la_paquera_de_jerez
la_paquera_de_jerez

La historia del flamenco en la ciudad desde una perspectiva de género.

Abordar una historia del flamenco no es fácil; menos aún debe serlo si esta se liga a un componente de género. Pero pese a ello investigadoras como Miguelina Cabral Domínguez, musicóloga e historiadora, lo han hecho. En su libro La identidad de la mujer en el flamenco esta profesora trebujenera trata de establecer las líneas principales de la identidad del flamenco en Jerez teniendo como objeto de estudio especialmente a la mujer, a la etnia gitana y al contexto que le rodea desde un plano comunicativo y estético, subdividiendo su investigación en lo vinculante al cante, al toque y al baile.

Según Cabral Domínguez, la mujer gitana ha desempeñado un papel fundamental en la vida familiar y en la profesional, siendo testigo fiel de los cambios que acompañaron su nomadismo hasta el asentamiento en Jerez. Se la entiende pues como transmisora fundamental de los textos y las melodías de carácter oral así como en general de las letras que forman gran parte del cancionero flamenco. A este respecto, la investigadora  -como suele coincidir la historiografía sobre el flamenco- cree que en Jerez de la Frontera se produjo un asentamiento gitano de forma favorable, con una adaptación en sociedad positiva y con unos índices de integración y convivencias no equiparables a la que se dan en otras poblaciones o regiones. Esta convivencia que viene a darse, según Cabral Domínguez, por la fusión de lo andaluz con lo gitano especialmente durante época moderna y concretamente en el siglo XVIII, se acompaña con la fuerte presencia de la mujer en labores de magisterio o de interpretación. Ello lo prueba el amplio porcentaje de intérpretes femeninas con un fuerte arraigo familiar vital en la evolución del flamenco, hecho que por otro lado, según considera la investigadora, ha sido censurado por los estudiosos más ortodoxos.Por su parte, J. Carlos Ríos Martín en su obra La identidad andaluza en el flamenco opina que los marcadores de la identidad andaluza tienen un importante carácter de género, gozando la figura de la mujer de un gran peso en la religiosidad popular así como las madres en la transmisión de los marcadores de identidad, tal y como atestigua la figura de la madre o de la compañera en las coplas. El autor recuerda también el peso de la mujer incluso en los sobrenombres de numerosos artistas flamencos a lo largo y ancho de la geografía andaluza –Pepe el de la Matrona o Paco de Lucía entre otros-, precisando además que a pesar de la generalidad de la subordinación de la mujer en una sociedad de carácter patriarcal esta es menor en los flamencos de etnia gitana, ya que la mujer gitana tiene un claro protagonismo en fiestas y celebraciones.

En cuanto a las disciplinas musicales que toca la mujer en el mundo del flamenco la historiografía suele coincidir en que en el terreno del toque y la percusión la mujer ha en cierta manera limitado su acceso, mientras que en el cante y en el baile, de forma progresiva desde la práctica doméstica original hasta la profesional, ha tenido un fuerte protagonismo.Estéticamente, por otra parte, resultan interesantes las apreciaciones que Cabral Domínguez precisa. Para esta investigadora el físico no ha sido una imitación para la mujer en el mundo flamenco, si bien en el ámbito que trasciende de lo privado o doméstico –es decir, en lo estrictamente profesional y en vinculación con otras artes-, la cosa puede cambiar, especialmente en el terreno del baile.

De lo que no queda ninguna duda, como también afirma Carmen García-Matos en “La mujer en el cante flamenco”, es de la contribución de la mujer gitana y no gitana a la evolución y a la configuración de la expresión y del flamenco en sí. Un legado, según esta investigadora, artístico y creativo que se manifiesta en su valiosa aportación en los cantes populares y el cante jondo, luego en los cafés-cantantes y más tarde en las óperas flamencas. Sobre la presencia de la mujer en el cante también merecen ser reseñados los interesantes estudios del conocido y prestigioso flamencólogo jerezano Juan de la Plata, fallecido recientemente.

Bibliografía

Cabral Domínguez, Miguelina. (2008). La identidad de la mujer en el arte flamenco. Sevilla: Signatura Ediciones.

García-Matos, Carmen. (2010). La mujer en el cante flamenco. Córdoba: Almuzara.

Ríos Martín, J. Carlos. (2010). La identidad andaluza en el flamenco. Sevilla.

V.V.A.A. (2002). Historia del Flamenco. Sevilla: Tartesos.

Castaño, José María. (2007). De Jerez y sus cantes. Almuzara.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído