Sin mujeres no hay cine

'Generamma' celebra en Chiclana la primera edición de un festival de cine que pone el foco en las mujeres creadoras y en el talento andaluz: "Hay hambre de contenidos hechos por mujeres, las historias son las mismas pero la mirada es muy diferente"

Mujeres cineastas han dado vida del 9 al 12 de septiembre la primera edición de GENERAMMA, celebrada en Chiclana.
Mujeres cineastas han dado vida del 9 al 12 de septiembre la primera edición de GENERAMMA, celebrada en Chiclana. GERMÁN MESA

Generamma ha llegado para demostrar dos cosas fundamentales: hay muchas ganas de compartir cultura en contextos presenciales que nos devuelvan el calor perdido y hay energía de sobra para generar espacios donde las mujeres cineastas puedan trabajar en red. Generamma. Festival de Cine Realizado por Mujeres, es un proyecto de la Asociación Andaluza de Mujeres de los Medios Audiovisuales (Aamma) que ha elegido Chiclana como escenario de visionado, reflexión y debate sobre el cine y el audiovisual liderado por directoras, productoras y guionistas. Películas como Ama, de Júlia de Paz; Nora, de Lara Izaguirre o Antonio Machado. Los días azules, de Laura Hojman han podido verse en estos días en el marco de un festival pionero en Andalucía que ha dado su primer paso en la provincia de Cádiz, con firme intención de seguir creciendo

"¡Qué gustazo! Este festival nos está llenando de energía", afirma ilusionada Oliva Acosta, directora del certamen. "Está siendo mágico, el nombre de Chiclana va a quedar vinculado al cine hecho por mujeres y trabajar en este entorno está resultando idílico", añade la guionista, dramaturga y escritora Carmen Pombero. Los entornos donde se vive algo sin duda condicionan la experiencia, y para el trabajo creativo y la cultura, encontrarse en lugares inspiradores hace que la energía se multiplique, y es que si hay una palabra que defina lo que está ocurriendo en Chiclana es esta: energía. Para las organizadoras es la materialización de un sueño que venían mucho imaginando, y para las participantes es un espacio donde encontrarse con otras compañeras y con el público, que ha acogido estos días con gran receptividad las proyecciones y actividades que se han vivido en el Teatro Moderno o en el Centro de Interpretación del Vino y la Sal.

"Hay hambre de contenidos hechos por mujeres, las historias son las mismas pero la mirada es muy diferente. Las mujeres reciben el 50% menos de presupuesto para hacer películas y en los puestos de responsabilidad solo ocupan el 17%; pero sin embargo en las universidades representan el 65% en los estudios de audiovisuales. Para transformar esta situación hay que hacer este tipo de festivales: para mostrar, generar y favorecer el trabajo en red entre las mujeres cineastas", explica Oliva Acosta. En palabras de Carmen Collado, diputada del Área de Igualdad: "Este es un festival de mujeres cineastas que pone sobre la mesa un trabajo históricamente invisible. Solo el 25% del trabajo de las mujeres se expone y se ve, y no puede ser que el 50% de la sociedad, el 50% del talento, no esté representado".

GMG 3507
Oliva Acosta, ideóloga del GENERAMMA junto a Carmen Collado, diputada del Área de Igualdad de la Diputación de Cádiz.   GERMÁN MESA

Precisamente para visibilizar este trabajo, en la céntrica plaza de las Bodegas se ha llevado a cabo un simulacro de rodaje. El objetivo era que el público presente viera en primera persona cómo se desarrolla este proceso, y en especial, todas las profesiones que son necesarias para su ejecución. En este caso, se sumaba a ello otro punto imprescindible: el equipo estaba formado íntegramente por mujeres. Un grupo de actrices han asumido el rol de dirección de arte, peluquería, fotografía o script, escenificando paso a paso todo lo que ocurre detrás de las cámaras en el momento exacto en el que se grita aquello de “¡Acción!”.

GMG 3469
El público participando en la actividad '¡Rodamos y... acción!, celebrada en el marco de GENERAMMA.   GERMÁN MESA

Esta performance sirve para visibilizar el amplio entramado de profesionales que intervienen en la realización de una película, algo totalmente necesario para dar presencia y autonomía a las profesiones artísticas y culturales, tan diluidas y poco reconocidas. Por supuesto, también sirve para poner de relieve que las mujeres están aquí abriéndose un camino que aun está en vías de construcción. Como dato, solo hay que recordar que hasta 2021 una mujer no se llevó el Goya a la Mejor dirección de fotografía, que fue para Daniela Cajías por Las niñas. Por todo ello, Amanda Santos, Carolina Cañada, María Cabrera, Helena Castilla, Úrsula Díaz Manzano, Lu Carrasco, Montse Ogalla, Mónica Rey, Blanca Rey, Eloína Marcos y Teresa Arbolí han sido las encargadas de escenificar esta actividad, con Concha Ortiz como dinamizadora y presentadora.

GMG 3388
Los tenderos de la plaza de las Bodegas de Chiclana presenciando el rodaje desde sus puestos.   GERMÁN MESA

Otra de las actividades que se han realizado en el marco de GENERAMMA ha sido la Residencia de creadoras. Durante tres días, un grupo de mentoras y realizadoras emergentes han estado compartiendo miradas en los jardines de la Bodega Manuel Aragón. “Es necesario que nos podamos ayudar y sentirnos arropadas. Este proceso de maduración es esencial para nuevos proyectos y más festivales deberían disponer de espacio así”, afirma Carmen Pombero, mentora participante en esta edición. Por su parte, María Teresa García ha sido una de las elegidas para compartir su germen de proyecto, un serie de ficción basada en las beatas, aquellas mujeres que vivieron en el siglo XVI en conventos apartados de la sociedad y del mundo masculino. “En la actualidad la palabra beata tiene connotaciones negativas, pero en su día fueron un movimiento de mujeres ilustradas que traducían libros escritos por mujeres en aquella época, se dedicaban a la caridad pero hacían mucho más. El patriarcado ha dejado una huella negativa”, cuenta Carmen.

GMG 3548
Carmen Pombero, mentora de la 'Residencia de creadoras'.   GERMÁN MESA

El origen del movimiento de las beatas está relacionado con las beguinas de Bélgica y Países Bajos, mujeres cristianas que desde el siglo XII decidieron agruparse para vivir juntas, creando una comunidad más relacionada con la espiritualidad que con la religiosidad y realizando acciones piadosas a los márgenes de las estructuras eclesiásticas. María Teresa García vio en esta convocatoria el pretexto perfecto para lanzarse y dar forma a esta idea que le rondaba la cabeza desde hacía tiempo, siendo su proyecto el elegido por unanimidad. “Necesito ojos nuevos y expertos que me ayuden. Tengo que asimilar aun todo lo aprendido, pero si tengo que resaltar algo, me quedo con la enseñanza de pensar en el universo de los personajes, construir un personaje entero, pensando también en quiénes fueron, que si alguien me pregunta algo yo sienta que conozco de verdad a esa persona”.

GMG 3565
María Teresa García, seleccionada en la categoría de series de ficción.   GERMÁN MESA

Esta edición ha sido el primer paso para apoyar una red de mujeres cineastas al sur de Europa, un punto de encuentro necesario que promueve el talento andaluz y los espacios compartidos de pensamiento y aprendizaje. GENERAMMA seguirá creciendo y apostando no solo por ampliar miradas, también por generar confianza y seguridad en las mujeres cineastas. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído