualmente jubilado. 

El dibujo ha formado parte de mi vida desde mis primeros recuerdos... Dibujar estos dos últimos meses ha sido un poco traumático, ya que lo que me gusta es dibujar al natural. He seguido algunas propuestas de acuarelistas con fotografías. Los temas relacionados con la pandemia no me resultan atractivos...

Lo primero que me gustaría dibujar cuando salga es algún paisaje urbano lleno de vida. Creo que los que tenemos la sensibilidad de pintar y sentir emoción ante el arte somos unos afortunados. Es un gran aliciente para que este encierro sea menos duro.

Paisaje de

Rafael Llácer Pantión. 60 años. Sevilla. Aparejador en excedencia del Ayuntamiento de Sevilla, geógrafo y en la actualidad profesor de Universidad.

Siempre he dibujado, pero desde que descubrí este movimiento dibujo de otro modo. Observo la realidad cotidiana de una manera más pausada, descubriendo que la belleza está en cualquier escena. Desde el paisaje natural hasta la escena urbana o el detalle de un interior. ¿Cómo es dibujar esta realidad que vivimos desde hace casi dos meses? Pues la realidad a dibujar en estas circunstancias me la han recortado muchísimo. Consiste en el interior de tu vivienda, los objetos… o lo que ves desde tu ventana o terraza. Yo personalmente no lo llevo muy bien. He dibujado muy poco. Soy más de paisajes y escenas de la ciudad.

¿Qué es lo primero que te gustaría dibujar cuando salgamos al aire libre? Volver a la Punta de San Felipe de Cádiz para, mientras siento el aire y el olor del mar, dibujar la ciudad. Y después darle un fuerte abrazo a todos los amigos con los que comparto esta afición. ¿El arte en general, y la ilustración o la pintura, son también grandes alicientes para niños y mayores para escapar del rigor (o la claustrofobia) de la cuarentena? No cabe duda. Un papel, un rotulador y unos lápices de colores se convierten hoy, frente a este mundo digital que nos desborda, en algo “mágico”. Lo he experimentado muchas veces cuando te pones a dibujar con niños, y no tan niños. El poder de la sencillez de dibujar a mano, sin depender de ninguna tecnología.

Paisaje urbano desde el balcón, por Rafael Llácer.

Víctor Aguilar. 57 años. Sevilla.

Empecé a dibujar y pintar en 2004 y me uní en 2012 a los Urban Sketchers o Dibujantes Urbanos. Lo que yo estoy haciendo, básicamente, es dibujar en encuentros virtuales donde vamos a alguna ciudad de todo el mundo. Uso Street View de Google Maps u otra aplicación con vistas de 360 grados. También he hecho algún retrato solidario en homenaje a nuestro personal sanitario.

Homenaje al personal sanitario de Víctor Aguilar.

¿Qué es lo primero que te gustaría dibujar cuando salgamos al aire libre? No sé. El mero hecho de salir a la naturaleza ya sería una motivación. Tengo ganas de ir a la plaza de algun pueblito y echar un dibujo tranquilamente con una cervecita en la mano. ¿El arte, el dibujo, es válvula de escape? Pues sí. A mí me sirve mucho. Mientras dibujas no estas preocupado por nada, solo piensas en el dibujo. Es una especie de meditación.

Pilar González García-Mier. 55 años. Jerez. Pintora y diseñadora gráfico.

Dibujar durante lo que vivimos supone una gran ayuda para expresar nuestros deseos e inquietudes y además con las redes sociales los Sketchers seguimos conectados haciendo quedadas virtuales y compartiendo los dibujos. Lo primero que me gustaría dibujar es gente en la calle, en terrazas y bares, disfrutando juntos.

El arte, sin duda, es una gran ayuda para todos en cualquier circunstancia; cuando dibujas un lugar te metes en él, lo observas y estudias en sus proporciones y detalles y te trasladas al lugar, es casi viajar. Por ello en estos momentos es aún mas necesario.

Fernando Álvarez Fernández. 54 años. Jerezano residiendo en Algodonales. Arquitecto Técnico e Ingeniero de la edificación. Trabaja como Arquitecto Municipal en el Ayuntamiento de Grazalema. 

Los estudios primarios los compagine con el dibujo y la pintura, ya de pequeño mis padres vieron mi potencial innato del dibujo y las manualidades apostando por ponerme junto a dos maestros pintores jerezanos uno autodidacta como Agustín Pérez, del barrio de San Mateo, y otro Sebastián Puerto, amigo de la familia. 

Cuando comencé los estudios de Delineación en Mundo Nuevo alargaba mis tardes asistiendo a la Escuela de Artes y Oficios de Jerez en la calle Porvera cursando dibujo artístico por libre en el plan antiguo de 1910 con los profesores Manolo Prieto y Muñoz Cebrián, que por aquellos entonces era un lujo conocerlos. Después de un largo tiempo retomo el dibujo conociendo el movimiento de los dibujantes urbanos o Urban Sketchers, y desde entonces no he parado. He colaborado como ilustrador en ediciones de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía Payoyas y Merinas Ganaderos en la Reserva y Alguien tenía que contarlo; autoediciones como El libro Ilustrado de la Muela y Juan Sebastián de El Cano, dibujantes a bordo. Actualmente estoy inmerso en otra publicación que pronto verá la luz.  

Vida en la calle.

En estos momentos me siento una de las personas más afortunadas ya que tengo la suerte y el privilegio de vivir confinado en el campo, precisamente en un olivar a un par de kilómetros de la localidad de Algodonales con unas vistas que hacen más llevadera esta situación extraña. Mientras dibujamos, ya que Carmen, mi esposa, también dibuja, desde nuestro estudio cuando comienza el ocaso y ajeno a la lejanía de los aplausos de las ocho nuestro ritual es ver el infinito y los atardeceres a los cuales brindamos con nuestros lápices y dibujos a las personas que en estos días no están, y más especialmente a Charo, mi madre, que nos ha dejado días atrás en este paréntesis de la vida sin poder decirle adiós o un hasta luego (aquí mi homenaje).

Uno espera tener todo el tiempo del mundo para invertirlo en la afición de cada uno, en mi caso dibujar, al principio me quedé bloqueado y fue a la semana siguiente que empecé a dejar constancia mediante ilustraciones a modo de cómic de pequeños fragmentos de lo que vivía día a día. Desde el teletrabajo hasta los paseos junto a mi mujer y mis dos perros, Snoopy y Mía, o incluso los momentos de ejercicio obligado.

Los dibujantes, como cualquier otro colectivo, hemos tenido multitud de iniciativas desde distintos puntos de la geografía española y partes del mundo, hashtag como #dibujatucasa #QuieroEstarContigo #athome a propuestas de encuentros virtuales visitando distintas ciudades a través de Google Street View, #virtualsketch, retratos solidarios a personal de hospitales #retratosolidario y dibujos desde mi balcón o terraza, han sido las propuestas.

¿Qué es lo primero que te gustaría dibujar cuando salgamos al aire libre? La verdad que estoy hecho un lio dado que la libertad anterior no me exigía el esfuerzo de pensar que debía o no dibujar, pero seguramente será aprovechar la visita a Jerez para ver a mi padre y luego pasear por el centro histórico que tanto me gusta dibujar. Evidentemente, el arte para el que lo practica es una buena salida dado que deja la mente libre de malos pensamientos y alejados del mal uso que hacemos de la tecnología y redes sociales. De hecho, la escena en estos días de familias es la de niños dibujando alrededor de una mesa llena de lápices y pinturas. El dibujo lo relegamos a la niñez dado que en algún momento de nuestras vidas dejamos de dibujar para hacer tareas de “mayores”, trasladando el dibujo a una etapa de infancia y relacionado con esta. Cuando se acerca espectadores a nuestros encuentros en la calle la frase típica es “Yo no sé dibujar, lo dejé de niño” no siendo cierto. TOMEMOS EL DIBUJO COMO UNA MANERA DE OBSERVAR LOS QUE NOS RODEA y te hará más feliz. 

Desde aquí invitar a todos a que nos visiten en Facebook a la página de dibujo que se creó hace ya tiempo y donde exponemos de manera altruista nuestros dibujos, el grupo de Jerez “Xerez Sketchers.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído