El fotógrafo Fernando Barrios, que vive junto al Estrecho de Gibraltar, paso de millones de aves migratorias, y que ha publicado en BBC y National Geographic España, presenta hasta el 31 de marzo su última muestra en el Zoo de Jerez.

La fotografía de una cigüeña superpuesta sobre la luna mientras otra compañera vuela junto a ella, atrae todas las miradas de la sala. No es la única impactante. Águilas que sobrevuelan montañas casi tan anchas como ellas, un pájaro que surca el cielo rodeado de cometas de colores… son fotografías casi imposibles de capturar. "Esa imagen la tenemos todos en la cabeza. Pero encontrarlas son casualidades", expresa Fernando Barrios (1943, Algeciras), fotógrafo profesional especializado en la naturaleza. "Esto es un trabajo artístico porque esa foto nunca existió, la he creado yo", agrega mientras señala el cuadro de la cigüeña "lunera". Barrios aparece por Jerez para inaugurar su muestra fotográfica La migración soñada, que acoge el aula de exposiciones del Zoobotánico de Jerez hasta el 31 de marzo de 2017.

Escoge la migración de las aves como temática al vivir a un lado del Estrecho de Gibraltar, por donde pasan 300 millones de aves. "Los pajarillos se cuentan por millones, no por cientos", insiste. Fernando Barrios, quien ha publicado reportajes fotográficos en todas las revistas especializadas de España: Natura, Periplo... y en reportajes para el National Geographic España sobre los alcornocales y en la BBC sobre las nutrias del Amazonas, confiesa que la primera vez que utiliza una cámara es cuando nace su hija pequeña, es decir, cuando él tiene 35 años. "La compré para hacerle fotos a la niña. Y mira ahora. Empecé muy tarde, pero me ha cundido", bromea. Cuenta que su costumbre, su pasión por inmortalizar el vuelo de las aves radica en su profesión: la ornitología. Barrios, miembro de la Sociedad Española de Ornitología, se desplazaba al campo prácticamente a diario, con su cámara bajo el brazo, para sacar instantáneas de paisajes, buitres... Así empezó. Lo de las aves llegaría más tarde.

El algecireño resalta que realmente le gustan todos los animales: reptiles, anfibios, aves, mamíferos, plantas… "A mí lo que me gusta es la naturaleza", pronuncia alto y claro con su voz desgarrada. "Digamos que me inclino un poco más hacia las aves porque es un poco más espectacular que una hormiga, lógicamente", añade con sorna. 
La migración soñada, muestra que ya ha sido expuesta en otras salas de la provincia, comienza a crearla en 2014 y la completa en 2016. "Las aves emigran por comida. Si se quedaran permanentemente en una zona, esa zona la arrasarían. Para recuperar esa zona los animales se trasladan a otros lugares y cuando se está agotando la comida vuelven. El trasfondo de la migración es la comida, no el clima", explica. El autor de estas imágenes ha dedicado su vida por completo -llegando a ocupar incluso su jubilación- al estudio de la naturaleza. Y desvela que después de su primer libro, Nómadas del Estrecho​, presentará en el Campo de Gibraltar su próxima publicación en abril, un libro que versará sobre el vencejo cafre, un pájaro al que ha observado durante más de siete años. Horas, días, meses y años para captar solo un instante. “Hay días en los que en media hora haces las capturas, y otros en los que, como en el caso de los abejarrucos (pájaros que comen abejas), tardé varios años, tres ‘abejas’ en una misma foto no es fácil”. 

"De las aves podríamos aprender el uso racional de los recursos"

Con los continuados naufragios de personas que cruzan el Estrecho en busca de otra vida... ¿qué ocurriría si a estas aves se les impidiera el paso? "Agotarían los recursos naturales, agotarían la comida que tienen en la zona. Varios años consecutivos en una zona, llegaría el momento en que se extinguiría. Por ejemplo, un águila culebrera, cuando se haya comido todas las serpientes de la zona, está perdida" ¿Qué podría aprender el ser humano de las aves? "De las aves podríamos aprender el uso racional de los recursos, no solo de los recursos culinarios, en este caso, sino de los recursos energéticos. Y racionalizarlos, no despilfarrarlos, que es lo que hacemos”. Por esta capacidad, las aves tendrían asegurada su existencia en la Tierra. No obstante, como incide Barrios, interviene el factor humano: "Por ejemplo, en Sumatra, están aniquilando el bosque autóctono para sembrar palmeras. Ahí las aves tienen poco que decir".

Estas aves, cernícalos, águilas culebreras -la favorita de Barrios-, azores, cigüeñas negras..., se desplazan en invierno a África y regresan a Europa por primavera. Barrios resalta que no todas las imágenes de la exposición están digitalizadas y retocadas para reflejar una "ensoñación". Las instantáneas con las que todo fotógrafo sueña... de ahí el título de la muestra. "Soñada porque son muchas fotos que son casi imposibles de obtener como no sean con técnicas de digitalización. Bueno, imposibles no son, pero te puedes llevar 20 años esperándola y no hacerla", señala. ¿Su siguiente desafío? Informa de que en su próxima exposición mezclará la anatomía humana con las aves. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído