Un paseo virtual por la Sevilla de Bécquer para sobrellevar el confinamiento

El Ayuntamiento de Sevilla elabora un vídeo en el que muestra los rincones en los que los hermanos Gustavo Adolfo y Valeriano reflejaron sus expresiones artísticas

Captura de pantalla 2020-03-25 a las 8.51.32
Captura de pantalla 2020-03-25 a las 8.51.32

En muchos rincones de Sevilla se respira la ciudad romántica que reflejaron los hermanos Gustavo Adolfo y Valeriano Bécquer en sus expresiones artísticas. En el 150 aniversario de su muerte, el Ayuntamiento de Sevilla propone una ruta virtual para recorrer y redescubrir lugares vinculados a estos dos sevillanos ilustres.

El vídeo que acompaña la información comienza la ruta en el número 9 de la calle Ancha (hoy número 28 de Conde de Barajas), donde vino al mundo el poeta Gustavo Adolfo Bécquer el 17 de febrero de 1836. La parroquia de San Lorenzo es el segundo punto de este itinerario, templo en el que fue bautizado el poeta pocos días después de su nacimiento como Gustavo Adolfo, nombre de un rey sueco. Y es que su padre, don José, descendiente de una familia noble de comerciantes flamencos, quiso dar a sus hijos nombres de emperadores y reyes.

Ambos hermanos vivieron en la calle Mendoza Ríos a partir de 1852, otro de los puntos en el que se detiene el vídeo. Este fue el último domicilio de Gustavo Adolfo en Sevilla antes de partir a Madrid en el otoño de 1854. En el Museo de Bellas Artes, parada obligatoria en este recorrido, se muestra el conocido retrato que Valeriano realizó de su hermano menor. Sin duda, se trata de la imagen más conocida del poeta que, incluso, ilustró el billete de cien pesetas. El Convento de Santa Inés, en la calle Doña María Coronel, fue lugar de inspiración para Gustavo Adolfo, que inmortalizó en una de sus míticas leyendas, ‘Maese Pérez, el organista’, el órgano del convento, uno de los más antiguos de la ciudad.

El Parque de María Luisa acoge otro de los lugares más emblemáticos de la Sevilla de los Bécquer, la glorieta dedicada al poeta y escritor, cuya construcción fue impulsada por los hermanos Álvarez Quintero en 1910, al igual que Casa Fabiola. Allí, a través de la Donación de Arte Mariano Bellver, que alberga una gran colección de pintura romántica y costumbrista, el espectador puede conocer varias obras de Valeriano Bécquer, como ‘Sarao’ o ‘Bandoleros’, además de algunos cuadros de su padre: Partida de naipes, Escena de gitana y bandolero y El lazarillo, que retratan escenas típicamente sevillanas.

Tampoco podía faltar en este recorrido el Panteón de los Sevillanos Ilustres, en la iglesia de la Anunciación, donde descansan los restos de Gustavo Adolfo y Valeriano, que fueron trasladados desde Madrid, lugar en el que ambos fallecieron, en 1913.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído