elgrito2.jpg
elgrito2.jpg

La compañía presenta este viernes 27 de noviembre su último espectáculo.

La Zaranda pondrá en escena en el Teatro Villamarta este viernes día 27 de noviembre (20:30 horas) El grito en el cielo, su último espectáculo donde la compañía jerezana reflexiona sobre la vejez, la muerte y el dolor a través del lenguaje sarcástico y el humor negro que caracterizan su trayectoria artística. Suena el Coro de los Peregrinos de Tannhäuser. La enfermera aplica terapias alternativas para los ancianos a ritmo de la música de Wagner. Los pacientes juegan a convertirse en los personajes de la citada ópera: Sirenita, Venus, Fauno y Tannhäuser. Arte convertido en algo banal para viejos olvidados, abandonados y sedados en el geriátrico donde se sitúa la acción. “Un geriátrico aséptico, sin más esperanza que la sedación paliativa que los desintegre en la nada”, afirma Eusebio Calonge, autor del texto.

Sin embargo, en El grito en el cielo se plantea que, de “esas vidas reducidas a mecanismos orgánicos, no han podido abolir totalmente la contraindicación de soñar”. Y, por tanto, los personajes que describe La Zaranda “deciden desertar de la defunción médicamente certificada, intentando una escapada más allá del horizonte material que clausura su tiempo”. Esto es, emprenden “un arriesgado viaje hacia la libertad perdida, que les hace recuperar la fe como dimensión humana”, escribe Calonge.

Interpretada por Celia Bermejo, Enrique Bustos, Gaspar Campuzano, Iosune Onraita y Francisco Sánchez, la obra es para su autor “un grito que cuando sale del alma es el alma, una palabra que parece que se ha perdido en un mundo tan tecnológico”. A pesar de que el universo que dibuja El grito en el cielo es el de una sociedad anestesiada y sedada -que usa el arte como un producto terapéutico o mero entretenimiento- pudiera parecer pesimista, Eusebio Calonge sostiene que hay un lugar para la esperanza. Una esperanza que usa como vehículo unos versos de García Lorca, extraídos de su poema Manantial.

Tras 35 años de trayectoria artística, la compañía jerezana se ha consolidado en el panorama nacional e internacional. Son incontables los festivales recorridos en más de 30 países en tres continentes. Además de los premios otorgados por la crítica en Madrid, Buenos Aires o Nueva York, La Zaranda es Premio Nacional de Teatro. El espectáculo fue estrenado en noviembre del pasado año en el Festival Temporada Alta de Gerona. “La Zaranda sigue viva porque el público se va del espectáculo preñado de muchas preguntas”, explica Calonge. “Hacemos lo que consideramos que tenemos que hacer. Uno es obediente a ese silencio que uno tiene y no hay otra”, añade Paco de la Zaranda, director de la compañía.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído