José Luis Ruffo, el novelista solidario: "Vivimos en una sociedad edulcorada, ya nos dan igual la corrupción o la pobreza"

El autor, psicólogo de profesión, retirado por una lesión de espalda, comenzó a escribir como terapia. A final de 2021 dio carpetazo a dos trilogías de novelas cuyos beneficios dona a asociaciones implicadas en causas sociales

El escritor José Luis Ruffo, posando con sus novelas, 'Leyendas de la injusticia social' y 'Las aventuras de Oliver Crow'.
El escritor José Luis Ruffo, posando con sus novelas, 'Leyendas de la injusticia social' y 'Las aventuras de Oliver Crow'.

Una incapacidad como punto de inflexión 

Desde que sufrió una lesión en la columna vertebral en 2014, José Luis Ruffo (Cádiz, 1975) no ha parado de escribir, muchas columnas en periódicos —en lavozdelsur.es tiene la sección El club del Pituffo Gruñón—, pero sobre todo novelas. En este tiempo ha dado a luz a media docena de obras. A finales del pasado 2021 quiso cerrar una etapa, finalizando dos trilogías: sus Leyendas de la injusticia social y Las aventuras de Oliver Crow, las primeras basadas en una triste realidad, y las segundas en las andanzas de un joven inquieto que navega por el espacio. 

Ruffo perdió su trabajo en 2014 después de quedarse en la cama. Con formación en Criminología y Neuropsicología, este psicólogo trabajó en ONG como Cruz Roja o en asociaciones que ayudan a drogodependientes a dejar sus adicciones. Sobre temas que vio muy de cerca empezó a escribir para dar forma a Homeless, primera obra de la trilogía Leyendas de la injusticia social, que vio la luz en 2015. Hopeless, la continuación de la saga, llegó en 2018, y Hateless, su remate, a finales de 2021. Para entonces también ha querido dar un final digno a Oliver Crow, una trilogía de ficción infantil que escribió pensando en sus hijas. Tras La profecía del libro negroLas brujas de Ocan, Ruffo acaba la saga con El amanecer del guerrero

Los libros de José Luis Ruffo, además de servir para dar rienda suelta a su pasión por la escritura y de enganchar a jóvenes y no tan jóvenes, contribuyen a causas sociales. Cuando la pandemia lo permita, hará presentaciones presenciales, pero de momento está vendiendo ejemplares a quienes lo soliciten —online, en ebook y formato físico, en Amazon, Agapea (San Fernando), El Corte Inglés y Punto Rojo Libros, aunque se pueden encargar bajo demanda en cualquier librería— y donando los beneficios a la asociación Iguales en Acción, que ayuda a salir de la calle a personas con pocos recursos. Más adelante colaborará con otras entidades.

¿Qué sensación le queda tras terminar ambas sagas?

Te invade una mezcla de sentimientos. Lo cierto es que el tiempo pasa muy rápido, estos años han pasado volando, parece que fue ayer cuando publiqué el primero. Estoy muy satisfecho con este final, ya que era una meta que me había propuesto. Además, colaborar con asociaciones como Iguales en Acción te da el plus necesario para escribir. También estoy un poco triste, porque se le coge cariño a los personajes, y da un poco de pena. 

Siempre ha dicho que para sus Leyendas de injusticia social los medios le han hecho parte del trabajo porque se basa mucho en la realidad... 

En esta última entrega los periodistas me habéis seguido haciendo el trabajo (risas), yo solo he añadido la parte de ficción. Pero a estos libros quería darle ese matiz de realidad, para demostrar que vivimos en una sociedad un poco edulcorada. A pesar de recibir tanta información la mayoría se centra en noticias que no tienen calado. Les da igual la corrupción, la pobreza, que los vecinos lo pasen mal... He querido sacar todo eso a la luz. 

"El egoísmo, el individualismo y el consumo masivo han ido a más en los últimos años" 

Es como que las crisis han creado una coraza de insensibilidad en muchas personas... 

Estoy de acuerdo. Hubo un pico de implicación, con el 15-M, cuando pareció que la sociedad dijo basta, que no se podían permitir ciertas cosas. Han pasado unos cuantos años, el mismo 15-M se ha politizado, y la gente se ha vuelto insensible. Con la pandemia estamos preocupados, pero la percepción de la gente ahora no es la misma que en marzo de 2020. Mientras que no nos toque de cerca, seguimos adelante. 

Ay, eso de que íbamos a salir mejores…

Yo siento llevarle la contraria a Mr. Wonderful. En una de las pocas cosas que he acertado en mi vida es en negar eso de que íbamos a salir mejores. El ser humano vuelve a su naturaleza. Es verdad que hay mucha gente que da su vida por ayudar a los demás, pero la gran mayoría demuestra un individualismo que es contrario al desarrollo de una sociedad.

Desde que empezó a escribir novelas han pasado unos años. ¿Estamos ahora mejor que antes, pandemia mediante?

Es lo que decía antes. Hay una parte de sociedad que siempre se mueve, que intenta concienciar a los demás, pero la sociedad occidental en general está basada en el egoísmo. Estamos mejor que el 80% de los países de la Tierra, pero eso no quita para que seamos críticos. El egoísmo, el individualismo y el consumo masivo han ido a más. Aunque tengo esperanzas en que esa gente que dedica su vida a ayudar a los demás vaya ganando fuerza y tomando posiciones. 

José Luis Ruffo novelas 3
Ruffo, posando con sus novelas.

También es que hacen más ruido los egoístas.

Individualmente son mayoría. Hay datos que preocupan, como el incremento de apoyo a la extrema derecha, que hace diez años ni estaba en las instituciones. Pero no solo es un problema de España. En EEUU han tenido a un presidente como Trump, y a su salida miles de personas invadieron el Capitolio. Es algo que hace cinco años no me atrevería ni a ponerlo en mis novelas porque me parecería descabellado. Luego están Johnson en Inglaterra, Le Pen en Francia, Salvini en Italia... A nivel social, este aumento del mercado neoliberal me da mucho miedo y me hace ser pesimista.

"Cuando tuve la lesión en la espalda tuve que retirarme y en la escritura encontré una tabla de salvación"

¿Qué supone la escritura para usted?

Siempre me ha gustado escribir, desde el instituto y también en la facultad, donde hacía cortos con los amigos. Escribía los guiones, actuaba... Eso cuando empiezo a trabajar lo aparco por falta de tiempo, pero siempre está ahí. Cuando tuve la lesión en la espalda tuve que retirarme y en la escritura encontré una tabla de salvación. Entre mi familia y los libros me han mantenido a flote. Estoy muy agradecido y contento, porque empecé con un libro y al final han sido seis.

Una vez terminadas las dos sagas, ¿ahora qué?

Mis hijas y mi mujer me dicen no creen que vaya a dejar de escribir (risas). Durante un tiempo, sí, porque lo necesito. Me gusta cerrar etapas y me tomaré un descanso. Ahora escribiré artículos tranquilamente y tengo un cómic que lleva unos años casi terminado, no sé si saldrá este año porque es un proyecto muy avanzado.

Sobre el autor:

Francisco Romero

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Antes de terminar la carrera, empecé mi trayectoria, primero como becario y luego en plantilla, en Diario de Jerez. Con 25 años participé en la fundación de un periódico, El Independiente de Cádiz, que a pesar de su corta trayectoria obtuvo el Premio Andalucía de Periodismo en 2014 por la gran calidad de su suplemento dominical. Desde 2014 escribo en lavozdelsur.es, un periódico digital andaluz del que formé parte de su fundación, y con el que obtuve en 2019 una mención especial del Premio Cádiz de Periodismo.

… saber más sobre el autor

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído