captura_de_pantalla_2016-06-11_a_las_9.38.20
captura_de_pantalla_2016-06-11_a_las_9.38.20

Daniel Heredia, que domina las entrevistas con escritores, ha sido el encargado de hablar este viernes con Benito Olmo sobre su nueva novela en los Claustros de Santo Domingo. Daniel en “¡A los libros!” ha demostrado su buen hacer y su buen preguntar sobre las letras y la creación literaria. La feria del libro es un lugar de encuentro, donde los protagonistas no sólo son los escritores, sino también los libreros y los divulgadores, como Daniel, que en su blog es capaz de acercarnos, con sus diálogos y reseñas, a los mejores creadores. Y un viernes por la tarde no nos queda más remedio, si queremos ser felices, que impregnarnos de palabras y misterio.

La maniobra de la tortuga es la tercera novela de Benito Olmo. Es una novela policíaca muy entretenida, dice Daniel. Junto con la novela de Óscar Lobato, La fuerza y el viento, es uno de los libros con los que más ha disfrutado el presentador. Reconoce que la leyó de un tirón, como es debido, sin poder parar hasta el final.

Benito ha querido escribir una novela policíaca de verdad, como a él le gusta, afirma el propio autor, al estilo clásico, una novela con ritmo trepidante y que no puedas parar de leer. Es una novela negra ambientada en la provincia de Cádiz, en la actualidad, con todos los elementos del género. Aparecen Jerez, El Puerto,… Quería mostrar un Cádiz diferente, dice Benito. El protagonista, el inspector de policía Manuel Bianquetti, viene de Madrid a Cádiz, castigado... Por lo tanto, la novela describe nuestra ciudad con los ojos del que llega de fuera. Se trataba de ver otra Cádiz, distinta, ajena a la chirigota. Este inspector intenta pasar desapercibido, dedicándose a tareas administrativas muy tediosas. Pero va a ocurrir algo que le obligará a replantearse su situación: el asesinato de una chica. Y su código ético le llevará a investigar a fondo el caso. Nuestra sociedad, tan apacible en apariencia, de vez en cuando es conmocionada por algún crimen terrible, señala el autor.

La novela transcurre en la provincia de Cádiz. Dice Benito que Google no es suficiente. Es esencial sentir, oler y palpar las calles en las que ocurren los hechos que narras. Cádiz da un toque de salitre, de mar, de viento, muy particular… La historia es una sucesión de disparos, uno detrás de otro. El escritor no debe privar al lector del placer de imaginar. La narración tiene que ser ágil, dice Benito. Bastan pocos trazos para presentar a un personaje. Y la novela ha de ir al meollo.

Daniel señala que en la novela hay una historia paralela, la de una mujer que sufre maltrato. Esa mujer arrastra un pasado terrible. Sabe que en cualquier momento puede acaecer la desgracia, el dolor. Benito admite que este tema es muy delicado y que es muy fácil meter la pata. Por eso el proceso de documentación fue muy laborioso, porque es un mundo muy hermético. Nadie puede saber dónde está, por ejemplo, una casa de acogida de mujeres maltratadas. Benito conoce de primera mano casos de malos tratos. Lo más escalofriante, dice, es ver que cualquiera, el que tenemos al lado, puede convertirse en un monstruo, en un ser violento.

En la novela también aparece la corrupción, dice Daniel Heredia. Aunque es una novela negra, el escritor, responde Benito, tiene la obligación de plasmar lo que ocurre en su entorno. El auge de la novela negra no es una casualidad. Es un reflejo de lo que ocurre, de lo que requiere ser contado. Es un género que ha brotado en los momentos de crisis, como la gran depresión de los años treinta. No sólo se trata de amargura, sino también de denuncia social. El buen narrador tiene la responsabilidad de describir lo que ve, de adaptarse a lo que está sucediendo. Es un desafío.

En la novela aparecen varios homenajes: al periodista y escritor Óscar Lobato, a Lorenzo Silva y a Pérez Reverte. Hay productoras de cine interesadas en este relato. Es una novela muy cinematográfica. Benito Olmo no descarta nada. Le encantaría que se llevase a la gran pantalla. Sin embargo, no hay nada firmado.

Benito empezó con la autoedición. Ahora publica su tercera novela con una gran editorial. Y todo es fruto del trabajo. Para promocionar sus dos primeras novelas tuvo que recorrer varios miles de kilómetros con su coche. Luego escribió La maniobra de la tortuga y la envió a un premio. Quedó finalista y le ofrecieron publicarla primero en formato digital y luego, si funcionaba, en papel. Esta oferta no le agradó. Así que la presentó a la editorial SUMA de letras. Y les gustó. Tras perder su anterior trabajo, Benito pudo dedicarse a escribir y corregir, para perfeccionar su relato. Si la novela se lee con facilidad es porque acumula muchas horas de intenso esfuerzo. Para que el texto quede bien se requiere tiempo. El trabajo con los editores, gracias a sus sugerencias y consejos, le ha permitido pulir la historia y mejorarla.

Los lectores asistentes también plantearon preguntas. Se habló de la edición digital, de la piratería y de cómo atajarla. Cristóbal recordó que este tipo de novelas, ambientadas en Cádiz, forman un corpus específico para La Luna Nueva, ficciones que muestran diferentes perspectivas de nuestra provincia.

Sobre el autor:

Juan Carlos González

Filósofo. 

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído