Benito Olmo: "La crisis ha sido un caldo de cultivo formidable para que surja mucha novela negra"

El escritor gaditano estrena 'El gran rojo', un thriller que se desarrolla en las calles de Frankfurt, donde reside ahora. Su anterior obra, 'La maniobra de la tortuga', será llevada al cine por el director Juan Miguel del Castillo

El escritor Benito Olmo, con su novela 'El gran rojo', posando en Cádiz.
El escritor Benito Olmo, con su novela 'El gran rojo', posando en Cádiz. GERMÁN MESA

Benito Olmo (Cádiz, 1980) llevaba soñando con ser escritor desde su adolescencia. Hace cinco años que puede decir que vive de la literatura, concretamente, de la novela negra, en la que se ha especializado, convirtiéndose en un autor consagrado tras el éxito de obras como La maniobra de la tortuga —que será llevada al cine, incluso— o La tragedia del girasol, su continuación.

Su última obra se llama El gran rojo (Alianza de novelas, 2021), que ha venido a presentar a su Cádiz natal desde la ciudad alemana de Frankfurt, donde reside ahora, y en la que está inspirada la trama de esta novela, ya que es un autor que necesita "sentir y notar" sobre lo que está escribiendo.

Hace un año que no venía a la capital gaditana, desde antes del confinamiento domiciliario por la pandemia, por lo que confiesa que tenía ganas de comer pescaíto frito —"en Alemania no se estila mucho", dice entre risas—. Además, Olmo también escribe guiones de audioseries —como Desajuste de cuentas y Wonderland—, y ha sido finalista de certámenes como el III Premio Santa Cruz, el I Premio Negra y Mortal, el III Premio Cartagena Negra y el Tormo Negro-Masfarné, por citar algunos. 

"Escribir fue una forma de sobrevivir, de llevarme Frankfurt a mi terreno. Descubrí Frankfurt escribiéndola"

El gran rojo es una novela que discurre por las calles de Frankfurt, donde reside, pero también tiene otras como La maniobra de la tortuga, basada en Cádiz, su ciudad natal. ¿Diría que es un autor que necesita palpar los escenarios?

Necesito sentir, notar y saber de lo que estoy escribiendo. Yo tengo que irme al sitio y narrarlo. En La maniobra de la tortuga estaba Blanquetti, un detective madrileño que se encontraba una Cádiz de verdad, alejada de estereotipos. Ahora en El gran rojo está Mascarell, un detective gaditano que nos enseña el Frankfurt que conoce. Es una ciudad que me sorprendió cuando la visité por primera vez hace unos tres años, estando de vacaciones. No sabía que tenía un barrio rojo, miserable y maloliente, en pleno centro. Es la capital económica de la UE, hay mucha riqueza, y para que haya gente muy rica tiene que haber gente muy pobre. Estando de visita desemboqué en una calle llena de burdeles, con chicas que salían a la calle para buscar clientes, narcosalas donde toxicómanos se drogan ayudados por personal sanitario...

Con esos ingredientes, era el escenario ideal para una novela suya...

Me di cuenta de que era un sitio hecho a medida para escribir una novela negra. Me iba a llevar a Blanquetti —protagonista de La maniobra de la tortuga—, pero me pegaba que hubiera personajes nuevos. Me trasladé hace un año y medio con mi pareja, pudimos elegir ciudad y escogí ésta para escribir la novela. Pensaba que iba a ser más fácil la adaptación, pero el alemán es un idioma muy complicado para hacerse entender. Escribir fue una forma de sobrevivir, de llevarme Frankfurt a mi terreno. Descubrí Frankfurt escribiéndola. 

Benito Olmo (Germán Mesa)3
Benito Olmo, con su novela 'El gran rojo', en las manos. GERMÁN MESA 

¿Es algo que piensa repetir, lo de vivir en ciudades que le sirvan de escenario para novelas? 

Quiero hacerlo. Ha sido muy divertido y estimulante. Es una forma diferente de escribir, saliendo de la zona de confort. Es positivo hacer esto, sacar los pies del tiesto. Cádiz lo conozco desde pequeño, era muy fácil escribir sobre Cádiz. Cuando me voy y empiezo desde cero es diferente, es una escritura más intuitiva. Mascarell habla en primera persona y en presente, porque yo mismo fui descubriendo lugares, y pensando que en tal calle habría una persecución, en aquella otra discurriría una escena...

¿Cuánto hay de Benito Olmo en los personajes de sus novelas?

Es inevitable que mi voz salpique a los personajes. En este caso, Mascarell es un tipo cínico con un humor muy negro. Hay lectores que me comentan que se ríen con algunas cosas y luego se sienten mal. Es un detective de casos perdidos, que trata de labrarse una reputación como detective con ivnestigaciones que ningún otro detective acepta. Es un superviviente, que siempre se levanta con pie izquierdo... porque le falta el derecho.

"Me hice Policía Portuario porque era un trabajo que me permitía mucho tiempo libre para escribir" 

¿Cómo acaba un Policía Portuario escribiendo novela negra? 

Llevo queriendo escribir desde que era un crío, soñaba con dedicarme a la escritura. Hace cinco años que tengo esa suerte, por lo que me considero muy afortunado. Me hice Policía Portuario no por vocación, sino porque era un trabajo que me permitía mucho tiempo libre para escribir. Trabajaba seis días y descansaba cuatro. Mi objetivo era que me hicieran indefinido para pedirme una excedencia y dedicarme a escribir, porque cuando escribes en tus ratos libres es complicado que deje de ser un hobby. Yo tenía claro que quería dedicarme al 100% a la escritura.

¿Por qué novela negra?

Escribo novela negra porque es lo que me gusta leer. Me atrevo con todo, he escrito hasta canciones, pero me siento más cómodo con este género. Cuando estaba mas tieso hasta me quise presentar a un concurso de novela romántica que tenía un premio jugoso. Empecé a escribir y cuando llevaba 20 páginas asesiné a un personaje y lo convertí en una novela negra. Somos lo que leemos y yo he leído mucha novela negra, por lo que cuando escribo es inevitable que me salga.

¿A qué cree que se debe el auge de la novela negra en España? ¿Lo da la situación del país?

La crisis tan terrible que hemos vivido ha sido un caldo de cultivo formidable para que surgiera mucha novela negra. Es imposible que estés escuchando palabras como corrupción, soborno, malversación, desahucio... y que no salpique a lo que escribimos. Por eso esta explosión del género, tanto por parte de los que escribimos, como de los lectores, que lo demandan. Los años tan malos de crisis ha dado lugar a mucha novela negra, pero es como todo, cuando hay mucho de algo, siempre baja la calidad.

Benito Olmo (Germán Mesa)1
El escritor Benito Olmo, tras la entrevista con lavozdelsur.es GERMÁN MESA 

¿Soñó alguna vez con que una novela suya cobrara vida en el cine?

Yo quería hacer la película de La maniobra de la tortuga porque tengo una narrativa muy visual, cinematográfica. Mi generación está influenciada por McGyver, Jessica Fletcher... por eso nuestra narrativa es bastante cinematográfica, aunque no queramos. La verdad es que quería hacer la película de esta novela, pero es un proyecto que empezó poco a poco. Juan Miguel del Castillo leyó la reseña de la novela en lavozdelsur.es, gracias a vosotros nace la película, por lo que aprovecho para agradecéroslo, y ha ido creciendo de forma desmesurada. Ahora se han sumado Movistar, TVE, A contracorriente Films... y es una de las grandes producciones de este año. Es un proyecto que ilusiona.

Además, un proyecto capitaneado por andaluces, ¿también sirve para sacudirse complejos?

Muchas veces hay quien todavía piensa en Andalucía y lo primero que se le viene a la cabeza es la copla, pero aquí hay pintores cojonudos, productores muy buenos, autores, grandísimos escritores de alcance internacional... Es bonito que sea un escritor gaditano, un director de Jerez y una productora sevillana (Áralan Films) quiénes estén detrás de algo así.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído