"Al poco tiempo de morir Franco era más fácil exhumar una fosa que hoy, vamos para atrás"

Los autores de la plataforma andaluza de referencia, Todos los Nombres, avalan en la Sala Tragaluz el nacimiento del Grupo de Memorialistas de Jerez, que busca "un nuevo impulso" al cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica en el municipio

Un momento de la presentación en Sala Tragaluz. FOTO: MANU GARCÍA
Un momento de la presentación en Sala Tragaluz. FOTO: MANU GARCÍA

Acaba de nacer, ya incluso constituido como asociación oficialmente, el Grupo de Memorialistas de Jerez. La Sala Tragaluz, en la lluviosa tarde del pasado viernes, ha albergado la presentación en sociedad de una organización que quiere dar "un nuevo impulso" al cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica y Democrática en la ciudad. En un acto en el que por parte de este colectivo ha intervenido el archivero municipal e investigador Cristóbal Orellana, también se han podido escuchar las intervenciones de Francisco Reinoso, como representante de las familias de víctimas de los asesinatos y la represión franquista en el municipio; y José Luis Gutiérrez Molina y Cecilio Gordillo, que llegaron desde Cádiz y Sevilla, respectivamente, como autores de la veterana plataforma andaluza Todos los Nombres, una web que sirve de referencia a todo el movimiento memorialista de Andalucía.

Pepe Aroca, Paco Cuevas, Manuel Ruiz, Antonio Fernández, Paco Sempere, Carlos Vera... son algunos de los participantes en este grupo de trabajo que, individualmente, llevan más de una década trabajando sobre la memoria histórica en Jerez. Así, a pesar de los logros conseguidos hasta la fecha, como por ejemplo las primeras catas en el Parque Scout para localizar y exhumar los restos de asesinados que se sabe que reposan en la fosa común del antiguo cementerio de Santo Domingo, el grupo asegura que "no vamos a tolerar el cumplimiento de una Ley de Memoria Histórica light, descafeinada. No podemos tolerar haber conseguido una oficina de Memoria Histórica que funcione, siendo generosos, a medio gas".

Con hasta 22 puntos que a juicio de esta plataforma no se están cumpliendo, Orellana, que ha intervenido tras la bienvenida de la coordinadora de la sala, Ana Fernández, ha hecho hincapié en la necesidad de concretar ya todo el trabajo previo que se hizo para la consecución de un Memorial a las Víctimas del franquismo en la ciudad; la instauración como Lugar de Memoria del campo de concentración del Cortijo de Vicos, o la retirada de nombres de calles asociados al Golpe y al franquismo. "¿Qué queremos aportar? Exigencia, rigor y efectividad, esas palabras definen nuestro espíritu", ha incidido, llegando a asegurar que "estamos dispuestos a ir al Juzgado para que el Ayuntamiento retire los símbolos franquistas de la vía pública".

Un momento de la intervención de Cecilio Gordillo, en presencia De Francisco Reinoso. FOTO: MANU GARCÍA

Paco Reinoso ha aportado una visión sobre la intrahistoria de los represaliados y asesinados por el franquismo en la ciudad, entre ellos algunos de sus familias, como su abuela María Luisa Cobo Peña, que en realidad se llamaba Ignacia y que, gracias a que se cambió el nombre, esquivó la muerte. "En toda la historia echo en falta la historia cotidiana, la intrahistoria. Mi familia es una de tantas que sufrió persecución, cárcel y muerte", relató Reinoso. Por su parte, el historiador Gutiérrez Molina insistió en la idea de que "sin memorialistas, las administraciones no avanzan, tienen que sentir ese empuje y, aun así, cuando lo sienten, tampoco es fácil". "Soy de los que piensa que hay dos elementos centrales en la actividad memorialista, las exhumaciones con todo lo que las acompañan (contexto familiar, social...) y el espacio público, no es lo mismo que una calle se llame de una manera o de otra, los espacios simbólicos son importantes", ha añadido.

Por último, antes de compartir un rato de convivencia en la Sala Tragaluz de lavozdelsur.es, Cecilio Gordillo intervino para recordar que "la defensa de la memoria histórica no es algo nuevo. Entre el 78 y el 79 en España se exhumaron muchas fosas comunes, de forma diferente, pero se exhumaron. En 1980 se exhuma la de Constantina, con 780 cuerpos y la segunda más grande de Andalucía. Calvo Sotelo lo ordenó y no hubo tanto problema como ahora, parece que vamos para atrás".

Cristóbal Orellana, en su alocución, junto a José Luis Gutiérrez Molina. FOTO: MANU GARCÍA

En este contexto, ha hecho hincapié en esta idea, que revela la anomalía que se ha perpetuado a lo largo de las décadas de la actual democracia: "Al poco tiempo de morir Franco era más fácil exhumar una fosa que hoy, vamos para atrás. Justicia ha tenido que pedir permiso a la Junta para iniciar el proceso de exhumación de cinco fosas en Andalucía. Esto ya no cabe en la cabeza. Todo el poder para intervenir en las fosas está en un solo organismo, la Junta; si ese organismo falla, falla todo".

"El trabajo no lo tenemos fácil, sobre todo en la intervención de las fosas comunes. No conozco ningún partido que se manifieste por la exhumación de las fosas comunes. En Andalucía dicen que hay entorno a 700 fosas pero no se han hecho cuentas, no se ha previsto un plan de intervención coherente y nos ponen a nosotros entre la espada y la pared de hacerles los trabajos que deben de hacer ellos", ha abundado. La base de datos de Todos los Nombres cuenta a día de hoy con 101.491 personas, 846 microbiografías y 1488 documentos. Y seguirá ampliándose.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído