Ezequiel Benítez, durante una grabación.
Ezequiel Benítez, durante una grabación.

'Quimera del Tiempo' es el nombre del segundo disco de Ezequiel Benítez, cantaor jerezano que actualmente graba en los estudios 'La Bodega'. Tras su primer trabajo, 'Sobrellevé', Ezequiel Benítez regresa con un proyecto de flamenco más tradicional y maduro.

Han pasado casi siete años desde que Ezequiel Benítez diese a luz a Sobrellevé, su primer trabajo discográfico. El cantaor jerezano se presentó en sociedad con un disco que le sirvió para demostrar la potencia y dulzura que posee su voz. Quimera del Tiempo, es el segundo trabajo del jerezano que actualmente graba en los estudios La Bodega. Los sonidos más puros del flamenco, unidos a la pasión y ternura de la voz del cantaor, son los principales elementos de este disco que cuenta con el apoyo de Rafael Rodríguez, Luis de Periquín o Javier Ibáñez entre otros artistas.

Nacido en el Barrio de Santiago en 1979, proviene de una familia de artistas en las que el flamenco ha servido de nexo entre Ezequiel y la música. Su padre, Alfredo Benítez, ha puesto su granito de arena en Quimera del Tiempo al escribir junto a su hijo algunas de las letras de este nuevo trabajo. La mirada de Ezequiel demuestra la madurez que ha ido alcanzando a lo largo de todos estos años, en los que se ha reencontrado así mismo para traer al público un proyecto más serio y con las raíces más puras del flamenco.

lavozdelsur.es entra en pleno estudio de grabación para conocer de primera mano las emociones y vivencias puestas en este trabajo, del que se espera poder agradar a un público que tenga ganas dejarse seducir por el flamenco.

Ya han pasado varios años desde que pudo ver nacer a su primer hijo en forma de disco ¿Le ha costado volver a por el segundo?

Han pasado casi siete años desde que comencé a trabajar en Sobrellevé. Me apetecía mucho volver a grabar. Sobrellevé fue mi primer disco que incluso llegó a reeditarse. Este segundo trabajo no tiene nada que ver con el primero. Es un disco de flamenco puro de arriba abajo. Tenía ganas de grabar algo tan personal como este proyecto porque esta música es por la que he sido reconocido, el flamenco. 

¿Qué es Quimera del Tiempo?

La quimera es una cosa que no existe o que aún no ha ocurrido. Yo no sé qué es lo que va a pasar con mi vida o con este disco, pero estoy poniendo lo mejor de mí en este proyecto. Hay nueve palos flamencos en él, donde hay muchas sorpresas sin olvidarme de las bulerías o las alegrías por ejemplo.

¿Qué le aportó su primer trabajo?

Con el primer disco quise dejar claro que tenía una parte compositora y otra flamenca. Los puristas no entendieron mucho el trabajo porque cuando escuchan algo moderno ya tienden a catalogar todo el proyecto como algo moderno pero había mucho flamenco. Lo llegué a entender por supuesto. A partir de ahora, todo lo que hago y haga en el futuro lo quiero hacer tal y como es. Sin sucedáneos, con respeto y mucho cariño.

¿Es Quimera del Tiempo un viaje al flamenco más puro?

Yo siempre pienso que puro o pura es la persona. Ahora todo se está modernizando todo mucho. Es flamenco, sin ninguna etiqueta.

¿Qué va poder encontrar el público en este disco?

Va a encontrar un Ezequiel Benítez muy maduro, al original de siempre pero muy diferente. Es un disco flamenco donde las letras son mías y de mi padre. Hemos trabajado mucho los estilos para sentirnos cómodos con nosotros mismos y que al público no le cueste escuchar. Quiero que la gente tenga ganas de escuchar esta música.

¿En qué ha madurado Ezequiel Benítez?

En muchas cosas pero sobre todo artísticamente. En mi causa personal, a la hora de decir las cosas...tengo ganas de demostrar mis sentimientos, siempre salen aspectos a relucir de mi interior, y en eso he madurado.

¿Qué se puede encontrar en su mundo interior?

No me gusta mucho hablar de mí pero, por lo que dice la gente que va a mis conciertos o recitales de flamenco, me suelen decir que soy diferente, que soy sentimental y que mi voz transmite mucha dulzura. Hay mucha gente que no me conoce en este aspecto tan tradicional del flamenco y quiero que lo hagan.

Se ha sabido rodear de buenos artistas para acompañarle...

La verdad es que sí. Ante todo quiero agradecer a Damajuana y a Josema Pelayo que se hayan ofrecido para este proyecto. A Luis de Periquín, a los guitarristas, José de Pura, Rafael Rodríguez, Javier Ibáñez o Patino, no me quiero dejar a nadie pero aún hay muchos que faltan por venir a grabar.

¿Aún sueña con la idea de conquistar América Latina?

(Risas) Por supuesto. Yo soy muy ambicioso y quiero conquistar el mundo pero que lo consiga o no es otra cosa. Voy a poner todo de mi parte para lograrlo. Ojalá pueda dejar un recuerdo el día que ya no esté aquí.

Procede de una familia de artistas en la que ha bebido el flamenco desde pequeño ¿De qué manera ha vivido ese viaje hasta llegar aquí?

Cuando estaba empezando no veía que el viaje fuera tan bonito porque cuando eres niño todo te da mucha pereza. Cuando eres un crío no te gusta que exijan disciplina y cuando mi padre me enseñaba, no llegaba a entender el repasar tantas horas. Hoy día agradezco el esfuerzo que hizo mi padre al dedicar todo ese tiempo. Aprecio todo el camino hacia el aprendizaje y la disciplina. Ahora le dedico muchas horas, me he vuelto muy disciplinado. Me han enseñado a enamorarme del flamenco.

¿Qué le hace sentir el espíritu de la música flamenca?

Sé que el flamenco para la gente joven es una música que hay que aprender oírla. Puede resultar dura al principio pero cuando conectas con el espíritu del flamenco no te puedes ir. Tiene mucha verdad humana, sentimientos que van más allá de la música.

¿Es este disco una reflexión personal sobre el flamenco?

Es el flamenco que me han enseñado durante toda la vida. He optado por coger los estilos que van mejor a mi voz, que son más atractivos para que la gente pueda oírlos. He pensado solo en ser feliz cantando porque es lo que realmente me apasiona y quiero que la gente se emocione con eso. El disco se lo dedico al flamenco que es quien me lo ha dado todo.

¿En qué palo se encuentra más cómodo Ezequiel Benítez?

Depende mucho del estado de ánimo, del público, del lugar… soy una persona sensible y dulce. Tengo esas dos vertientes en mi interior que hacen que un día pueda encontrarme más cómodo cantando unas bulerías o unas alegrías o quizás en otro momento me salga una soleá.  

Sobre el autor:

Borja García Tejero

Borja García Tejero

… saber más sobre el autor



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído