El retrato que el jerezano Ragel le hizo a Sorolla en 1912, a color 107 años después

Rafael Navarrete acumula cinco años de trabajo en su proyecto 'La Historia, a color', donde gracias a las nuevas técnicas permite recrear fotos históricas hispánicas en blanco y negro como si fueran captadas en la actualidad

El retrato que el jerezano Ragel le hizo a Sorolla en 1912, a color 107 años después

Chaves Nogales.
Chaves Nogales.
Echegaray.
Echegaray.
Feria de Abril de 1913.
Feria de Abril de 1913.
Enrique Granados.
Enrique Granados.
San Martín.
San Martín.

Diego González Ragel, hermano del pintor Carlos González Ragel, nació en Jerez a finales del mes de marzo de 1893. Con su hermano, se trasladó a Madrid con 18 años donde, primero, como retocador, y luego como reportero y fotógrafo labró una carrera tan apasionante como desconocida en su ciudad natal. Muy amigo de Joaquín Sorolla García, hijo del insigne pintor valenciano, pudo retratar al gran artista Joaquín Sorolla en la valenciana playa de la Malvarrosa. La foto se hizo en 1912 y el pintor español, uno de los más importantes de finales del XIX y principios del XX, contaba con 49 años de edad. Hoy, gracias a la tecnología y a la técnica de colorear fotos históricas, la instantánea parece que se captó anteayer.

El asombroso resultado es fruto del trabajo que desde hace un lustro realiza por afición Rafael Navarrete, ciudadrealeño de nacimiento y sevillano de adopción. La Historia, a color, como así llamó a su proyecto, no para de recibir likes, retuits e inserciones en diferentes páginas de medios de comunicación. El resultado de su labor de pasar del glorioso blanco al color imágenes históricas, ya sean retratos de Miguel Hernández o escenas de la Guerra Civil, deja boquiabiertos en muchos casos al que asiste al antes y al después.

El retrato de González a Ragel a Sorolla, como él explica, está entre sus retoques preferidos. Con 55 años, este artista en el tiempo libre, pues laboralmente es funcionario en la consejería de Igualdad de la Junta de Andalucía, ha elegido otras de sus seis fotos coloreadas predilectas para lavozdelsur.es.

"He elegido estas fotos, fundamentalmente, porque estoy muy satisfecho con el resultado en relación al aspecto de la foto original en blanco y negro". Chaves Nogales en su foto más conocida; Echegaray en una foto de 1904, "y nadie lo diría"; la Feria de Abril de 1913 con su caseta municipal estilo Las Mil y Una NochesEnrique Granados, "porque tiene detrás una historia trágica muy interesante, pero sobre todo por el resultado"; y José de San Martín, el héroe de Bailén en la guerra de la Independencia frente a Napoleón, y que más tarde se convertiría en uno de los libertadores en América. "Y es la única foto suya (1848)", puntualiza Navarrete, apasionado de las artes plásticas y la historia desde niño.

“En 2013 o 2014 descubrí gente que, fuera de España, se dedicaba a esta técnica con fotos de la Guerra de Secesión norteamericana o la Primera Guerra Mundial. Utilizaban fotografías de la Biblioteca del Congreso, que tienen un catálogo muy grande a disposición del público en alta resolución, lo que animó a mucha gente al trabajo de coloreado. Entré en contacto con este grupo y empecé a aprender técnicas. La verdad es que nos conocemos casi todos los que nos dedicamos a esto. Poco a poco fui mejorando la técnica y hasta ahora", contaba en otro reportaje con lavozdelsur.es hace un año.

"Es una actividad adictiva y enriquecedora", confiesa Navarrete, quien aprovecha las nuevas tecnologías para reutilizar una técnica que no es en absoluto novedosa. Después de que el francés Joseph Nicéphore Niépce consiguiera la primera toma fotográfica en el año 1826, comenzó la búsqueda del color. Como las técnicas aún no permitían capturar el color, los fotógrafos de la época optaron por colorear sus fotografías mediante técnicas artesanales, utilizando tintes y pigmentos similares a los empleados por los pintores en sus lienzos.

Con más de 28.000 seguidores en su página de Facebook y más de 14.000 en su perfil de Twitter, en estos cinco años ha podido colorear más de medio millar de fotografías. Rafael asegura que tarda unos tres o cuatro días por cada imagen que edita, aunque algunas requieren más tiempo. La temática hispana es su fuerte: "Es más fácil encontrar material norteamericano, pero a mí no me apetecía repetir lo mismo que hacía el resto. Además, me interesa mucho más saber qué estaba haciendo la sociedad aquí, por eso trabajo con material hispano, aunque sea muy difícil conseguir archivos originales".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído