Monólogos teatrales para adolescentes: una creación colectiva de valores

La Fundación Caballero Bonald, en colaboración con el CEP, acoge la presentación del libro 'Monólogos teatrales para adolescentes por adolescentes'

Isabel Mª Calvente, Lucía Aragón y Paula Guerrero momentos antes de representar sus monólogos FOTO: MANU GARCÍA
Isabel Mª Calvente, Lucía Aragón y Paula Guerrero momentos antes de representar sus monólogos FOTO: MANU GARCÍA

Esta semana el teatro invadió la Fundación Caballero Bonald. Monólogos teatrales para adolescentes por adolescentes, publicado por Ediciones Antígona, reúne 33 monólogos escritos por alumnos de ESO y Bachillerato del IES Sidón, un instituto público de Medina Sidonia (Cádiz). El asesor de referencia del Centro del Profesorado en ese IES, Francisco García Roldán, introdujo a los participantes y habló de cómo ha ido fraguándose este proyecto teatral.

Para resaltar el valor educativo del teatro, citó un artículo de Carlos Flores publicado en El Periódico de Cataluña, El  teatro, la asignatura total que le falta a nuestro sistema educativo. En ese texto se dice: “Con la práctica teatral se busca el aprendizaje a partir del entrenamiento de las capacidades expresivas, de análisis y de escucha de los alumnos. La implantación de esta asignatura en nuestro sistema educativo fomentaría hábitos de conducta que potenciarían la tolerancia y cooperación entre compañeros. Con un buen ambiente de trabajo también se consigue un aumento de la autoestima y autoconfianza entre los estudiantes. (…) Es una asignatura total donde se trabajan muchos conocimientos. El teatro se tiene que considerar como un fenómeno educativo y no simplemente lúdico. (…) No fue por casualidad que el pueblo griego descubrió la Democracia al mismo tiempo que inventaba el teatro”.

“El teatro tiene un importante peso específico en la formación del alumnado del IES Sidón”, explicó Francisco. Llevan trabajando en ello desde el año 2009. Han desarrollado el Proyecto Simprota, una propuesta didáctica que enlaza el teatro con valores éticos esenciales como la creación colectiva, la dignificación del teatro juvenil, el trabajo cooperativo, el rigor, el respeto, el esfuerzo, la disciplina, generosidad, igualdad… Victoria Jiménez y José Aurelio Martín son dos de los profesores coordinadores del proyecto. “Han conseguido implicar a toda la comunidad educativa”. Piensan que el teatro puede integrar todos los conocimientos y que es una buena herramienta para el fomento de la lectura. Afirman que es "un proyecto que trata de romper las inercias de una educación carcomida por la burocracia inútil y un miedo cada vez más asfixiante para el cambio".

Un momento de la presentación de 'Monólogos teatrales para adolescentes por adolescentes'.

Victoria Jiménez es profesora y agitadora cultural en el IES Sidón. Además de actuar en varias piezas, ha escrito y dirigido La auténtica verdad (2018). También ha escrito una obra para adolescentes, Una mirada indiferente (2009). Y ha participado como actriz en la película El mundo mago (Hairgardensfilms, 2019). José Aurelio Martín ha sido uno de los impulsores del Proyecto Simprota. Ha publicado ya varios libros, entre otros: Clases y Clases (2010), Sostenes (2011) y Los él, en el volumen ¿Hacemos teatro? Piezas breves para jóvenes (2017). Ha dirigido varios certámenes de teatro de carácter educativo y solidario.

Francisco García Roldán habló del origen y el contenido del libro. “El certamen de monólogos se estructura en dos vertientes principales: una, literaria, que se inicia en octubre con la propuesta a todo el alumnado del centro para que redactaran un monólogo teatral y que acabó con 33 monólogos finales, y una segunda, de la representación, que empezó en enero y que convocaba al alumnado (especialmente al de la optativa de teatro), a la representación de uno de estos monólogos".

El libro recoge esos 33 monólogos finales, creados por el alumnado de todos los cursos del centro. Los temas tratados están relacionados con los asuntos que preocupan a los adolescentes de hoy: problemas alimentarios, la inmigración, los problemas de personalidad, las nuevas tecnologías, las redes sociales, el acoso escolar... Al final de la obra hay un monólogo de creación colectiva, realizado por los alumnos de Literatura Universal, de 1º de Bachillerato.

Victoria Jiménez mostró su agradecimiento al Ayuntamiento de Medina Sidonia, que ha subvencionado el libro. También dio las gracias a todo el alumnado participante, a todos los que en estos últimos diez años han formado parte del proyecto Simprota. Mencionó la importante colaboración del profesorado y la Jefa de Estudios. Nos transmitió su ilusión por presentar “algo que surge desde la emoción, la pasión, desde los valores que tenemos en Simprota”. Todo surgió como un proyecto del Departamento de Lengua y Literatura. Fue una apuesta por el teatro.

Un instante de la presentación. FOTO: MANU GARCÍA

Luego quisieron dar un paso más: que los mismos alumnos escribieran los textos, los monólogos. Y les sorprendió no solo la calidad literaria, sino los temas que trataban. “Era algo que les salía de las entrañas”, por eso les emocionó. “El libro trata, sobre todo, de la concienciación social, para hacer reflexionar a los lectores y a los propios escritores sobre la realidad”. Así que se animaron a ponerse en contacto con una editorial. A pesar de las dificultades y del duro trabajo, nos recordó que “todo es posible si se hace con pasión, convicción y rigor”.

Lo enviaron a Ediciones Antígona, “una de las editoriales más sólidas del panorama teatral actual”, nos explicó José Aurelio Martín. La intención inicial era muy modesta, realizar una pequeña tirada para uso interno del instituto. Sin embargo, tras leer los textos, la editora le dijo, muy emocionada, que había que ir más allá y realizar una edición que llegase a más gente, ya que había mucha calidad en esos monólogos. Se dio el visto bueno en el instituto y la publicación inició su camino.

“El libro ha llegado ya a muchos profesores de muchas provincias españolas. Se vendió en la Feria del Libro de Madrid, incluso se lo llevó la Reina para sus hijas…”. Detrás de estos textos hay dos certámenes de monólogos, representados ante un jurado. El primer año se presentaron 13. En el segundo participaron 20, y se llevó a cabo los días 9 y 10 de mayo, con público de toda la provincia. La gala fue presentada por el monologuista Toni Calvo.

“Cuando hago teatro, enseño más que cuando doy una clase de Lengua”, resaltó José Aurelio. En el teatro se conecta con muchos valores al mismo tiempo, algo que es muy difícil con la docencia más tradicional. Ensayar exige mucha disciplina, pero todos acaban satisfechos y han aprendido de verdad. En la página de Simprota están todos los datos sobre el certamen de monólogos y la amplia labor que se realiza en el IES Sidón en torno al teatro. Por último, los asistentes pudimos disfrutar de la representación de dos excelentes monólogos: Heridas, de Isabel Calvente y Manchas, de Paula Guerrero, con la colaboración de Lucía Aragón. La calidad literaria de los textos, el tratamiento del tema, su dimensión crítica y la puesta en escena reflejan el tremendo trabajo educativo y colectivo que hay de fondo.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído