javierfergo_molla_01.jpg
javierfergo_molla_01.jpg

El representante del Ayuntamiento, Paco Camas, abrió la sesión reconociendo la envidia que siente todo amante de la literatura ante un escritor como Luis Mollá, no sólo por escribir libros sobre aventuras y tramas de marinos, sino también por haberlas vivido, por haber recorrido los mismos escenarios que aparecen en sus obras. Luego, realizó un esbozo literario del escritor: ha publicado nueve novelas, entre ellas El veneno del escorpión o La tumba de Tautira. Y ha obtenido por dos veces el prestigioso Premio Nostromo de Narrativa Marítima y el Premio Virgen del Carmen que otorga la Armada.

La presentación corrió a cargo del almirante de la Armada Francisco Javier Franco Suanzes, que comenzó aportando los datos profesionales del autor: Luis Mollá, natural de Tarifa, es capitán de navío de la Armada, especialista en comunicaciones navales, diplomado del Estado Mayor y en comunicación social. Como piloto naval su vida profesional ha transcurrido principalmente en la Base Naval de Rota. Ha sido piloto de helicópteros de la quinta escuadrilla, profesor a bordo del buque-escuela Juan Sebastián Elcano, jefe de operaciones del Estado Mayor del Grupo de Combate y comandante del patrullero Cormorán y del buque de buceadores Poseidón. Antes de pasar a la situación de reserva en 2013, Luis ha ocupado diferentes destinos en la OTAN en Italia, Francia y Holanda.

La presentación de la novela El cebo transcurrió en forma de diálogo. El almirante Francisco Javier fue guiando al autor con sus preguntas, todas formuladas desde una lectura atenta del libro y un pertinente poso de conocimientos, tanto técnicos, dado su oficio, como de carácter histórico. La presentación destacó por su narración precisa y fluida y por la gran cantidad de datos técnicos y relatos históricos que nos aportaron. El presentador y el autor nos contagiaron su entusiasmo por el mar con un estilo divulgativo, ameno y riguroso al mismo tiempo. Incluso hubo una proyección final con imágenes y textos relacionados con el contexto histórico de la novela.

Lo primero que surgió en el diálogo fue la capacidad de trabajo y organización que es necesario poseer para hacer compatible la labor diaria en la Armada y la escritura. Luis Mollá nos aclaró que durante las maniobras y las operaciones en el mar era prácticamente imposible escribir. Sin embargo, en la fase de su trabajo de oficina, los últimos años, sí conseguía dedicar tiempo todos los días a sus textos. Además, duerme poco. Cuando estaba en activo solía levantarse sobre las 5 de la mañana para escribir durante un buen rato antes de ir a trabajar. También resaltó la formación humanista recibida en la escuela, lo que ha empujado a muchos de sus compañeros a escribir o pintar.

A continuación se hizo un análisis de la trama y del contexto. El Lusitania fue hundido en 1915 por un torpedo del submarino alemán U-20 frente al faro Kinsale en la costa sur de Irlanda. Parece ser que Churchill utiliza como cebo ese gran barco. La amenaza de los submarinos es tan fuerte que pone en peligro el tráfico comercial de Inglaterra. Churchill se da cuenta de que esa batalla la está perdiendo. La solución es que los Estados Unidos entren en la guerra. Visita Liverpool y contempla las obras de militarización de este barco y dice: “Este podría ser un cebo de cuarenta y cinco mil toneladas”. Seguramente estaba pensando que si ese barco se hundía con ciudadanos norteamericanos a bordo, los Estados Unidos entrarían en guerra. Hay cierto paralelismo con el caso del Maine y Cuba. El Lusitania fue el casus belli para los americanos. Churchill conocía muy bien el caso del Maine, ya que recién terminada la carrera estuvo en Cuba. Parece ser que Churchill hizo todo lo posible para que el Lusitania fuese un objetivo fácil para los submarinos alemanes.

Instantes antes de la presentación pudimos hablar con el autor de esta novela de intrigas, conspiraciones, guerras y marinos.

¿De qué trata la novela?

El cebo es un título bastante ilustrativo. El protagonista principal es el transatlántico Lusitania, hundido el 7 de mayo de 1915 por un torpedo alemán. Y la trama es una supuesta conspiración para hundir el barco, en el que viajaban dos mil personas, aproximadamente unos doscientos americanos, y empujar a los Estados Unidos a entrar en la Primera Guerra Mundial, cosa que sucedió y decidió el final de la guerra. Como sabe, la entrada en guerra de Estados Unidos supuso el final del conflicto debido a la gran capacidad militar de los americanos.

¿Se trata de una hipótesis real o de ficción? ¿En qué se basa para sostener esa tesis?

La hipótesis no es mía, es antigua, viene de hace muchos años porque hay evidencias que apuntan en esa dirección. Es un asunto que, a pesar de que han transcurrido cien años, sigue envuelto en brumas. Y es muy difícil penetrar en esa bruma. Pero la hipótesis es antigua y yo pienso que hay muchos factores que la avalan. Creo que pudo haber ahí una conspiración para producir este efecto, la entrada de los Estados Unidos en guerra.

 "Toda la cuestión naval es algo que a mí me resulta familiar. No obstante, no es suficiente, hace falta profundizar mucho en la Historia. Hoy en día internet es una herramienta fabulosa"

Usted es capitán de navío en la reserva. Me imagino que su formación y el bagaje de conocimientos y experiencias que posee le habrán sido muy útiles para desentrañar e interpretar la información que ha manejado sobre el asunto…

Evidentemente, el hecho de ser capitán de navío, con casi cuarenta años de profesión a mis espaldas, es un bagaje importante porque, aunque sea una novela, defino este barco desde su construcción hasta su hundimiento. Toda la cuestión naval es algo que a mí me resulta familiar. No obstante, no es suficiente, hace falta profundizar mucho en la Historia. Hoy en día internet es una herramienta fabulosa. Además he tenido que recurrir a algunos libros sobre el barco. Curiosamente, soy muy aficionado al Titanic. En libros que hablan del Titanic he encontrado mucha información sobre el Lusitania. Porque hay otra historia, también oscura, que dice que la compañía del Titanic, la White Star Line, robó mediante espionaje industrial los planos del Lusitania para construir su barco. Por lo tanto, leyendo del Titanic también he aprendido mucho del Lusitania.

El Lusitania era un barco que podía ser armado…

Lo construyó la Cunard Line, una empresa totalmente privada pero con un importante aporte económico del almirantazgo, que mediante una cláusula se reserva, en caso de guerra, el derecho a militarizarlo. Y estuvo a punto de militarizarse. No se llevó a cabo porque, como este barco se construyó con la pretensión de ser el barco más rápido del mundo, que lo fue, y poder ostentar la Blue Ribbon, un gallardete azul muy perseguido por todas las compañías, tenía un consumo diario de mil toneladas de carbón y eso en la guerra era prohibitivo. No se militarizó por eso. Y precisamente porque no se militarizó existe la polémica de que no debería haber sido hundido por un submarino alemán y sin embargo, cuando se hundió, llevaba material militar… Un galimatías.

Tiene ya nueve novelas. ¿Por qué empezó a escribir?

Sí, esta es mi novena novela. Me imagino que es algo que todo el que escribe siente desde muy jovencito. Empecé a escribir en prensa, revistas, y un día me decidí ya por una novela, en la que aparecen todos los compañeros de mi promoción de la Armada, con un personaje asignado. Al principio fue algo familiar. La gente la leyó y me decía que estaba muy bien. La envié a un concurso literario de ámbito nacional, de narrativa marítima y lo gané. Y seguí escribiendo a partir de ahí. Es un gusanillo que no me puedo quitar.

¿Tratan todas sus novelas de estos temas navales e históricos?

Siempre el escenario principal es el mar, siempre está como telón de fondo.

¿Qué autores de novela histórica le gustan más?

En novela histórica del mar me gustan mucho los escritores ingleses. Y ya más cercanos me gustan Pérez Reverte y Ken Follett. También me gustan, desde pequeño, las novelas de Dominique Lapierre y Larry Collins. Todo tipo de novela histórica siempre me ha gustado.

También tiene un blog…

Efectivamente, El sextante del comandante. Llevo dos cosas paralelamente. En el blog trato temas más profundos y en facebook, con el mismo nombre, recojo anécdotas del mar, cosas que me han pasado, ordinaras o extraordinarias, un poco de todo. Es pura sal y pura brea, es la vida de un marino.

¿Qué proyectos de escritura tiene ahora entre manos?

Ahora que me he pasado a la reserva es cuando más lío tengo. Estoy trabajando con una revista de Historia muy conocida. Estoy escribiéndoles artículos. Estoy terminando una novela y estoy empezando un encargo de la Armada para conmemorar los cien años de aviación naval. La Armada comenzó a volar en el año 1917.  En el 2017 celebramos el centenario. Soy piloto naval. Estamos preparando, con un grupo de trabajo muy amplio y la ayuda de muchos pilotos, este libro sobre la Armada: además de escamas le salieron alas.

Archivado en:

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído